Es noticia
Menú
"La fuga de El Chapo parece una comedia. Es inevitable pensar en la conspiración"
  1. Cultura
entrevista a lila downs

"La fuga de El Chapo parece una comedia. Es inevitable pensar en la conspiración"

La cantante mexicana está de gira en España presentando su último disco 'Balas y chocolate'

Foto: La cantante mexicana Lila Downs (Efe)
La cantante mexicana Lila Downs (Efe)

El contraste. Las dos caras de la misma moneda. La vida y la muerte. La esperanza y la indignación. Balas y chocolate. Estosdos extremos agridulcesdannombre al último trabajo de la mexicana Lila Downs en lo que estoda una declaración de intenciones. La cantante, que ha vuelto a España para presentar su octavo álbum en una gira que ya ha pasado por el festival La Mar de Músicas de Cartagena,anoche por el Madgarden de Madrid yviajará a otras capitales como Valladolid, Sevilla, Pamplona o Valencia, continúa ahondando en el folclore de su país para cantarlea la vida y a la muerte cargada de crítica social y rendir tributo a los difuntos.

Hablar de y a la muerte no es fácil. Da miedoreconoce la artista. Por eso mismo es necesario este disco que, explicaa El Confidenical, nació cuando le diagnosticaron a su marido, Paul Cohen, una cardiopatia dilatada hace dos años y vio a la muerte de cara.Fue cuando se dijo que no era tiempo de llantos sino de cantarle a la pelona. "Afortunadamente sigue aquí con nosotros vivito y coleando, pero hace que, de pronto, cambies y te des cuenta del regalo tan grande que es la vida. De eso trata esta festividad: de celebrar a los ancestros y reflexionar sobre lo bueno y la malo de la vida en el contexto de los difuntos".

"El reto era no deprimirse (risas). Hay que levantarse pa'rriba y componer versos cantándole de frente a la pelona, pero también al público para hablarle de la realidad social haciendo crítica, como es costumbre en los temas tradicionales de México y de cualquier país en realidad", prosigue la ganadora de un Grammy en 2013 y nominada al Oscar porBurn it blue, la canción de la película Frida que cantó junto a Caetano Veloso.

Y frente a la bala de la muerte, la vida, es decir su hijo Benito. Y frente a la la violencia,el racismo y la falta de soluciones, que son lasotras balas a las que no deja de enfrentarse combativa,la esperanza, la mirada positiva. Es como la esencia misma de la muerte en su país: "se llora y celebra al mismo tiempo", dice reivindicando también el papel social dela música."Ese corromper del alma y del ser humano cuando uno llega a una posición de poder es una cosa muy interesante a laque ahora podemos decicarle más tiempo para analizarlo y criticarlo", dice. Su compromiso ha quedado patente, y hasta censurado, en canciones comoLa patria madrina,un temaque canta conJuanesdedicado a los43 estudiantes normalistas desaparecidos de Iguala.

"Fue la gota que derramó el vaso. Para todos los mexicanos representó un momento -ahora han vuelto a cambiar las cosas- en el que se señala a la justicia y a los problemas que tenemos en los sistemas institucionales de nuestro país", garantiza sobre un caso que se volvió un tabú en su país. Para de nuevo, en este juego de dos, dejar paso a la esperanza. "También nos hemos dado cuenta de que uno sólo, un sólo político o un sólo Gobierno, no tiene toda la culpa. La tenemos todos. Tenemos que cambiar nuestro vivir diario y eso es lo más difícil".

¿Y la fuga de El Chapo Guzmánqué ha representado? "La fuga de El Chapo parece una comedia. Es inevitable pensar en la conspiración", asegura. "Parece muy extraño. No sabemos la verdad y seguramente nunca la sabremos", prosigue. "Da muy mala imagen del sistema. Creo que las instituciones del país afrontan una realidad muy adelantada a lo que piden y estamos lidiando con una situación bastante difícil. Más allá de nuestras opiniones particulares sobre qué significan las drogas y qué hipocresía se manejan, México vive un momento en el que tiene que aceptar que tenemos mucho por hacer".

Lamigraciónes otro de los caballos de batallade sus canciones,Balas y chocolateestá dedicada a los niños migrantes,y en sus gestos, como su apoyo a lasMarchas Migrantes. "No me canso de cantar temas sobre la migración. No hay que quitar el dedo del renglón. En este disco dedicamos una canción al chocolate, porque el origen del cacao es México, Guatemala, Honduras o Venezuela, los países de los que parten muchos jóvenes migrantes que van al norte a trabajar", explica. De nuevo el contraste al que Lila Downs canta en boleros, norteñas, cumbia o hip hop en un disco, como no podía ser de otra manera,melancólico y alegre.

El contraste. Las dos caras de la misma moneda. La vida y la muerte. La esperanza y la indignación. Balas y chocolate. Estosdos extremos agridulcesdannombre al último trabajo de la mexicana Lila Downs en lo que estoda una declaración de intenciones. La cantante, que ha vuelto a España para presentar su octavo álbum en una gira que ya ha pasado por el festival La Mar de Músicas de Cartagena,anoche por el Madgarden de Madrid yviajará a otras capitales como Valladolid, Sevilla, Pamplona o Valencia, continúa ahondando en el folclore de su país para cantarlea la vida y a la muerte cargada de crítica social y rendir tributo a los difuntos.

Música
El redactor recomienda