ESTRENOS DE CINE

'El elegido': Pero ¿quién mató a Trotski?

Antonio Chavarrías explota el potencial cinematográfico de la figura de Ramón Mercader en 'El elegido', un 'thriller' histórico en exceso plano y convencional

Foto: Fotograma de 'El elegido'.
Fotograma de 'El elegido'.

Hasta 1953 no se descubrió la verdadera identidad del asesino de León Trotski. Durante años, el hombre que en 1940 mató al líder revolucionario refugiado en México se hizo pasar por un belga, de nombre Jacques Monard, que residía en ese país como presunto ciudadano norteamericano para supuestamente huir de la Segunda Guerra Mundial. Pero en realidad se trataba de un comunista catalán, Ramón Mercader, hijo de un industrial de Barcelona y de una cubana, Caridad del Río, que tendría una gran influencia en su trayectoria vital.

'El elegido': Pero ¿quién mató a Trotski?

La figura de Mercader resulta sin duda apasionante. Hombre políglota y culto, educado en parte en Francia, militante del PSUC y activista político, combatiente en la Guerra Civil, acabó reclutado por el NKVD, la policía secreta de Stalin, con la misión de espiar al archienemigo de este, Trotski. Mercader sedujo a la secretaria estadounidense del político ruso, Silvia Ageloff, para así introducirse en su círculo íntimo. Hasta el punto de que, una vez en México, consiguió eludir la vigilancia que lo protegía en su residencia de Coyoacán, quedarse a solas con él y clavarle en la cabeza un piolet. Más tarde confesaría que nunca olvidó el grito de Trotski al propinarle el golpe que acabaría con su vida.

Entre película de espías y tragedia griega

En la historia de Mercader concurren muchos elementos con potencial cinematográfico. Como en una película de espías, fue un agente que aprovechó su atractivo y su don de lenguas para enamorar a una muchacha entregada a la causa del trostkismo. Como en una tragedia griega, su madre, Caridad Mercader, con una biografía digna de un filme para ella sola, le convenció presuntamente para que se convirtiera en uno de los brazos ejecutores de las purgas ideológicas de papá Stalin. Y su trayectoria permite recorrer el proceso de radicalización ideológica de cierta izquierda en la primera mitad del siglo XX.

La Guerra Civil en general y los hechos de mayo en particular pusieron en evidencia hasta qué punto España y sobre todo Cataluña eran el escenario de las luchas intestinas entre los diferentes bandos de la República, y a su vez funcionaban como la escenificación nacional del enfrentamiento entre estalinismo y troskismo. Mercader trascendió la lucha entre el PSUC y el POUM al asumir la misión de acabar con Trotski y sentenciar así el liderazgo internacional del comunismo. Para más inri, su biografía transcurre por algunas de las localizaciones imprescindibles de la época, de París a la Unión Soviética pasando por ese México que bullía en espíritu revolucionario y artístico.

Joseph Losey dirigió en 1972 'El asesinato de Trostky', donde ni más ni menos que Alain Delon se encargaba de dar vida al espía español

Por ello, resulta curioso que su figura no haya despertado más interés en la cultura popular. Joseph Losey, cineasta estadounidense exiliado en Reino Unido tras la Caza de Brujas, dirigió en 1972 'El asesinato de Trostky', donde ni más ni menos que Alain Delon se encargaba de dar vida al espía español. La película sin embargo no se encuentra entre lo más destacable de la filmografía del director de 'Rey y patria', y de hecho el elenco de estrellas (también aparecen Romy Schneider y Richard Burton) no contribuía a otorgar autenticidad a la dramatización. Javier Rioyo y José Luis López Linares, en cambio, llevaron a cabo un imprescindible trabajo de memoria histórica en su documental 'Asaltar los cielos' (1996), en que se recogían testimonios de primera mano de familiares, camaradas y conocidos de Mercader.

Ahora es Antonio Chavarrías quien apuesta por explotar el atractivo cinematográfico de las peripecias y el crimen de este agente soviético nacido en Barcelona. 'El elegido' es una coproducción con México, lo que explica en parte que el papel de Mercader haya recaído en Alfonso Herrera, famoso por su papel en la muy reivindicable serie 'Sense8', donde interpreta al novio del personaje de Miguel Ángel Silvestre. Otra actriz de relativa fama televisiva, Hannah Murray, se encarga de dar vida a Silvia Ageloff. Son los principales reclamos de un filme que se conjuga como un 'thriller' histórico de espionaje con algunas pinceladas románticas.

Antonio Chavarrías apuesta por explotar el atractivo cinematográfico de las peripecias y el crimen de este agente soviético nacido en Barcelona

Buena parte del metraje se centra en narrar la historia de amor con traición final entre Silvia y Ramón/Jacques. Una relación que tiene su eco en ese apego que Mercader sentía por su madre Caridad (interpretada por la siempre poderosa Elvira Mínguez), que en cierta forma esta también traicionó. En la película, la sombra de la madre es lo único que comparten las diferentes identidades que asume Mercader.

Frustrante y superficial

Pero 'El elegido' resulta una obra en exceso frustrante, que en su vocación de resultar comercial y apelar a un público internacional opta por el camino fácil del convencionalismo y la superficialidad. Como si se temiera aburrir al espectador, el turbulento contexto histórico se dibuja a través de ideas esquemáticas enunciadas a través de los diálogos. Y, aunque prevalece el respeto por los hechos, no se profundiza en ellos ni se saca punta a todo su potencial.

Es una obra en exceso frustrante, que opta por el camino fácil del convencionalismo y la superficialidad

Cartel de 'El elegido'.
Cartel de 'El elegido'.

Por ejemplo, el delirante episodio del ataque frustrado del pintor Siqueiros y sus secuaces a la casa de Trotski, cuando se presentan una veintena de asaltantes borrachos de tequila y armados hasta los dientes y disparan centenares de balas sin provocar ni un rasguño a sus objetivos, lo tenía todo para funcionar como una escena de humor involuntario y retranca mexicana. Pero se desarrolla en el mismo tono plano, funcional y torpe que el resto del filme. Y, al contrario de lo que sucede en la mayor parte de la filmografía como director y productor de Antonio Chavarrías, aquí la personalidad o el riesgo cinematográfico brillan por su ausencia. Quizá lo que le convendría al personaje de Mercader ahora mismo sería una buena serie de autor al estilo del 'Carlos' de Olivier Assayas.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios