Unificó su poder el 2 de agosto de 1934

El Tercer Reich de Adolf Hitler: 85 años del 'Führer' de Alemania

Adolf Hitler llegó al poder y se proclamó líder absoluto de Alemania. Bajo la curiosa nomenclatura de 'Führer' intentó conseguir un Imperio que dominara el mundo

Foto: El dictador Adolf Hitler en una imagen de archivo
El dictador Adolf Hitler en una imagen de archivo

Tal día como hoy, 2 de agosto, pero de 1934, moría el hasta ese momento presidente de la República alemana de Weimar, Paul von Hindenburg, hecho que, indirectamente, cambiaría la historia de Alemania y del mundo. Más de un año antes, con motivo de la marcada crisis económica y la creciente popularidad del Partido Nacionalsocialista (NSDAP), este entregó la cancillería al líder de dicho partido, Adolf Hitler, el cual, en ese periodo, utilizó su nueva posición gubernamental para llevar a cabo una estrategia para deslegimitar a sus rivales, propulsar nuevas leyes, lanzar propaganda favorable e inundar las calles de violencia para conseguir el propósito de acabar con el estado democrático de Alemania.

El fallecimiento de Hindenburg fue la oportunidad para que el líder nazi se postulara como presidente de la República, al tiempo que mantendría su puesto de canciller. El nuevo gobierno unificó ambos cargos en uno solo, que recibiría el nombre de Führer, personificado en la figura de Hitler, pero, ¿por qué eligió esa palabra? ¿en qué está basada?

Un dictador llamado 'Führer'

De origen alemán, ‘Führer’, según la web Muy Historia, es una palabra que se utiliza para denominar a cualquier jefe del área de actividad que sea y que significa además líder, guía o conductor. Cuando el gobierno nazi aprobó por decreto la ley de unificación antes mencionada, esta palabra se utilizó para denominar al nuevo cargo, ‘Führer und Reichskanzler’ (líder y canciller del Reich), que vino casi de la mano con lo que se llamó ‘Führerprinzip’ o principio de autoridad, que establecería a quien portara el título la concentración de todos los poderes y la jefatura del partido nacionalsocialista, que pasaría a ser el partido único de Alemania.

La adopción de este nombre por parte de Hitler no vino de la nada, el portal antes mencionado señala que tuvo dos inspiraciones que le llevaron a buscar un título con el que pudiera ser reconocido y que mostrara su grandeza, contando ambos con muchas similitudes con el líder nazi:

  • Uno de ellos fue Georg von Schönerer, el que está considerado como uno de los grandes propulsores del antisemitismo en Austria, el nacionalismo alemán y el pangermanismo, del que el líder nazi cogió la idea de la palabra ‘Führer’, pues a este lo llamaban así, e incluso de van Schönerer se inspiró en el conocido saludo del ‘Sieg Heil!’.
  • El otro es su homólogo italiano Benito Mussolini, que, aunque no lo transformó en título oficial legalmente, también utilizó una denominación para él mismo que demostrara su poder absoluto, en su caso se le conocía como ‘Il Duce’, que viene de la palabra latina ‘Dux’ y que significa caudillo o general. Además, como admirador de su movimiento, Hitler recogió del dictador italiano la utilización de simbología fascista.

El Tercer Reich, el proyecto imperial de Hitler

El comienzo del mandato del partido nacionalsocialista, fechado en 1933, acabó con la democracia parlamentaria instaurada en Alemania después de la Primera Guerra Mundial. Su proyecto pretendía que el país volviera a ser una potencia imperial, por lo que desde que comenzó el ya mencionado gobierno hasta su disolución en 1945, se autodenominaron como Tercer Reich.

Adolf Hitler se contemplaba a sí mismo como los antiguos caudillos alemanes y los emperadores romanos siendo la única fuente de poder de su imperio, el cual, desde el ya mencionado año de la llegada al gobierno de los nazis, continuó llamándose ‘Deutsches Reich’, como lo había sido desde el año 1871, que significa ‘Imperio Alemán’. Cuando el dictador unificó todo el poder en su figura, lo sustentó en la fuerza de su ejército, teniendo los soldados que jurarle lealtad como ‘Führer des deutschen Reiches und Volkes’ (líder del Reich y del pueblo alemán).

Ya en 1943, en plena puesta en marcha de su proyecto imperial, los nazis decidieron cambiar la denominación del Estado por la de ‘Grossdeutsches Reich’ (Gran Imperio Alemán), aunque nunca abandonaron aquello del Tercer Reich. Además de esto, Hitler cambió el nombre de su título para adaptarlo a los avances conseguidos en su proyecto, y ya por los años 40 comenzó a denominarse como ‘Führer des Großdeutschen Reiches’ (líder del Gran Imperio Alemán).

Bajo el lema ‘Ein Volk, Ein Reich, Ein Führer’, que significa ‘un pueblo, un imperio, un líder’, el partido nazi indicaba mediante su propaganda el control absoluto del dictador sobre la sociedad alemana, el partido único y el gobierno. Un movimiento propagandístico por el cual Adolf Hitler dejaba claro que ‘Führer’ significaba que su palabra y su voluntad eran lo primero.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios