INFLUYÓ EN J.K. ROWLING O C.S. LEWIS

La extraordinaria Edith Nesbit, la madre de la fantasía juvenil que inspiró 'Harry Potter'

La editorial El Paso recupera la trilogía de hadas de la autora y publica su primer y popular cuento, 'Cinco chicos y eso'

Foto: Se reedita el clásico de literatura infantil 'Cinco chicos y eso' de E. Nesbit.
Se reedita el clásico de literatura infantil 'Cinco chicos y eso' de E. Nesbit.

“La autora con la que más me identifico es Edith Nesbit”. Lo dijo J.K. Rowling, autora de la heptalogía millonaria 'Harry Potter' que vistió con capa y varita a toda una generación. E. Nesbit, como ella firmaba, fue una de las pioneras más importantes del género fantástico infantil y juvenil. Su nombre brilla por sus casi 60 libros para -o sobre- niños y jóvenes, pero su activismo político la llevó a publicar también propaganda socialista entre sus obras de teatro, reseñas, poesía o novelas de terror o romance. ‘Los chicos del ferrocarril', ‘Historia de un amuleto’, ‘La ciudad mágica’, ‘Los buscadores de tesoros’... títulos que se han convertido en joyas imprescindibles y que han influido a multitud de escritores. "El niño que vivió" no habría nacido sin su abuela Nesbit.

'Cinco chicos y eso' (El Paso)
'Cinco chicos y eso' (El Paso)

La autora pasó a la historia por sus libros pero también aupada por las palabras de sus discípulos literarios. “Si los británicos somos al género fantástico lo que Brasil al fútbol, E. Nesbit es nuestra Pelé”, comparó el novelista y guionista Frank Cottrell-Boyce. CS Lewis, Pamela Lyndon Travers, creadora de ‘Mary Poppins’ o Jacqueline Wilson se rindieron también a Nesbit: “'Cinco chicos y eso' es mi clásico favorito de todos los tiempos”.

Quizá sea esta saga de hadas la que más ha impregnado la literatura juvenil. Un día caluroso de verano, cinco niños cavan un hoyo y descubren una extraña criatura a la que llaman “eso”. Dice ser un hada y les concederá deseos que, como todo libro juvenil que se precie, traerá unas consecuencias. “Amo los libros de Nesbit, especialmente la saga de ‘Cinco chicos y eso’”, aseguró también Neil Gaiman, creador de ‘The Sandman’. Ahora, la editorial El Paseo publica los volúmenes de la saga más popular de Nesbit, más de cien años después.

"Fumando como una chimenea"

Nesbit no era nada convencional y destacaba en la época en la que le había tocado vivir. Nació el 15 de agosto de 1858, en Kennington (Inglaterra) en el seno de una familia de vida bohemia. Tras la muerte de su padre y su hermana, se asentó junto a su madre y sus hermanos en Halstead, en Kent. Sus idílicos paisajes de la Inglaterra campestre parecen ser los que inspiraron a Nesbit: los ecos verdes del pueblo resuenan en muchas de sus obras.

Edith Nesbit publicó a lo largo de su vida casi 60 libros para niños y jóvenes.
Edith Nesbit publicó a lo largo de su vida casi 60 libros para niños y jóvenes.

Las costumbres de Nesbit poco tenían que ver con los tiempos de entonces. Fumaba en público, lo que era visto como una provocación cuando lo hacía una mujer, llevaba el pelo corto, iba en bicicleta y se vestía sin corsé. Y, claro, escribía, una labor que se reservaba principalmente a los hombres. David Stuart Davies recuerda cómo describió a Nesbit la periodista y escritora Ada Elizabeth Jones: “Era una mujer muy alta, corpulenta, y, en ocasiones, lucía en las fiestas un vestido de cola de satén color azul, como las plumas de un pavo real, con pulseras de abalorios y brazaletes de la India desde el codo hasta la muñeca. Madame, que era cómo se referían a ella siempre, fumaba incesantemente, y su alargada boquilla era un elemento indisoluble de la imagen que evocaba: como una peculiar pintura de Rossetti, con un largo cuello y un exuberante cabello oscuro. Era una mujer maravillosa, de gran corazón, increíblemente poco convencional pero con peculiares reversiones a los estándares ultra respetables. Podía ser capaz de escribir sin ninguna preocupación en mitad de una algarabía de personas, fumando como una chimenea todo el rato”.

Se casó a los 22 años con Hubert Bland cuando ya estaba embarazada de siete meses y juntos fundaron la Sociedad Fabiana, germen del Partido Laborista británico que atrajo a personalidades como George Bernard Shaw o Eleanor Marx. Cuando Bland cayó enfermo, la autora lo mantenía a él y a sus cinco hijos a través de la escritura por encargo: publicó fructíferamente bajo el pseudónimo E.Nesbit, que ocultaba su identidad femenina, y cuando escaseaba el trabajo pintaba tarjetas de Navidad o recitaba. Le fascinaba lo sobrenatural -en estas historias plasmó las tensiones que vivía en su hogar- y quería dedicarse a la poesía, pero lo que vendía entonces era la literatura infantil y juvenil.

A pesar de su estilo de vida bohemio, en ciertos aspectos se guiaba con una rectitud victoriana: nunca apoyó el sufragio femenino

A pesar de su estilo de vida que podría catalogarse de bohemio, en ciertos aspectos se guiaba con una rectitud victoriana. Nesbit nunca apoyó el sufragio femenino y se escandalizó cuando su amiga Eleanor Marx anunció su intención de vivir con otro hombre. La relación con sus hijos, al contrario de lo que pueda pensar quien lea sus obras, familiares y dulces, dejaba mucho que desear. Nesbit era distante y fría, sobre todo con su hijo Fabian, que murió en una operación de amígdalas, y con Paul, que se marchó de la ciudad en cuanto pudo. En el prólogo de ‘Los chicos del ferrocarril’, Cristina Sánchez-Andrade recuerda las palabras de Nesbit: “Cuando era una niña pequeña solía rezar fervientemente, hasta las lágrimas, por que, cuando fuera mayor, nunca olvidara lo que pensaba, sentía y sufría entonces”. Quizá solo lo consiguió en su ficción.

'Cinco chicos y eso' se convirtió en una película en 2004, con Freddie Highmore.
'Cinco chicos y eso' se convirtió en una película en 2004, con Freddie Highmore.

Nesbit fue la primera escritora moderna de literatura infantil con mundos mágicos fabricados desde cero. Si algo destaca en sus historias, además de sus peculiares universos, son sus personajes: los niños muestran unas debilidades que podrían tener en la vida real, algunos aderezados con elementos fantásticos. Nesbit también solía incluir a personajes femeninos fuertes y grupos de niños de diferentes edades y distintas procedencias.

Algunos de sus libros parecen el grito silencioso con el que Nesbit querría recuperar a su padre fallecido: las familias a las que crea y da nombre suelen tener que lidiar con una muerte inesperada, como la propia autora. Fue en mayo de 1924 cuando Edith Nesbit murió por un cáncer de pulmón, dejando tras de sí páginas llenas de humor y magia.

‘Cinco chicos y eso’, con traducción de Nuria Reina Bachot, es la nueva apuesta de El Paseo por la escritora después de haber publicado el año pasado su también clásico ‘El castillo encantado’. Ahora presentan una preciosa edición del primer volúmen de la trilogía y que fue adaptado a la gran pantalla en 2004. “Una vez encontré un libro de E. Nesbit en una biblioteca”, dijo Diana Wyme Jones, autora de ‘El castillo ambulante’. “Y ya no dejé de buscarlos por todas partes”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios