estrena 'sin rodeos' el 2 de marzo

Maribel Verdú: "Yo no he sufrido acoso... lo habría denunciado en el momento"

La actriz madrileña tiene previstos tres estrenos para 2018. El primero, 'Sin rodeos', una comedia para la que se ha puesto por primera vez a las órdenes de Santiago Segura

Foto: Maribel Verdú en un encuentro la pasada semana. (Efe)
Maribel Verdú en un encuentro la pasada semana. (Efe)

Después de la larguísima promoción de 'Abracadabra', de la temporada de premios y alfombras rojas, de un rodaje tras otro, Maribel Verdú presenta su última película, 'Sin rodeos', con una energía incombustible. Eso sí, con un poco de hambre. Son las dos y media y pide algo de comer: una hamburguesa con una pinta estupendísima y guarnición de patatas. Nada de alfalfa. Y es que 'Sin rodeos', en el cine a partir del viernes 2, es la primera película de las tres que tiene previsto —de momento— estrenar este año; con Gracia Querejeta acaba de rodar 'Ola de crímenes' y a finales de año llegará a la cartelera la adaptación de 'Superlópez' que protagoniza junto a Dani Rovira y Alexandra Jiménez. Comedia, comedia, comedia.

"Me encanta la comedia. Llevo una temporada…", se ríe con esa sonrisa suya que abraza. "Y me gusta porque es muy inmediata". Es la primera vez que se pone a las órdenes de Santiago Segura, que la ha elegido a ella para sustituir a su protagonista fetiche, a José Luis Torrente, el brazo tonto de la ley y el gran imán taquillero del cine español. "La gente se va a llevar una sorpresa y lo va a flipar. Que Santiago Segura pueda hacer ‘Torrente’ y pueda hacer esto. Yo estoy acojonada. Este tío siempre ha tenido mucho éxito con sus pelis. Y por primera vez no hace un ‘Torrente’ y me llama a mí. ¡Dios santo, qué papeleta! Porque, obviamente, cuando haces ‘Abracadabra’ o ‘Siete mesas de billar francés’ sabes qué tipo de cine estás haciendo. Pero aquí dices, '¡Madre mía, como no funcione...'".

Maribel Verdú en la presentación de la película. (Efe)
Maribel Verdú en la presentación de la película. (Efe)

Pero en más de treinta y tres años de carrera —empezó en 1985, con apenas quince años, con un papelito en la serie 'La huella del crimen'—, Verdú no sólo es una de las actrices que mejor funcionan en la taquilla española, sino que puede presumir de apostar tanto por proyectos pequeños e independientes —¡qué eufemismo con este panorama!— como de haber trabajado con directores del peso de Guillermo del Toro, Francis Ford Coppola y Alfonso Cuarón, sin desmerecer a los popes del cine nacional, como Fernando Trueba, Vicente Aranda o José Luis Cuerda. Ha sido niña de preguerra, la Duquesa de Alba, amante, mujer de pueblo, alma viajera, enfermera.

Tú no aguantas 33 años haciendo cine si eres solo imagen

Y ahora es Paz, una publicista en plena crisis existencial, con un novio bastante inútil y aprovechado y un jefe que ha convertido la oficina en su harén particular. Una película que critica el narcisismo, el ensimismamiento y la dictadura de la imagen en nuestros días. Y ¿cómo vive esto alguien que trabaja en un medio tan esclavo de la imagen? "Yo creo que el cine no es tan imagen. Tú no aguantas 33 años haciendo cine si eres solo imagen. Tú tienes que tener un talento y tienes que ser buena actriz o buen actor. La imagen puede servir para una serie, para una publi, pero luego…". "Lo que sí es verdad es que vas a hacer la rueda de prensa y todo el mundo espera que vayas arreglada y que no llegues en vaqueros y con la camiseta de estar por casa".

Cristina Pedroche y Maribel Verdú en 'Sin rodeos'. (A Contracorriente)
Cristina Pedroche y Maribel Verdú en 'Sin rodeos'. (A Contracorriente)

Porque la pretensión de Segura en su sexto largometraje como director ha sido hacer una "comedia de empoderamiento", una película con protagonistas femeninas y que intenta subvertir ciertos clichés de género. Y algunos lo han tachado de oportunista. "No es oportunista; a mí me ofreció el papel hace dos años y la película se rodó hace año y medio", defiende Verdú. Y es que la ola #MeToo ha llegado a España desde el otro lardo del charco, aunque sin nombres ni tótems caídos. "Va a haber un antes y un después después de 2017-2018. Eso es lo maravilloso. Yo no he tenido ninguna experiencia con nadie y las dos únicas veces que han intentado, he hecho así [se retira], he dicho ‘¿Perdona?’ y me he ido a llamar a unos compañeros. 'Y eso, ¿me lo repites delante de mis compañeros?'. Eso ya es la reacción de cada uno. Yo no he sufrido acoso porque lo hubiera denunciado en el momento. Me da igual mi carrera y todo".

Yo no creo que cobre menos que, pongamos, Luis Tosar, que podría ser mi homólogo

Otro de los debates en los que la opinión pública ha puesto el foco en los últimos meses ha sido la brecha salarial. En el cine, según Verdú, dicha brecha salarial no existe. "Yo no creo que cobre menos que, pongamos, Luis Tosar, que podría ser mi homólogo, o Javier Gutiérrez. Creo que en eso no me equivoco". "Lo que debería haber son iniciativas como que den tres o cuatro meses a hombres y a mujeres por baja de maternidad o paternidad para que las empresas no se planteen en contratar a un hombre antes que a una mujer".

Redes sociales

En los tiempos de hiperconexión digital que corren , a la promoción de una película —y de uno mismo— hay que sumarle, además de las televisiones, los periódicos y las radios, los perfiles personales en las redes sociales. Y Verdú, aunque no tiene Facebook ni Twitter, es bastante activa en Instagram, donde tiene más de 170.000 seguidores y a la que dedica al menos una publicación diaria. "En Facebook estuve unos años y me quité, porque no lo aguantaba más". "Imagínate que estás apoyando no sé qué causa en África. Pues ya te salen los de '¿No puedes apoyar aquí o qué pasa?'. Y entonces apoyas una campaña en España y te dicen: ‘Pues es que en Guatemala…'".

"Instagram, por el contrario, me encanta, porque me gusta mucho la fotografía y compartir fotografías", reconoce. "Y hay muchísima gente a la que, de repente, le hace mucha ilusión saber qué haces en tu vida y de esa manera te ven más cercana. Y yo hasta ahora he sentido un cariño y un respeto bestial. Eso sí, jamás pongo una ubicación ni dónde estoy; quizás, como mucho, el último día si me he ido de viaje. Antes no. Hay una cosa de pudor. O de miedo".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído