David Cronenberg prende fuego a Hollywood en 'Maps to the Stars'
  1. Cultura
CRUEL SÁTIRA DE LAS ESTRELLAS DE CINE

David Cronenberg prende fuego a Hollywood en 'Maps to the Stars'

Piromanía, incesto, abusos a menores, estrellas infantiles psicópatas, fantasmas de madres y niños muertos, tríos sexuales, escritores de autoayuda, drogas, estrangulamientos, disparos y asesinatos son algunos

placeholder Foto: David Cronenberg en la rueda de prensa de 'Maps to the Stars' (Reuters)
David Cronenberg en la rueda de prensa de 'Maps to the Stars' (Reuters)

Piromanía, incesto, abusos a menores, estrellas infantiles psicópatas, fantasmas de madres y niños muertos, tríos sexuales, escritores de autoayuda, drogas, estrangulamientos, disparos y asesinatos son algunos de los elementos del explosivo cóctel que ha elaborado David Cronenberg en su retrato del mundo de Hollywood. Maps to the Stars es la primera película que el canadiense rueda en Estados Unidos.

El director de Una historia de violencia junto al guionista Bruce Wagner lleva a cabo una cruel sátira de la vida de las estrellas del cine a través de una familia, los Weiss, compuesta por un autor de bestsellers sobre terapias alternativas (John Cusack), una madre controladora de la carrera de su hijo (Olivia Williams), y el joven actorque protagoniza una saga de exitosas comedias infantiles (Evan Bird).

'Map to the Stars' funciona como una más que disfrutable comedia tan negra como gélida sobre Hollywood

En su entorno se mueven una actriz madura (Julianne Moore), obsesionada por el recuerdo de su madre, una estrella de Hollywood muerta prematuramente en un incendio (Sarah Gadon), la muchacha que trabaja para ella como asistente cuyo rostro quedó desfigurado en otro fuego (Mia Wasikowska), y el amigo de ésta, un aspirante a actor que se gana la vida conduciendo limusinas (Robert Pattinson).

Cronenberg dibuja un mundo decadente y enfermizamente encerrado en sí mismo y cuya endogamia provoca monstruos. Con una mala leche más que considerable, el director canadiense lleva a cabo una panorámica tan cruel como divertida por una galería de personajes ególatras, ambiciosos, superficiales y al mismo tiempo astutos. Adictos al éxito que ven como sus peores miedos toman forma de espectros que les atormentan. Personas despiadadas que acaban sumergidas en una espiral de autodestrucción.

Maps to the Stars no posee la capacidad de hipnosis de Cosmopolis, la solidez de Un método peligroso, ni el atractivo perturbador de Una historia de violencia. Pero funciona como una más que disfrutable comedia tan negra como gélida sobreHollywood que acaba derivando en una inesperaday no lo suficientemente bien explotada historia de amor fou.

La plomiza Foxcatcher

Como en su segundo largometraje Moneyball, en Foxcatcher,el director Bennett Miller lleva a cabo unainsólita película deportiva. Si en la anterior utilizaba el béisbol como excusa para colarse en los despachos donde se planean las estrategias de un equipo, en Foxcatcher parte del wrestling para explorar hasta qué punto pueden resultar enfermizas las relaciones entre poder, dinero y deporte en Estados Unidos.

Foxcatcher se basa en un caso real: el asesinato del luchador Dave Schultz por parte del millonario que lo patrocinaba John du Pont. Miller retrata a Du Pont como a un genuino ejemplar de la aristocracia estadounidense de toda la vida, que en los años ochenta añadió a sus múltiples intereses (ornitología, filatelia, armas de fuego...) el wrestling.

Du Pont monta unas instalaciones en su propia finca para entrenar a los mejores luchadores y prepararlos en vistas a los Juegos Olímpicos de Seúl. Su principal fichaje es Mark Schultz, con quien empieza a desarrollar una relación casi paterno filial: Mark queda a primera vista fascinado por los ideales patrióticos de Du Pont y éste ve satisfecho su ego al liderar el entrenamiento de un campeón deportivo. El triángulo lo completa el hermano de Mark, Dave, que también ejerce de entrenador y con su sentido común contrarrestalos delirios de grandeza de Du Pont.

Fotograma de 'Foxcatcher'

Miller construye su película como un drama psicológico donde se cuece a fuego lento la tensión entre un personaje acostumbrado a comprar todo aquello que desea y los jugadores del equipodonde vierte las ansias de colmar su ego y compensar las frustraciones que le provoca su madre castradora. El director combina uno de esos retratos de gran magnate norteamericano, cuyos delirios de poder desembocan en este caso en un crimen con una mirada a las dinámicas que mueven el mundo de los deportes, desde los intereses personales de empresarios y multimillonarios a los sentimientos patrióticos.

Moneyball se sostenía en gran parte por el vibrante guión que firmaban Aaron Sorkin ySteven Zaillian. Sin este andamiaje, Foxcatcher se convierte enun film plomizo y aburrido que no consigue levantarse en ningún momento. Si en Moneyball resultaba muy interesante vercómo el deporte pasaba a un segundo plano, aquí se echa en falta que el director no saque más provecho al wrestling para reflejar los conflictos entre los diversos personajes. Más, contando con Channing Tatum entre los protagonistas.

Los actores vuelven a ser un fuerte en el cine de Miller, que en la rueda de prensa ha tenido un recuerdo emocionado para Philip Seymour Hoffman, quien interpretó su ópera prima Truman Capote (2005). En Foxcatcher, Tatum encarna al deportista más bien ingenuo y limitado -por momentos adopta expresiones simiescas- y un espléndido Mark Ruffalo a su hermano con los pies en el suelo.

Pero esta es una película para el lucimiento de Steve Carell. El protagonista de la versión norteamericana de The Office y de comedias como Virgen a los 40 lleva a cabo un cambio de registro de 180 grados al ponerse en la piel de este millonario ególatra y perturbado. Lástima de la nariz falsa que le han enchufado. Otra gran interpretación que queda oculta tras una gran prótesis.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
El redactor recomienda