67 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Penélope Cruz, Premio Donostia: "El último día de rodaje de 'Jamón, jamón' me hundí"

Con cuarenta y cinco años, Penélope Cruz se ha convertido en el Premio Donostia más joven desde que el Festival de San Sebastián otorga este reconocimiento

Foto: Penélope Cruz ha recibido el Premio Donostia del Festivalde San Sebastián. (Efe)
Penélope Cruz ha recibido el Premio Donostia del Festivalde San Sebastián. (Efe)

Con cuarenta y cinco años, Penélope Cruz se ha convertido en el Premio Donostia más joven desde que el Festival de San Sebastián otorga este reconocimiento a toda una trayectoria. Pero a la actriz -que también presenta 'La red avispa', su último trabajo, a las órdenes de Olivier Assayas- le avalan treinta años de carrera desde aque videoclip de Mecano 'La fuerza del destino'. Con un Oscar en la repisa -la Academia de Hollywood la ha nominado en tres ocasiones-, tres goyas y más de sesenta largometrajes a sus espaldas, Cruz es ya historia del cine.

"Era prácticamente una niña cuando empecé; a los 15 ya estaba haciendo algunos trabajos", ha recordado durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Kursaal. "A los cuatro o cinco años jugaba a interpretar. Me gustaba estar sola y buscaba ser diferentes personas, lo que me hacía sentir mucha libertad. No era un escape, sino que era una forma de conocerme a mí misma. En mi primer rodaje, ‘Jamón Jamón’, el último día yo me hundí, porque pensaba que iba ser la primera vez y la última, y yo me sentía en mi salsa".

Penelope Cruz en la rueda de prensa. (Reuters)
Penelope Cruz en la rueda de prensa. (Reuters)

De vez en cuando, Cruz vuelve a la calle de Alcobendas en la que vivió antes de convertirse en el rostro del cine español para el mundo. "Mi familia me ha apoyado desde el principio", ha agradecido, "a pesar que nosotros no teníamos ningún referente cerca, nadie que fuese actor o se dedicase al arte. Eso sí, mis padres me dijeron que tuviera un plan b, porque no conocían a nadie que lo hubiese conseguido. Y les agradezco que no se rieran de mí".

A Bigas se le echa de menos en días como hoy, porque nos dio la primera oportunidad tanto a Javier como a mí

El año fundamental en su carrera fue 1992. El año en el que protagonizó 'Belle Epoque' y 'Jamón Jamón'. Por la película de Bigas Luna recibió su primera nominación a los Goya como Mejor actriz protagonista. En la de Fernando Trueba contribuyó al Oscar a Mejor película extranjera. "A Bigas se le echa de menos en días como hoy, porque nos dio la primera oportunidad tanto a Javier como a mí", ha agradecido. "Con Fernando tengo muy buena relación y es una persona muy importante en mi vida". Pero el director fundamental en su carrera ha sido, sin duda, Pedro Almodóvar. "Con Pedro tengo una unión muy especial, desde el día que lo conocí, y que va creciendo. Prácticamente nos leemos la mente. No nos podemos engañar".

Penélope Cruz en San Sebastián. (Efe)
Penélope Cruz en San Sebastián. (Efe)

En 1998, apenas seis años después de su debut en la gran pantalla, recibió su primera oportunidad fuera de España. Fue en 'Hi-Lo Country', en la que compartió reparto con Woody Harrelson y Patricia Arquette. "Mi historia nunca fue la de coger la maleta, un billete sin vuelta e ir a probar suerte", ha admitido. "Yo estaba rodando e hice una prueba para Stephen Frears, me cogí y fui con billete de ida y vuelta. Durante los primeros 5 años estaba yendo y viniendo, lo que me hacía sentir segura. Además, siempre quise seguir trabajando en Europa, no sólo en España, sino también en Italia y Francia. No quería perder lo que había construido aquí".

El español se está haciendo fuerte en Hollywood

Después le llegó 'Woman On Top' (2000), donde interpretaba a una chef brasileña; 'Todos los caballos bellos' (2000), en la que se convirtió en la hija de un ranchero mexicano a las órdenes de Billy Bob Thornton, y 'Blow' (2001), donde dio la réplica a Johnny Depp. "Al principio de mi carrera, si me daban un papel de brasileña o colombiana, yo les tenía que decir al director que no podía hablar con mi propio acento. Incluso escuchabas que daba igual. ¿Cómo que da igual? El oído sí que distingue. Pero eso está cambiando y el español se está haciendo fuerte. Fíjate en ‘Roma’, la gran obra maestra".

Gael García Bernal y Penélope Cruz en 'La red avispa'.
Gael García Bernal y Penélope Cruz en 'La red avispa'.

Pero las puertas de la industria estadounidense se le abrieron de par en par cuando Woody Allen la convirtió en Maria Elena en 'Vicky Cristina Barcelona', el papel por el que ganó el Oscar a Mejor actriz de reparto. Sin embargo, a pesar de las ofertas de 'blockbusters' como la saga de 'Piratas del Caribe' o secuelas como 'Zoolander 2', Cruz ha preferido seguir alternando sus trabajos entre España, Europa y Estados Unidos. "Paso bastante más tiempo aquí que en Hollywood. Ahora sólo voy cuando trabajo o cuando tengo varias reuniones seguidas. Hubo una época que viví más tiempo allí, pero es algo del pasado. Ahora que soy madre es mi prioridad", ha admitido.

Si te quieres dedicar a la interpretación ser currante es un requisito indispensable

Cruz dice que desde los dieciséis años sueña con dirigir, pero que le ha podido la pereza o el miedo, pero que gracias a la "disciplina militar" que le dieron sus diecisiete años de formación en ballet clásico es una actriz muy trabajadora. "Si te quieres dedicar a esto ser currante es un requisito indispensable. Es lo que había visto en mi casa, los valores, crecí con los pies en la tierra", ha explicado.

La prensa espera a Penélope Cruz junto al Kursaal. (Efe)
La prensa espera a Penélope Cruz junto al Kursaal. (Efe)

No le gusta repetir papeles, ni interpretar a mujeres que sean demasiado parecidas a su propio carácter, porque "en la distancia entre uno mismo y el personaje está lo interesante". "Gracias a mi trabajo he descubierto muchas cosas sobre mí; cualquier trabajo te enseña cosas, pero nosotros somos nuestra propia herramienta. Y te permite investigar sobre lo que nos mueve, lo que nos motiva, lo que nos hace ser cada uno", ha diseccionado. "Un actor no puede trabajar con su ego a la hora de preparar un personaje e intentar comprenderlo. Te hace tener mucha más empatía, compasión y comprensión, incluso personajes con los que no te tomarías ni un café. En estos treinta años he tenido mucha suerte con los directores con los que he trabajado, las actrices, los actores. Muchos se han convertido en amigos, como Goya [Toledo] o Salma [Hayek] o ahora Edgar [Ramírez], que es mucho más que un buen compañero de trabajo".

La actriz ha querido agradecer al Festival un Premio que reconoce sentirse aún sorprendida de haber recibido: "Yo, que soy como de película de Almodóvar, pienso que eso quiere decir que me va a ocurrir algo malo", ha bromeado.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios