Isabel Pantoja se marca el discazo del año: una apisonadora emocional
  1. Cultura
un disco emocionante y magistral

Isabel Pantoja se marca el discazo del año: una apisonadora emocional

El pletórico 'Hasta que se ponga el sol' lleva al límite el repertorio del fallecido Juan Gabriel, el Divo de Juárez

placeholder Foto: Isabel Pantoja en uno de sus conciertos (Gtres)
Isabel Pantoja en uno de sus conciertos (Gtres)

Frank Sinatra tuvo intensas relaciones con la mafia. La mitad de los superventas hip-hop han visitado el talego por tráfico de drogas, tenencia de armas y/o agresiones. Lola Flores, al igual que la mayoría de superventas pop, era firme partidaria de la insumisión fiscal. El propio Juan Gabriel, mito mexicano e ingrediente principal del nuevo disco de Isabel Pantoja, vivió un extenso conflicto con la Hacienda mexicana por su negativa a pagar impuestos. "Yo sé cantar, no contar", fue su ingeniosa y rastrera respuesta.

Foto: Isabel Pantoja. Foto: Gtres

Sin duda, el caso Malaya es indignante, pero dentro de cien años los oyentes de canción popular no lo recordarán mientras escuchan un disco tan intenso, emocionante y magistral como 'Hasta que se ponga el sol'. No dejemos que los árboles escondan el bosque: detrás de los juicios, exclusivas y récords de 'share' tenemos una gran artista en la cima de sus poderes interpretativos. Por decirlo vulgarmente, Isabel Pantoja ha hecho un disco para caerse de culo, que igual sirve para lamerse las heridas de un desamor, que para exaltar el orgullo feminista o para cantar borracho, abrazado a tus amigos, en un 'after' a las seis de la mañana.

Isabel Pantoja - 'Abrázame muy fuerte'

Juan Gabriel, versión turbo

¿Qué tiene de especial este disco de Isabel? Para empezar, cuenta con la munición emocional de ese ciclón llamado Juan Gabriel, uno de los mejores compositores de la historia de la música en español. Pantoja no solo no desmerece el material, sino que mete el turbo y lleva al límite las canciones del maestro. La mejor prueba es 'Abrázame muy fuerte', una pieza sobre amor, vejez y soledad donde la andaluza supera con creces la versión del mexicano. ¿Tesis de este baladón? Que la única manera de hacer soportable la decadencia física es el amor verdadero. "Abrázame que el tiempo pasa y él nunca perdona/ ha hecho estragos en mi gente como en mi persona/ abrázame que el tiempo es malo y muy cruel amigo/ abrázame que el tiempo es oro si tú estás conmigo".

La mejor prueba es 'Abrázame muy fuerte', una pieza de amor, vejez y soledad donde Pantoja supera con creces la versión de Juan Gabriel

No hay bótox ni chulazos de pago en el mundo para compensar la falta de un compañero de vida que merezca tal nombre. Pantoja canta con fuerza, soltura y convicción, tanto que dan ganas de aplaudir a la pantalla de Spotify, antes de poner la canción otra vez. Esta pieza está destinada a ser uno de los grandes momentos de sus conciertos desde hoy hasta que se retire (que, como las grandes, seguramente será cuando se muera).

Bajón de Kiko Rivera

Por quitarlo de en medio, hablemos de las dos únicas canciones que no están a la altura. No significa que sean malas, sino por debajo de la media. La primera es 'Debo hacerlo', un simpático cruce entre Azúcar Moreno y Gente de Zona, que no acaba de prender la mecha, aunque contagie alegría ochentera. Destaca el insulso rapeado de su hijo, Kiko Rivera, cantando las alabanzas de su señora madre. 'Y esas frases, tan hermosas/ mi mamá las canta y las hace más famosas', explica certero, pero sin gracia. No es ninguna sorpresa: hace años que sabemos que la principal característica de Rivera es ser uno de los pocos andaluces sin gracia del mundo del espectáculo.

La principal característica de Kiko Rivera es ser uno de los pocos andaluces sin gracia del mundo del espectáculo

La parte final de la canción, intentando ser apoteósica, se queda en efectiva. La otra canción menor es 'Luna', un baladón Disney tan predecible como inofensivo que aquí se presenta en versión pop y acústica. No llega al voltaje emocional que le daba Ana Gabriel. Melodía y letra suenan bonitas, pero algo almibaradas, lejos de la maestría de 'Juanga' para poner el toque justo de madurez y amargura que distingue un pastelazo en un temazo. 'Del olvido no me acuerdo', sin ser gran cosa, es un digno homenaje a 'Se me olvidó otra vez', uno de los himnos eternos del Divo de Juárez.

Isabel Pantoja - 'Debo hacerlo'

Feminismo coplero

El resto del trabajo es una apisonadora emocional. 'Por la señal de la cruz' brilla por su dramatismo contenido, donde la protagonista es una mujer cien por cien enamorada, pero consciente del maltrato al que la somete su amante. Al final, vence la dignidad y acaba con su pareja. Con hábil ambigüedad poética, no deja claro si le abandona o le mata. Luego Pantoja borda 'Hasta que te conocí', una de las obras maestras de Juan Gabriel. Para entendernos: es como si alguien, a estas alturas, hiciera una versión de 'Suspicious Minds' mejor que la de Elvis Presley o de 'My Way' mejor que la Sinatra (hablamos de una de esas piezas tan 'Juanga' que ninguno de sus intérpretes había logrado superar).

El grueso del disco, canciones seis a diez, mantienen un nivel altísimo, especialmente 'Dímelo', un alegato contra los tipos duros y ególatras incapaces de hablar abiertamente de sus sentimientos (los novios cipotudos, según jerga actual). En la misma onda va 'Dime que me amas'. La pieza que da título, 'Hasta que se apague el sol', retrata un amor en plenitud, eso que nadie debería morir sin experimentar. 'Ahora que te vas' es otro ciclón feminista sobre no dejarse dominar, conflicto central en un país de machos como México.

Isabel Pantoja - 'Ahora que te vas'

Pantoja en plenitud

Por suerte para los adictos a la música popular, Isabel Pantoja está de gira este mes. El 11 de febrero toca en Madrid (Palacio de los Deportes), el 18 en Barcelona (Palau Sant Jordi) y el 24 de junio en Sevilla (La Cartuja). Los precios, para qué engañarnos, andan lejos de ser populares, de los 33, 50 los de verla en las pantallas gigantes a 93,50 los más privilegiados. Es lo normal en una superventas de su talla, pero no deja de ser una barrera que impide el disfrute a sus seguidores más humildes.

Entre la gala de Barcelona y la de Sevilla, Pantoja salta al otro lado del charco para actuar en el encopetado festival Viña del Mar de Chile (22 de febrero), en el Jockey Club de Lima (1 de marzo) y en Santiago de Chile (5 de marzo). Isabel Pantoja es una de nuestras artistas más internacionales, que este año atraviesa un momento artístico de plenitud. Disfrutémoslo.

Isabel Pantoja Juan Gabriel
El redactor recomienda