72 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE CANNES

Tarantino: "El rancho de Manson era una comuna de jipis frikis que daban miedo"

Veinticinco años después de ganar la Palma de Oro con 'Pulp Fiction', Tarantino intentará repetir hazaña con 'Once Upon A Time... in Hollywood'

Foto: Quentin Tarantino en el 'photocall' de este miércoles en el Festival de Cannes. (EFE)
Quentin Tarantino en el 'photocall' de este miércoles en el Festival de Cannes. (EFE)

Ha sido, sin duda, la película más esperada de la última edición del Festival de Cannes. Más de tres horas antes del comienzo de la primera proyección, las colas frente al Palais des festivals ya eran un bullir de periodistas ansiosos y curiosos que esperaban en la carretera pidiendo, por misericordia, una invitación al pase inaugural de 'Once Upon A Time... In Hollywood', la última película de Quentin Tarantino, que ha reunido, como una fiesta veraniega en Ibiza cualquiera, a los nombres más candentes del 'starsystem' estadounidense. Tarantino ve la apuesta de Jarmusch y la sube. Porque 'Once Upon A Time... In Hollywood' ha conseguido juntar en pantalla a las dos estrellas masculinas —con permiso de George Clooney— más importantes de las últimas décadas, tanto para el celuloide como para la prensa rosa: Leonardo DiCaprio y Brad Pitt protagonizan esta historia ambientada en Los Ángeles en 1969, un año considerado como el principio del fin de muchas cosas: el movimiento hippie, el cine de los grandes estudios, la pugna entre Estados unidos y la URSS por la conquista del espacio... Y les acompañan Margot Robbie, Al Pacino, Kurt Russell, Luke Perry —recientemente fallecido—, Lena Dunham, Dakota Fanning, Tim Roth y suma y sigue.

La entrada fue en tromba, un hombre leyó una carta en la que Tarantino suplicaba a la prensa ahorrarse los 'spoilers' y después de tres horas de película, la crítica se rindió —bueno, no toda— al noveno trabajo del director que más filias despierta, por eso de apelar a un público transversal —ahora que se estila tanto en política—. No es de extrañar entonces que la llegada de Tarantino y su equipo a su encuentro con la prensa desplazada en Cannes haya sido tan multitudinario. "Tenemos sólo media hora para las preguntas, por favor, sacad sólo una foto y comenzamos", rogaba el moderador a los fotógrafos.

El equipo de 'Once Upon A Time' en Cannes. (Efe)
El equipo de 'Once Upon A Time' en Cannes. (Efe)

Veinticinco años después de ganar la Palma de Oro con 'Pulp Fiction' y cincuenta de los acontecimientos que relata el film —entre ellos el asesinato de Sharon Tate, interpretada por Robbie, a manos de la Familia Manson—, Tarantino intentará repetir el premio gordo de Cannes a pesar de Almodóvar —favorito según la crítica internacional—, Sciamma y Malick, los nombres que más ruido han hecho durante la primera semana del certamen. "No tenía la intención de ser autoconsciente, pero creo que sí que hay una especie de resumen [de toda mi filmografía en 'Once Upon A Time... In Hollywood']", admite el californiano. "No es algo que forcé, sino que fue apareciendo. La primera persona a la que le di a leer el guion me dijo que la película número nueve era como si hubiese juntado las ocho anteriores". Tarantino no entiende el film como un ejercicio de nostalgia, pero para él "cualquier tiempo antes del móvil fue mejor".

En febrero de 1969, antes de los asesinatos, el rancho era una comuna de jipis frikis. Daban miedo

'Once Upon A Time... In Hollywood' cuenta la historia de un actor en decadencia (DiCaprio) y su doble (Pitt), que intentan no hundirse dentro de una industria cambiante en la que los grandes estudios empiezan a desaparecer. Y, tangencialmente, se cruzan con Sharon Tate y con algunos miembros de la Familia Manson en los momentos previos a la masacre de Cielo Drive. "En febrero de 1969, antes de los asesinatos, el rancho era una comuna de jipis frikis. Daban miedo. Pero he intentado, a pesar de que hay algo siniestro, reproducir su día a día de una forma costumbrista. Los personajes no van ahí en el día de un gran acontecimiento, sino que cuando llegan está prácticamente desierto", ha explicado. "Los personajes del rancho se dedican a ofrecer paseos a caballo para sacar algo de dinero. y se les daba muy bien ensillar, montar y tratar con los clientes de manera muy cercana. De hecho, cuando tenía seis años (es decir, en 1969), fui con mi madre y mi padre a montar a caballo allí. No están seguros de que fuese ese preciso rancho, pero me gustaría creer que sí".

"Creo que [la historia de la Familia Manson] nos sigue fascinando hoy en día porque cuanto más se sabe de ella menos la entendemos. Me he documentado mucho y cuanto más he profundizado menos entiendo cómo Manson pudo someter a esas chicas jóvenes y llevarlas a hacer lo que hicieron. Y la imposibilidad de entenderlo lo convierten en algo todavía más interesante", ha continuado Tarantino. El cineasta se declara admirador de Roman Polanski, marido de Tate en el momento de su muerte, pero niega tajantemente haberse reunido con él para pedirle opinión sobre la película. "Polanski y yo nos hemos encontrado un par de veces. Admiro el trabajo de Roman Polanski, pero en concreto soy muy fan de ‘La semilla del diablo’. En esa época era increíble pensar en la taquilla que hizo: fueron alrededor de 35 millones de dólares, lo que era impensable".

Pitt, DiCaprio y Pacino en una imagen de la película.
Pitt, DiCaprio y Pacino en una imagen de la película.

Para Pitt y DiCaprio es quizás la primara vez en la que el foco de atención mediática se dirige en otra dirección. Los actores se han mostrado cordiales, pero no demasiado efusivos entre ellos. "Trabajar junto a Brad ha sido muy fácil", ha resumido el protagonista de 'El lobo de Wall Street'. "Los dos pertenecemos más o menos a la misma generación y empezamos en la industria al mismo tiempo. Además, Quentin construyó un pasado común entre nuestros personajes en el que han sido amigos, han trabajado juntos y ahora están juntos en la periferia de Hollywood, como marginados en una nueva era del cine. Brad es habitualmente un actor increíble, pero sobre todo un gran profesional, así que improvisamos distintas situaciones hipotéticas de una manera muy fluida. Tenemos además el vínculo con una historia que habla de la industria en la que trabajamos". "Ha sido muy fácil y muy divertido; nos hemos reído mucho. Y eso ocurre cuando sabes que tienes al mejor de los mejores enfrente", ha contestado Pitt por su parte.

DiCaprio: "Quentin tiene un conocimiento muy amplio no sólo sobre la historia del cine, sino sobre música y series de televisión"

Para DiCaprio es la segunda colaboración con Tarantino tras 'Django desencadenado' (2012), y se palpa la admiración. "El proceso creativo de Quentin es único. Tiene un conocimiento muy amplio no sólo sobre la historia del cine, sino sobre música y series de televisión. Es como una base de datos. Y su nivel de conocimiento es insondable y nunca se acaba. Creo que esta película es una canción de amor dedicada a la industria a la que pertenece y a la gente a la que admira desde una perspectiva artística. Y también su carta de amor a los marginados de la industria, porque todos en algún momento nos hemos sentido marginados".

Tarantino, foco de atención. (Reuters)
Tarantino, foco de atención. (Reuters)

Ese amor queda plasmado en las continuas referencias que el film hace de personas reales que marcaron la memoria cinéfila del director, entre ellos el realizador Sergio Corbucci y el actor Ron Ely. "Sergio Corbucci es uno de mis directores favoritos. En particular, ‘Django Desencadenado’ se basa en mi visión personal sobre Corbucci. Cuando escribí que el protagonista viajaba a Roma para hacer un western, quise asegurarme de que su primera película del oeste, ‘Nebraska Jim’, la dirigiese Corbucci, lo que significaría que al personaje principal le va bien. Podría estar haciendo cine basura, pero está trabajando con Corbucci, que es uno de los grandes maestros de todos los tiempos. Pero él no lo sabe apreciar. Piensa que la película es mierda italiana, pero no sabe que 40 años después será de culto".

Tarantino: "Sergio Corbucci es uno de los grandes maestros de todos los tiempos"

"También menciono a Ron Ely, de la serie ‘Tarzán’", prosigue. "Me gustaba la idea de que el protagonista estuviese haciendo apariciones especiales en los programas de televisión de otra gente. No está haciendo ‘Mannix’ ni ‘Perry Mason’, sino programas de ciencia ficción para niños, como ‘Tarzán’, ‘Tierra de gigantes’, ‘El avispón verde’, cosas que él no entiende, que le parecen una chorrada".

El día 25 se conocerá si con 'Once Upon A Time... In Hollywood' Tarantino repite Palma de Oro. Pero si no fuese así, tampoco parece que la derrota vaya a perturbar el momento en el que se encuentra. Porque la anécdota rosa de la rueda de prensa ha llegado cuando el cineasta ha celebrado su paso por vicaría hace seis meses con Daniella Pick, sentada en la primera fila del evento. "Honestamente, puedo decir que estoy en el mejor momento porque hace seis meses me casé. Ahora sé que estaba esperando a la chica perfecta". Django desencadenado y Quentin enamorado.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios