Es noticia
Menú
La plenitud de Morante de la Puebla: por qué puede marcar una época del toreo
  1. Cultura
toros

La plenitud de Morante de la Puebla: por qué puede marcar una época del toreo

El diestro sevillano consuma una temporada de apabullante maestría, regularidad e inspiración

Foto: El diestro Morante de la Puebla cortó una oreja en el tercer festejo taurino de la Feria y Fiestas San Julián 2021 celebrada la pasada semana en Cuenca (EFE)
El diestro Morante de la Puebla cortó una oreja en el tercer festejo taurino de la Feria y Fiestas San Julián 2021 celebrada la pasada semana en Cuenca (EFE)

Pongamos por caso Alcalá de Henares. Que no es La Maestranza ni Bilbao, de acuerdo. Y que tanto vale, de acuerdo también, para ilustrar el estado de gracia de Morante de la Puebla. No por las orejas que allí obtuvo este domingo (tres), sino porque la plenitud del diestro sevillano no discrimina las plazas grandes de las pequeñas, ni los toros propicios de los deslucidos.

Morante de la Puebla ha adquirido una insultante regularidad, una dimensión intratable e insólita entre los matadores ciclotímicos de su estirpe. No es que toree más que nadie. Es que torea mejor que nadie y torea que mejor que sí mismo, más o menos como si la temporada de 2021 hubiera alineado todas las virtudes que ya le conocíamos. El arte y el valor, por ejemplo; la técnica y el oficio; la inspiración y las motivaciones; la exuberancia y la creatividad; el embrujo del capote, el poder hipnótico de la muleta.

Encuentra agua en todas partes el maestro, como si la espada fuera el bastón del zahorí. Y como si trasladara al ruedo un estado de clarividencia que predispone un lugar en la historia. A Morante le sirven los toros malos y los buenos. Ha explorado todos los límites de a torería. Ha adquirido incluso un compromiso, no ya con la integridad de su tauromaquia, sino respecto al estado de emergencia en que se encuentra el toreo contemporáneo.

Morante es el objeto y el objetivo no solo de las grandes faenas del año, sino de las polémicas más siniestras

Se ha convertido Morante en el costalero. Y en el objeto y el objetivo no solo de las grandes faenas del año, sino de las polémicas más siniestras. Sucedió cuando Twitter suprimió cautelarlmente la cuenta que divulgaba sus actuaciones, como si contuvieran una extrema apología de la crueldad. Y volvió a ocurrir cuando sobrevino en Gijón la lidia de 'Feminista' y de 'Nigeriano'. Le correspondieron por sorteo las reses. Y se apresuró la alcaldesa del municipio asturiano a hacer el ridículo, no solo porque se identificaba al “torero de Vox” con la ejecución material del machismo ('Feminista') y la xenofobia subsahariana ('Nigeriano'), sino porque el malentendido dio lugar a que la edil socialista proclamara la abolición de los festejos taurinos en una suerte de bravuconada caciquil.

La mejor temporada de su vida

Es una evidencia estadística que Morante está cuajando la mejor temporada de su vida. Y es un clamor unánime la estupefacción que engendra la constancia sus actuaciones. El toreo caro acostumbra a administrarse a cuentagotas. Y no por la congoja o la fragilidad que se atribuye convencionalmente a los toreros de arte, sino por las dificultades que implican la reunión de la faena y el toro perfectos en una misma tarde. Es el contexto en que los aficionados hablamos de la “tardes históricas”. Y la razón extraordinaria por la que Morante no hace otra cosa este año que amontonarlas sin distinciones geográficas. Alcalá de Henares, decíamos. Como podíamos decir Linares, Almería, Calatayud, Jerez, Huelva…

No forma parte de la lista El Puerto de Santamaría. Y no porque Morante se hubiera afligido aquel fallido 7 de agosto frente a los seis toros de Prieto de la Cal, sino porque la decisión de acartelarse en solitario con una ganadería “alternativa” se resintió del rendimiento paupérrimo de las reses.

placeholder Morante de la Puebla poco antes de dar comienzo la primera corrida de la Feria de Almería 2021 (EFE)
Morante de la Puebla poco antes de dar comienzo la primera corrida de la Feria de Almería 2021 (EFE)

Ha cumplido 41 años el maestro. Y va camino de celebrar 25 años de alternativa. El tiempo ha dado profundidad a su tauromaquia. Se diría incluso que Morante parece consciente de una misión, no ya como epígono y sucesor de los grandes toreros que le precedieron -Joselito, Manolete, Pepe Luis, Ordóñez- sino artífice de una tauromaquia integral que puede marcar una época, una edad del toreo, si es que no lo está haciendo ya.

Morante es el espejo de los grandes maestros sin haber dejado nunca de ser él mismo. Más nos recuerda a Joselito, más se parece a sí mismo. Tan grande es la fascinación que el propio matador de La Puebla del Río ha ido coleccionando los objetos que utilizaba el joven maestro. Su escritorio, sus cuadros, sus libros. Y hasta su montera. La conserva Morante como si fuera la mitra de un papa renacentista o la corona de un rey visigodo.

Y no se atrevía a ponérsela Morante. Le parecía una suerte de profanación, al menos hasta que llegó el momento de ungirse con ella. Pudo ajustársela como si estuviera hecha a medida. Y como si el gesto equivaliera a extraer de la piedra la espada mágica de Excalibur. Estaba predestinado Morante. Y era el gran heredero, no ya de Joselito, sino de todo el patrimonio histórico y estético que ha incorporado a su tauromaquia.

Morante en su eufonía. Y en su rechazo a las convenciones. Sin gomina ni abdominales de atleta. "Abandonao", podríamos decirle. Y se abandona Morante, es verdad, pero se abandona cuando torea. Cuando se hace incorpóreo y cuando vemos en sus muñecas el temple de una estirpe a la que representa como si fuera el último torero. O el primero.

Pongamos por caso Alcalá de Henares. Que no es La Maestranza ni Bilbao, de acuerdo. Y que tanto vale, de acuerdo también, para ilustrar el estado de gracia de Morante de la Puebla. No por las orejas que allí obtuvo este domingo (tres), sino porque la plenitud del diestro sevillano no discrimina las plazas grandes de las pequeñas, ni los toros propicios de los deslucidos.

Tauromaquia
El redactor recomienda