75ª EDición de los globos de oro

Ganadoras en el excusado, triples empates y otras curiosidades de los Globos de Oro

La 75ª edición de los premios de la Asociación de la Prensa estará marcada por la protesta contra los abusos que sufren las mujeres en la industria

Foto: Sigourney Weaver y Jodie Foster, flanqueando a Dustin Hoffman en la ceremonia de 1989.
Sigourney Weaver y Jodie Foster, flanqueando a Dustin Hoffman en la ceremonia de 1989.

Si el final de la Navidad y el regreso al trabajo nos impiden conciliar el sueño esta noche, a las dos de la madrugada (17:00h en Los Ángeles) podemos encender la televisión y sumarnos a una de las fiestas más glamurosas de la industria audiovisual, los Globos de Oro. Los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood celebran su 75ª edición con ‘La forma del agua’ y ‘Los archivos del Pentágono’ como favoritos en las categorías de cine, mientras que las apuestas sobre las series están algo más divididas.

Con una audiencia estimada de 250 millones de espectadores en todo el mundo, la ceremonia se celebrará en el mismo lugar en que lo ha hecho los últimos 57 años, el Beverly Hilton Hotel. Allí están convocados 1.300 invitados, que entre copas de champán (se estima que más de 7.000), bromas y reivindicaciones aplaudirán la selección que la Asociación de la Prensa Extranjera hará de los trabajos más notables del cine y la televisión.

La archiconocida entidad de corresponsales, probablemente una de las sociedades de reporteros más célebres del mundo, fue fundada en 1943 por 21 periodistas extranjeros que vivían en Los Ángeles y en la actualidad cuenta con casi un centenar de miembros que informan, aproximadamente, en 55 países. Entre sus labores está asistir a festivales de cine en todo el mundo, para descubrir largometrajes y establecer vínculos culturales. Además, y aunque a la vista de las nominadas de este año no lo parezca, 'deben' ver unas 300 películas al año.

Los animadores de la velada

Hasta 1958, los miembros del club de periodistas eran los encargados de entregar el galardón al intérprete premiado. Pero aquel año, aburridos de escuchar una letanía de agradecimientos y presentaciones de premios, Frank Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr. subieron al escenario para aligerar, y alegrar, la velada. Un año después, la asociación le pidió al trío, también conocido como ‘The Rat Pack’, que repitiese su improvisado papel, y desde entonces las estrellas reciben el Globo de Oro de manos de sus colegas de profesión.

La presencia de un maestro de ceremonias ha sido menos constante, y hasta 1995 no existió como tal. Aquel año, con ‘Forrest Gump’ arrasando en las categorías cinematográficas y ‘Frasier’ y ‘Mad About You’ empatando como mejor serie cómica, John Larroquette y Janine Turner ejercieron de anfitriones. Y el experimento gustó tan poco que descartaron ese rol hasta 2010. Desde entonces, Ricky Gervais en cuatro ocasiones y Tina Fey y Amy Poehler en tres se han encargado de amenizar la gala, tal y como esta noche tratará de hacer el cómico y presentador Seth Meyers. De ello depende que repita o que se convierta en una estrella fugaz como su colega, y presentador en 2017, Jimmy Fallon.

Cuando la naturaleza llama

Entre los momentos más gloriosos de la historia del galardón se encuentra la entrega del premio a la mejor actriz en una serie dramática en 1998. Julianna Margulies por ‘Urgencias’ y Gillian Anderson por ‘Expediente X’ eran algunas de las nominadas, pero la ganadora fue Christine Lahti, protagonista de ‘Chicago Hope’. Como se puede ver en el vídeo superior, el realizador estuvo rápido buscando una imagen de la actriz durante la lectura de nominadas, ya que como comprobarían después todos los asistentes, no se encontraba en la sala. Pero Robin Williams no se quedó atrás, y para amenizar la espera saltó al escenario mientras la actriz regresaba del servicio, tal y como ella misma confesó ante el micrófono cuando se subió al escenario.

Tres años después, el momento embarazoso se repitió en la categoría de mejor actriz en una comedia o musical gracias a Renée Zellweger. La intérprete tejana, nominada por su papel en ‘Persiguiendo a Betty’, no regresó a tiempo de la pausa publicitaria, y cuando Hugh Grant pronunció su nombre ella no se encontraba en el salón principal del hotel. A pesar de que Grant trató de ser gracioso, y llegó a bromear con que la premiada estaba borracha, la intérprete consiguió regresar a tiempo para leer su listado de agradecimientos.

De tres en tres

Casi tan habitual como pillar a una galardonada en el excusado en uno de los momentos más importantes de su carrera artística son los triples empates. O por lo menos así lo fue en la ceremonia de 1989. Aquel año, ‘Rain Man’ y ‘Armas de mujer’ fueron las películas reconocidas como mejor drama y mejor comedia. Pero la categoría de mejor actriz dramática fue menos rotunda a la hora de escoger una ganadora, para sorpresa de Michael Douglas y Anne Archer, los presentadores del galardón. Sigourney Weaver, protagonista de ‘Gorilas en la niebla’, Jodie Foster por ‘The Accused’ y la ausente Shirley MacLaine (‘Madame Sousatzka’) recibieron los mismos votos de los miembros de la asociación.

Este no fue el único triple empate de la noche, y en la categoría de mejor actor en una serie cómica sucedió algo parecido. Judd Hirsch (‘Dear John’), Michael J. Fox (‘Enredos de familia’) y Richard Mulligan (‘Nido vacío’) fueron proclamados ganadores con el mismo número de votos, aunque los dos primeros no asistieron a la ceremonia y Mulligan subió al escenario en solitario. En el apartado de mejor actor de miniserie se rozó el triple empate, pero únicamente Michael Caine (‘Jack el Destripador’) y Stacy Keach (‘Hemingway’) fueron finalmente galardonados.

Cuadro de honor

En el inabarcable mundo de los récords, tan apropiado para estas citas en las que lo que queda es quién colocará más premios en sus vitrinas, hay cifras para todos los gustos. ‘¿Quién teme a Virginia Woolf?’ y la tercera entrega de ‘El Padrino’ tienen el dudoso honor de ser las películas con más nominaciones que se fueron de vacío a casa. ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’ es el único largometraje en la historia de los galardones que ha logrado el pleno al cinco, siendo reconocida en las categorías de mejor drama, actor, actriz, guion y dirección.

El joven Ricky Schroder (‘The Champ’) tenía nueve años cuando ganó el Globo de Oro en la desaparecida categoría de mejor estrella nueva, en 1980. Una década después, Jessica Tandy se convirtió en la galardonada más longeva en recibir el reconocimiento de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, tras ser galardonada por su papel en ‘Paseando a Miss Daisy’ con 80 años.

Si Alan Alda con seis premios y Carol Burnett con cinco son los intérpretes televisivos más reconocidos de las 75 ediciones de los Globo de Oro, en el cómputo global la actriz, cantante y compositora Barbra Streisand es la artista más premiada, con un total de nueve Globos de Oro. Su colega de profesión Meryl Streep es la intérprete con más nominaciones, con 30, de las cuales ha ganado en ocho ocasiones. Este año, además de estar nominada por ‘Los papeles del Pentágono’, será reconocida con el premio Cecil B. DeMille a toda una carrera.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios