32 edición de los premios de la academia

¿Otra vez feminismo? Los que no quisieron el abanico de los Goya

La Asociación CIMA repartió abanicos rojos para reivindicar el feminismo durante la gala. Pero hubo voces que no apoyaron la causa. Eso sí, las menos

Foto: Carla Simón enseña su abanico mientras recoge el Goya a mejor dirección novel. (EFE)
Carla Simón enseña su abanico mientras recoge el Goya a mejor dirección novel. (EFE)

"Es que mi hija es muy feminista". Una de las encargadas de la seguridad del Hotel Auditorium de Madrid comenta con sus compañeros, mientras enseña uno de los abanicos rojos con el lema 'Más mujeres' que ha repartido CIMA, la Asociación de Mujeres Cineastas. "Tiene 16 años y es lesbiana. Se lo voy a llevar a casa, que le va a hacer mucha ilusión". Ha sido el tema del año y, como no podía ser de otra forma, el tema de la noche.

Pero en la 32 edición de los Goya, que se presumía una reivindicación feminista a favor de la igualdad dentro de la industria, no todo el mundo estuvo de acuerdo. En la alfombra roja no aparecieron los abanicos, reservados para la ceremonia, pero estuvieron en espíritu. Todos los que pasaron por el 'photocall' sabían que había que mojarse. Algunos lo hicieron. Otros pasaron de puntillas. ¿Brecha salarial? "Yo no puedo decir nada, porque no sé lo que cobran mis compañeros", se excusó Manolo Solo, o "yo cobro menos que el último", bromeó Joaquín Reyes, uno de los presentadores de la ceremonia, "un campo de nabos feminista precioso", como la definió Leticia Dolera.

Arturo Valls en la alfombra roja de los Goya.
Arturo Valls en la alfombra roja de los Goya.

Fue un tótem como José Sacristán quien se mostró más cortante y quien no dudó en salirse del discurso mayoritario. "¿Otra vez me preguntáis por lo mismo? Cuando se pone un tema de moda, os ponéis muy pesados", recriminó a la prensa. "Los medios de comunicación lo utilizáis para los titulares". Además, "ha habido muchas mujeres cómplices con el poder masculino". ¡Boum! Se abrió la caja de Pandora.

[El palmarés: todos los ganadores de los Goya 2018]

"Creo que esta no es una noche para reivindicar, creo que me gustaría que se hablara más de cine y, en cualquier caso, de los problemas que tiene el cine", se quejó también el actor y presentador Arturo Valls. "No me parece el escaparate para tratar otros temas. Me gustaría hablar de las películas, del trabajo de los actores, quizás de lo que cuesta producir una película hoy en día en España, pero no marear con otros temas, porque al final se desvirtúan los mensajes y los discursos. Y creo que hay otros sitios para reivindicar ese tipo de cosas".

Arturo Valls: "No me parece el escaparate para tratar otros temas que no sean cine"

A Najwa Nimri, la iniciativa 'Más mujeres' tampoco le pareció procedente . "No hay brecha salarial, el mundo se descompone. En general, más que los hombres cobrando más que las mujeres no hay agua en algunos países. Que todo el mundo se dé un paseo por Siria para ver cómo están, que es donde he estado. No puedo hablar de las mujeres, ni del aborto, ni de la política; hablaré de otras cosas. No es ya cuestión de sexo. Hay cuatro generaciones, cinco generaciones de gente que está en campos de concentración. Se puede hablar de tantas cosas… Llevo unos Cartier, ¿entiendes?", dijo enseñando pendientes y anillos y visiblemente molesta.

Las voces a favor, la mayoría

Cuando Nathalie Poza subió a recoger el premio a mejor actriz protagonista en los pasados Feroz, recordó cómo algún productor le había dicho que jamás volvería a encabezar el reparto de una película por ser "demasiado mayor". "Tenemos que apostar por un escaparate del cine esta noche, y no solamente banalizar temas que se quedan en un titular morboso y que no ayudan a profundizar y que confunden. Pero creo que es un tema muy serio y que hay que sentarse y hablarlo en el marco adecuado", quiso capear a su llegada a la alfombra. Pero llegado el momento, no dudó en subir a recoger el Goya acompañada de su abanico. Lo mostró, lo colocó delante de su cabezón, a modo de símbolo.

Nathalie Poza, ganadora del Goya a Mejor actriz revelación. (Reuters)
Nathalie Poza, ganadora del Goya a Mejor actriz revelación. (Reuters)

Otra de las nominadas, Maribel Verdú, fue más contundente. "Realmente en España la brecha salarial entre actores no se nota tanto como en Estados Unidos, pero en todo lo demás muchísimo. Es poco todo lo que se haga. Hay que seguir luchando, luchando y luchando. Yo creo que va a haber un antes y un después de este movimiento. De este movimiento que está pasando desde el año pasado. Porque está habiendo una movilización muy potente, muy interesante. Se están poniendo las pilas, en general, en todas las empresas, en todos los sectores". "No solo hay que desear que la mujer tenga más papel en el cine, sino en todos los ámbitos de la sociedad", apuntó más tarde Javier Gutiérrez, con el Goya a mejor actor protagonista en la mano.

Dolera: "No puede haber solo una mirada masculinizada y androcentrista"

"¿Dónde están los abanicos?". Leticia Dolera, que se ha convertido en una de las voces del cine más visibles en temas de igualdad, tampoco iba a callarse. "Hay que reivindicar la necesidad de que haya más mujeres en dirección, en guión, en dirección de fotografía y en producción, que son las especialidades más masculinizadas y que afectan a la mirada, que es donde hay que poner el foco, porque no puede haber solo una mirada masculinizada y androcentrista", se quejó.

La realizadora Isabel Coixet. (EFE)
La realizadora Isabel Coixet. (EFE)

"Hay que reivindicar aquí. Aquí hemos venido a reivindicar", dijo Coixet, medio en serio, medio en broma. "Tú quieres pasártelo bien, pero te obligan a reivindicar. Pero es lo que hay que hacer". Ya en el escenario, la flamante triunfadora de la noche (mejor película, mejor dirección y mejor guión adaptado), dedicó sus goyas "a todas esas mujeres que van al cine, compran entradas y hacen que estemos aquí". "El FMI dijo el año pasado que a las mujeres nos faltan 172 años para que haya igualdad salarial, este año 207 años. ¿Siete años no les vale?", preguntó. "Nos falta mucho para conseguir la igualdad, pero sobre todo la igualdad salarial. Me gusta reivindicar, pero siempre que se haga con un tono ligero".

Sin embargo, desde el mundo de la política (habían anunciado que los líderes de los principales partidos volverían a la alfombra roja), muchos posaron con el abanico pero no quisieron hacer declaraciones. Sí que habló Alberto Garzón, que defendió las políticas de cuotas. "Yo estoy de acuerdo con lo que se llama discriminación positiva y habría que verlo en concreto, pero ese fator de discriminación positiva suele funcionar y, sobre todo, que necesitamos una sociedad más igualitaria y estas medidas podrían ayudar. No son suficientes, pero desde luego van en el buen camino".

Lo mismo que opina Carla Simón, que aunque no se llevó el cabezón a mejor película, corrió a celebrar su Goya a mejor dirección novel. "El abanico no podía faltar; era un tema importante", admitió Carla Simón antes de irse a celebrar su Goya a mejor dirección novel. "No es suficiente que se hable esto ahora y seguramente dentro de un año no habrá cambiado nada. Necesitamos impulso de la política, necesitamos referentes, necesitamos más mujeres haciendo cine, pero creo que es un trabajo de años".

Esperemos que, para el año que viene, la iniciativa 'Más mujeres' no se haya olvidado. Esperemos que, para el año siguiente, la iniciativa 'Más mujeres' se haya olvidado, pero porque ya no haga falta.

Premios Goya

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios