icono musical africano

Tiken Jah Fakoly, el Bob Marley del siglo XXI

El superventas de Costa de Marfil, que abre la programación del festival La Mar de Músicas, analiza las claves de una convulsa carrera artística marcada por la lucha política

Foto: El músico Tiken Jah Fakoly
El músico Tiken Jah Fakoly
Autor
Tiempo de lectura5 min

Muchos músicos aspiran al trono que dejó vacío Bob Marley en 1981, desde su hijo pequeño Damian hasta la estrella pop Lauryn Hill, pero quien más merece ese lugar destacado es el artista africano Tiken Jah Fakoly. ¿Sus méritos principales? Un repertorio sencillo y potente, basado en los ejes del panafricanismo, la denuncia del saqueo poscolonial y el relato de la vida de los africanos que migraron a Europa. No se trata del típico cantautor protesta, sino de alguien que ha estado en peligro de muerte a causa de su militancia política.

Nació en 1968 en Odienné, Costa de Marfil. Su popularidad despega a finales 1993, debido a sus letras de denuncia, que reflejan las aspiraciones democráticas tras la muerte del dictador Hophuët Boigny. A partir de entonces, Fakoly se ha ido convirtiendo en un símbolo del ansia de emancipación política en África, tanto dentro del continente como en la diáspora.

 

Persecución política

En 2002 llega el punto de máxima tensión en su carrera: le obligan abandonar su país cuando los militares partidarios de Laurent Gbagbo se niegan a aceptar la victoria de Alassane Ouattara, provocando un a guerra civil. Fakoly tuvo que mudarse a Mali, debido a los avisos de que los golpistas planeaban asesinarle. Pocos días después de su marcha, unos soldados vienen a buscarle. Un amigo suyo, el artista H. Camara, fue ejecutado pocos días después. Fakoly había intentado convencerle de que se marchara con él, pero no lo consiguió.

Poco tiempo después, el cantante es declarado persona non grata en Senegal por sus críticas al presidente Abdoulaye Wade. En 2007 vuelve a cobrar protagonismo cuando regresa a Costa de Marfil para contribuir el proceso de reconciliación nacional tras la guerra civil. Por esa época ya se había convertido en un superventas en Francia gracias al disco L' Africain.

 

Prohibido en 2015

¿Su último episodio de censura? El pasado junio le impidieron la entrada en Kinsasha para realizar un concierto. "Usaron un tecnismo: el hecho de que llevábamos visado de turistas y no de trabajo, pero es que necesitábamos ese tipo de documento si queríamos trabajar y luego visitar el país después del concierto. Sospecho que alguien de la policía congoleña descubrió en internet que simpatizamos con el movimiento juvenil favorable a profundizar en la democracia. No quieren que se haga visible ningún apoyo porque hay elecciones el próximo noviembre", explica Fakoly a El Confidencial.

Los hechos confirman su teoría: los observadores internacionales coinciden en que desde el 15 de marzo se han endurecido las leyes de la frontera, como demuestra la prohibición de acceso al grupo de hip-hop senegalés Y'en a Marre (Ya tuvimos suficiente) y a activistas de Burkina Faso que iban a participar en un taller de derechos políticos para jóvenes. Hasta treinta "sospechosos de desestabilizar el país" han sido expulsados o vieron como se les denegaba la entrada.

 

Reconstruir el continente

Procedente de una familia de griots, contadores de historias africanos, Fakoly tiene claro el objetivo de su música: "Despertar a la gente, hacerla reaccionar, que sean más conscientes de los problemas que nos hacen la vida imposible. También tengo un mensaje específico para la juventud africana: hay que quedarse en el continente, luchar por levantarlo como nuestros abuelos lucharon contra la colonización. No digo que sea sencillo, pero hay más salidas que la migración a Europa o Estados Unidos. Aquello no es el paraíso", advierte.

'Hay que luchar por levantar África como nuestros abuelos lucharon contra la colonización'

Por supuesto, el perfil de Fakoly es mucho más combativo y políticamente problemático que el de Marley. Por eso sería más justo describirle como un cruce entre el rey de reggae y el artista afrobeat Fela Kuti, que vivió un choque constante con las autoridades de Nigeria. Partidario del panafricanismo, Fakoly no se hace demasiadas ilusiones sobre la situación actual. "Por desgracia, queda mucho camino por recorrer. Primero habría que tomar conciencia de que la mayoría de nuestros problemas son comunes. Luego necesitamos una integración por regiones, antes de intentar la continental. ¿Te imaginas la cantidad de turismo que vendría a África si fuera políticamente estable? Tenemos música, naturaleza y sol todo el año. Es importante que la gente sepa que antes de sufrir la colonización aquí había civilizaciones muy estructuradas que no tenían nada que ver con el caos actual", apunta.

Puente entre África y Jamaica

El mayor éxito de Tiken Jah Fakoly es Africain a París. La canción le da la vuelta a un éxito global de Sting, Englishmen In New York, para explicar las condiciones de vida de la emigración negra en la capital francesa. En su repertorio destacan piezas sobre la necesidad de educación (African Revolution), la urgencia de politizarse (Dernier appel) o la pervivencia del racismo (Human thing, Ouvrez les frontières). Fakoly presenta en La Mar de Músicas sus canciones clásicas y posiblemente adelante algún corte de Racines, un disco grabado entre Kingston y Bamako, donde rinde tributo a los clásicos del roots reggae que le marcaron como compositor y como persona. Se trata de un tributo a artistas como U-Roy, Max Romeo, Ken Boothe, Burning Spear, Jah9, Peter Tosh y por supuesto Bob Marley.

'Antes de sufrir la colonización aquí había civilizaciones muy estructuradas que no tenían nada que ver con el caos actual'

"El reggae africano tiene que adaptara los recursos sonoros de Jamaica a la realidad del continente, hablando de nuestros problemas y aportando instrumentación local, yo voy a usar la kora y otros instrumentos mandingas", apunta.

Este álbum tiene tiene prevista su publicación para el mes de septiembre. El festival La Mar de Músicas, que se celebra en Cartagena, está dedicado este año a Chile. Su programación incluye artistas emblemáticos de ese país como Chico Trujillo, Anne Tijoux, Quilapayún, Javiera Mena y Pascuala Ilabaca, entre otros. También se ofrecerá un homenaje sinfónico a Víctor Jara, cantautor asesinado por orden de Augusto Pinochet. La oferta de este año también cuenta con artistas internacionales de primera fila como el italiano Gino Paoli, el jamaicano Jimmy Cliff o los malienses Toumani y Sidiki Diabaté. Aquí puedes consultar la programación, que abarca del 17 al 25 de julio

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios