entrevista

Martina, el ídolo adolescente de internet: escritora, cantante y 'youtuber'... con 14 años

Abrió su canal con 10 años y ahora tiene casi cuatro millones de suscriptores, seis novelas publicadas, una línea de ropa y complementos, y su primer disco: 'Emociones'

Foto: Martina D'Antiochia
Martina D'Antiochia

Ha ocurrido siempre, y siempre acompañado de la misma inquietud: las generaciones están condenadas a desbancarse unas a otras. Platón ya se preguntó qué es lo que pasaba con la juventud griega y las aspiraciones incomprensibles a sus ojos. Ahora, hay quien adereza con la etiqueta 'millennial', X, Y o Z, todo lo que se encuentre al otro lado de la brecha generacional. Desde ese mismo lugar, Martina d’Antiochia (Málaga, 2005) saluda con dos besos diplomáticos. Tiene 14 años y lleva toda la mañana concediendo entrevistas. Falda negra, blusa cruda y botines de tacón. El pelo ondulado, recogido a un lado, y ese maquillaje que parece sencillo pero no lo es. En su aspecto hay poco que la distinga de una veinteañera. También tiene casi cuatro millones de seguidores en su canal de Youtube, ‘La diversión de Martina’, que abrió con diez años. Ha publicado una colección de seis novelas de aventuras con Montena (Random House) y es todo un ídolo entre el público adolescente e infantil. Este viernes 30 de agosto lanza su primer disco con Sony Music, ‘Emociones’.

“Decidí llamarlo ‘Emociones’ porque cada canción expresa una emoción diferente”, explica sentada delante de su madre, a la que “le gusta estar”, pero no interviene en las entrevistas. Martina desgrana el significado de los temas de su disco:

— Por ejemplo, está el de ‘roast yourself’, que es un reto muy de moda en Youtube.

— ¿Qué?

— El ‘roast yourself’.

Lo dice despacio, silabeando en un inglés impecable. La 'youtuber' ríe cuando esta periodista le pide que se explaye: “Es un reto que está de moda en Youtube. La gente coge los comentarios malos y negativos de sus ‘haters’ para hacer una canción. Dices todo lo malo que ellos dicen sobre ti. Como ‘mira que mal lo hago’ y todo eso. Yo también lo hice en mi disco. La verdad es que la canción tiene mucho ritmo y tengo que admitir que está muy guay”. El primer ‘single’ del disco, ‘Like’, acumula 20 millones de visitas en Youtube. Un videoclip de pop latino aniñado, preadolescentes paseando de la mano y repartiendo 'likes' en Instagram.

Martina D'Antiochia
Martina D'Antiochia

Apasionada por la actuación, Martina acaba de participar en ‘Padre no hay más que uno’, la última comedia familiar de Santiago Segura. “Fue la experiencia de mi vida. Siempre he querido ser actriz. Cuando me llamaron para la película, pensé que se habían equivocado. Luego me di cuenta de que era real y me puse súper nerviosa. Soy una persona que se emociona muy rápido. Después, tuve que hacer unos castings en mi casa. Ahí es donde me aprendí casi el guion entero. Luego fui a Madrid e hice otro casting para ver si me elegían, y cuando me lo dijeron fue la alegría de mi vida. La mejor noticia que me podrían dar. Estaba que me subía por las paredes”.

La 'youtuber' asegura que la palabra aburrimiento no existe para ella. Además de los libros, los vídeos, la película y el disco, ha lanzado su propia colección de ropa y accesorios. Y a pesar de las cifras desorbitantes que la rodean, Martina es natural y vivaracha. En fin, una chica de 14 años.

PREGUNTA - Abriste tu canal de YouTube con 10 años. Ahora, con 14, tienes casi cuatro millones de suscriptores. ¿Fue un “de mayor quiero ser 'youtuber'” que se cumplió antes de tiempo?

RESPUESTA - Me gustaba mucho el teatro y quería ser actriz cuando era pequeña. También me gustaba mucho escribir mis propias historias, que salían de mi imaginación. La verdad es que no me equivoqué, son dos de mis grandes pasiones. Empecé lo de Youtube como un hobby. Era una chica súper, súper tímida… Casi ni miraba a la cara. Descubrí Youtube buscando un tutorial sobre cómo hacer deberes, o algo así. Vi a gente que también hacía retos, tutoriales o vídeos de actuaciones. Pensé que yo quería hacer lo que hacía aquella gente. A todo el mundo le sorprendió por mi timidez. Después de convencerlos, me dijeron: ‘Vale, venga. Hazte un canal’. Delante de la cámara siempre me sentí cómoda. Éramos mi madre, la cámara y yo. He superado mi timidez de esa forma, con los años.

P.- El permiso y apoyo de tus padres fue fundamental. Otros adultos que no han crecido con Youtube no comprenden cómo funciona o qué posibilidades tiene esta plataforma. Y menos para una chica de 10 años. ¿Qué les dirías?

R.- Claro, mis padres me apoyaron y lo siguen haciendo. Se lo agradezco muchísimo porque me ayudan un montón. Lo bueno que tiene Youtube es que es un escaparate al mundo. Tú muestras en los vídeos lo que sabes hacer y mucha gente me conocía a través de mi canal. Es como un anuncio de la tele, que promociona un producto. Pues tú te estás anunciando a través de Youtube, al tiempo que haces cosas que te gustan. Porque yo disfruto mucho. Si no, no tendría un canal. La parte mala de Youtube es que tiene ‘haters’. Pero eso pasa seas ‘youtuber’ o no, dedicándote a lo que te dediques. Simplemente, va a haber gente a la que le caes mal. Eso es una cosa con la que tienes que aprender a vivir, porque en todos los lados va a haber gente a la que no le guste lo que haces. Mientras a ti te guste, eso es lo importante.

P.- Con 14 años, ¿te queda algún sueño?

R.- Mi siguiente meta es mantener todo lo que he conseguido para que no se caiga. He estado trabajando todos estos años cumpliendo mis sueños para mantenerlos, que no se vayan a la ruina. Quiero seguir dedicándome a lo que me gusta, que es lo más importante de todo. Que se siga manteniendo arriba.

P.- Habrás renunciado a muchas cosas…

R.- Todo tiene una parte buena y una parte mala. La buena es que hago lo que me gusta, no conozco la palabra aburrimiento. La parte mala es que a veces no me da tiempo a quedar con mis amigas. Pero me sacrifico yo. En realidad, yo podría quedar con ellas, nadie me obliga. Imagínate que el libro que estoy escribiendo lo tengo que terminar para septiembre. Pues pienso: ‘Mira, invierto este tiempo escribiendo en lugar de estar en la calle’. También es bueno un equilibrio, ni una cosa ni la otra. Hacer lo que me gusta sin renunciar a todo lo demás. Siempre hay que sacrificar un poquito.

P.- ¿Cómo son tus seguidores?

R.- Hay de todo. De mi edad, un poco mayores, un poco más pequeños… Es un público variado. A veces pasa que una hermana ve mis vídeos y su hermana mayor, por ejemplo, los acaba viendo. También hay muchos niños pequeños.

Martina D'Antiochia
Martina D'Antiochia

P.- ¿Cómo explicarías a alguien que nunca ha visto tus vídeos qué es ‘La diversión de Martina’, tu trabajo, tus fans…?

R.- Decidí llamar a mi canal ‘La diversión de Martina’ porque es un conjunto de cosas que me divierten: hago retos, bromas, tutoriales, teatros, algún vlog… Es un popurrí. Siempre intento tener mis ideas propias, pero imagina que en Youtube hay un reto que se ha puesto de moda, que está pegando fuerte. Si mis fans me lo piden, lo hago. ‘Martina, haz un vídeo de este reto que está muy chulo’. Pues también los escucho si nos divierte a todos.

P.- ¿Y el salto a la música?

R.- Es verdad que nunca me había planteado cantar, no sé por qué. Como estoy probando cosas nuevas, ‘Like’ fue un experimento. Decidí hacer la canción y gustó a mucha gente, no me lo esperaba. En las firmas, la gente la cantaba y me preguntaba si iba a sacar más cosas. Eso me hizo pensar: ‘Bueno, si la gente me pide que haga más canciones, puedo sacar un disco’. Estoy bastante contenta con el resultado de cada canción, para ser mi primer disco. Creo que a la gente también le va a gustar, me lo han pedido mucho.

"Mi próxima meta es mantener todo lo que he conseguido en estos años, para que no se caiga"

P.- También está tu colección de seis novelas, ‘La diversión de Martina’, que ha vendido 400.000 copias en un año.

R.- Siempre me ha gustado escribir. Un día escribí una historia pero la dejé en mi cajón, para mí. Después me llamaron para ofrecerme si quería escribir un libro. Yo me puse un poco nerviosa porque no sabía si la historia le iba a gustar a la gente. Pero lo bueno era que yo cuando me ponía a escribir me transportaba al interior de mi historia y me olvidaba de lo que había alrededor. La verdad es que no sé de dónde me llegaban las ideas. Por eso creo que los libros gustaron, porque me meto en la historia como si la estuviera viviendo de verdad.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios