67 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Ken Loach: "Los sindicatos son la respuesta contra la precariedad"

Ganador de dos Palmas de Oro en Cannes, Ken Loach es uno de los últimos bastiones del cine de autor agresivamente político

Foto: Ken Loach en el Festival de Cine de San Sebastián. (Efe)
Ken Loach en el Festival de Cine de San Sebastián. (Efe)

Ganador de dos Palmas de Oro en Cannes, Ken Loach es uno de los últimos bastiones del cine de autor agresivamente político. Con 83 años, es una de las coces más reivindicativas en contra del régimen neoliberal, encarnado en su última película, 'Sorry We Missed You', por un gigante llamado Amazon. Loach retrata la lucha de un repartidor subcontratado por la empresa de Jeff Bezos, al que le ofrecen un puesto de falso autónomo como transportista, y que se ve abocado a una vida de precariedad que acabará pagando su propia familia. La película, que participó en la Sección Oficial del Festival de Cannes, pasa ahora por la sección de Perlas del Festival de San Sebastián.

El cineasta británico es uno de los referentes culturales de la izquierda cultural europea más radical; "Creo que tienen que volver los gobiernos que daban poder a los sindicatos y que aseguraban los derechos laborales de los trabajadores", ha defendido. "Creo que la mensajería [como es el caso del protagonista de su película] es un servicio público, y como servicio público debería tener las condiciones laborales de un contrato indefinido. Una semana de 40 horas. Un salario mínimo. Unas vacaciones pagadas. El derecho a caer enfermo. Pero esto debería ser en cualquier empresa. Esto es lo que propone el partido laborista en Reino Unido. Hay que recuperar esas condiciones. El problema es que hasta ahora el Partido Laborista siempre había sido dominado por el ala más derecha, la de Tony Blair, la que apoya la privatización, que deja que los servicios públicos fallen, que se meten en una guerra ilegal como la de Irak. Ahora con un líder de izquierdas como Jeremy Corbyn, las diferencias y las escisiones entre los grandes partidos de izquierda han desaparecido".

Una imagen de 'Sorry We Missed You'. (Joss Barratt)
Una imagen de 'Sorry We Missed You'. (Joss Barratt)

Loach ha defendido la labor de los sindicatos como la única opción de los trabajadores, junto a la connivencia de los gobiernos, como única opción para que los trabajadores consigan recuperar sus derechos laborales. "Los sindicatos son la respuesta contra la precariedad porque toman el liderazgo en la lucha y el individuo no se encuentra solo. Así es como nacieron los sindicatos, organizando gente que luchaba por los mismos derechos. Ahora he estado hablando con dos sindicatos, uno de ellos el de transportistas, que van a ir a la huelga. Estàn pasando cosas, cosas que no aparecen en la prensa porque no quieren que la gente sepa que están pasando. Pero si entras en las redes sociales te enteras".

Es inevitable que los trabajadores se autoexploten. La cuestión es que no se puede culpar a un individuo por hacer lo que más le conviene

'Sorry We Missed You' no sólo apunta a la empresa como ente explotador del trabajador, sino que también carga parte de culpa en los consumidores, que fomentan la precarización de las condiciones laborales de los trabajos menos cualificados. "Es inevitable que los trabajadores se autoexploten. La cuestión es que no se puede culpar a un individuo por hacer lo que más le conviene, sino que hay que hacer leyes para que sea más beneficioso ir a una tienda que comprar por internet. Hay que dar poder a los sindicatos, pero también hay que poner impuestos a estas empresas de mensajería, y reducir los impuestos al pequeño comercio. Los gobiernos celebran que haya un libre comercio, y eso hay que cambiarlo".

Kris Hitchen en 'Sorry We Missed You' de Ken Loach. (Joss Barratt)
Kris Hitchen en 'Sorry We Missed You' de Ken Loach. (Joss Barratt)

Por otro lado, 'Sorry We Missed You' también se adentra en la desintegración del núcleo familiar: padres que trabajan demasiadas horas, hijos que deben arreglárselas por si solos, ancianos desatendidos. "No ocurre en todas las familias, pero la gente está trabajando tantas horas que no tienen tiempo para ver a sus hijos, como para tener tiempo para visitar a sus padres. Las jornadas son tan enloquecidas que ahora más que nunca está habiendo una fragmentación del grupo familiar".

Los críticos del cine de Loach consideran su narrativa excesivamente maniquea, sin matices. Pero Loach es de los pocos cineastas que siguen defendiendo la idea del cine como herramienta de cambio social. Un cine que cada vez encuentra menos apoyo en la taquilla. "En los años 30, en la época de entreguerras, cuando el mundo vivía una crisis muy fuerte, el cine era ligero, básicamente entretenimiento, como ahora", analiza. "La gente que decide qué cine se hace no son los directores; son las corporaciones,los inversores. El cine también se hace con fondos estatales, y los Gobiernos son los que deciden si una película. Entonces no quieren cine subversivo, sino material que defienda su contribución y su punto de vista. Creo que estaban dispuestos a invertir en películas ligeramente de izquierdas, porque sentían que el cine era algo inocuo, y lo hacían con indulgencia. Pero ahora están preocupados, no se sienten tan seguros. Y esa oportunidad que daban de vez en cuando a películas más radicales ya no existe. Porque consideran el cine peligroso. De una manera muy perversa, es algo esperanzador. Porque significa que el cine tiene fuerza para ser radical".

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios