la actuación cierra la polémica del boicot

Matisyahu esquiva las banderas palestinas con una actuación plana y previsible

Entre banderas palestinas y fuertes medidas de seguridad, el norteamericano cierra su participación en el Rototom con absoluta normalidad

Foto: El cantante estadounidense Matisyahu durante el concierto en la XXII Edición del Festival de música reggae Rototom. (EFE)
El cantante estadounidense Matisyahu durante el concierto en la XXII Edición del Festival de música reggae Rototom. (EFE)

El norteamericano Matisyahu cerró su participación en la vigésimo segunda edición del Rototom con más normalidad de la esperada después de la intensa polémica arrastrada desde el comienzo del festival. Entre fuertes medidas de seguridad y delante de cientos de personas y una decena de banderas palestinas, el artista, facturó un directo potente pero sin demasiada historia en lo musical que terminó por rebajar las tensiones de las últimas jornadas.

Matisyahu, que en muy pocos días ha estado dentro y fuera del cartel del Rototom debido a sus supuestas inclinaciones sionistas, aparecía finalmente en la medianoche del sábado ante fans, detractores y multitud de curiosos. Tres unidades extra de fuerzas de seguridad del Estado procedentes de Madrid, Alicante y Valencia se unieron al dispositivo de seguridad habitual del festival, según confirmaron fuentes de la propia organización.

Un recital muy de reggae marca blanca y previsible, con una banda más rock de lo esperado y el volumen más alto de lo normal

La expectación alrededor del concierto del músico de Pensilvania excedió finalmente al desarrollo de un recital muy de reggae marca blanca y previsible para el que incluso el multimillonario Roman Abramóvich atracó su yate en Castellón. Empapado de un discurso de paz y amor, Matisyahu pareció abstraerse desde el principio de lo que sucedía frente a él: una decena de banderas de Palestina ondeaban justo desde el centro del público.

Rototom Sunsplash.
Rototom Sunsplash.

Del mismo lugar procedían los silbidos y los gritos: “Palestina libertad”. Sobre todo, se escucharon antes de que comenzara el concierto. Pertrechado en el escenario con una banda más rock de lo esperado, el volumen y la contundencia de su propuesta terminó por, poco a poco, normalizar el sonido ambiente más allá de los pitos entre canción y canción.

Let me hear you whistle, se atrevió a decir en algún momento de la noche. El cantante, que ha contado con la protección de un dispositivo que, entre el Ministerio de Exteriores y la embajada estadounidense, le ha permitido estar escoltado desde que ha pisado el país, se ha mostrado aparentemente ajeno. Su actitud y la del público del Rototom han ayudado a cerrar la polémica sin estridencias ni incidentes y con un directo corriente, aceptable pero exento de emoción, en el que detractores, fans y gente que pasaba por allí convivieron con normalidad.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios