¡Emergencia, emergencia, emergencia!

El apocalipsis climático distrae un Consejo de Ministros que encubre las relaciones perversas con Bildu y el soberanismo catalán, incluida la reforma del Código Penal a beneficio de los sediciosos

Por Rubén Amón76
¡Emergencia, emergencia, emergencia!
Las tres plagas de Pedro Sánchez

Las tres plagas de Pedro Sánchez

Las derechas, los jueces y la prensa engrosan las categorías que el nuevo Gobierno se ha propuesto combatir como munición de una falsa batalla ideológica

Borja Sémper: no es país para moderados

Borja Sémper: no es país para moderados

Un tipo sensato en tiempos de 'hooliganismo'. Hacia fuera era como Casado. Y hacia dentro era como Feijóo. Quizá represente las dos almas en pugna de su partido

Y al amanecer... me convertí en un facha

Y al amanecer... me convertí en un facha

Sánchez ha creado dos categorías de españoles a costa del PSOE: los aliados y los enemigos, los buenos y los malos, los progres y los reaccionarios

El presidente-indecente

El presidente-indecente

No puede ser creíble un Gobierno solidario y progresista cuando se establece una diferencia entre el pueblo llano y los pueblos elegidos

Los ultras llevan corbata, no pasamontañas

Los ultras llevan corbata, no pasamontañas

El fracaso de Tsunami Democràtic y la pérdida de tensión de la calle no contradice la radicalidad de Torra, Puigdemont y ERC, aunque Sánchez persiste en el camino temerario

La eterna interinidad de Pedro Sánchez

La eterna interinidad de Pedro Sánchez

El líder socialista convierte la investidura en un blindaje personal y emprende una legislatura que en su evidente precariedad podrá llevar a cabo muy pocas reformas

Una homilía vacía y estéril

Una homilía vacía y estéril

Las generalidades de Felipe VI responden a la obligada asepsia, pero contradicen la emergencia institucional y la amenaza del pacto sanchista

Manos arriba, Latrocinio Nacional

Manos arriba, Latrocinio Nacional

Se llama Lotería Nacional, pero la fiesta de los bombos y los niños es una gran estafa blanqueada e institucionalizada con que el Estado fomenta la ludopatía