Gérard Depardieu: “No tenía intención de parecerme a Dominique Strauss-Kahn”
  1. Cultura
  2. Cine
'Welcome to New York' altera cannes

Gérard Depardieu: “No tenía intención de parecerme a Dominique Strauss-Kahn”

La película que más ruido ha levantado este año en Cannes no se proyecta en el festival

placeholder Foto: Gérard Depardieu al llegar a la rueda de prensa de 'Welcome to New York'. (REUTERS)
Gérard Depardieu al llegar a la rueda de prensa de 'Welcome to New York'. (REUTERS)

La película que más ruido ha levantado este año en Cannes no se proyecta en el festival. A pesar de que no entró en la selección oficial, Welcome to New York, el de Abel Ferrara, sobre el affaire Strauss-Kahn que cuenta con GérardDepardieu como protagonista, se ha estrenado mundialmente en Cannes... pero no en la sede del certamen, sino en una de las salas que estos días acoge el Mercado del Film, el cine Star situado en el centro del pueblo.

Ha sido la única oportunidad para ver la película en la gran pantalla, ya que la productora y agencia de ventas internacional que la mueve, Wild Bunch, ha decidido distribuirla directamente en Internet. Al mismo tiempo que se proyectaba en Cannes (una hora después en España), el filme estaba ya disponible en diversas plataformas de vídeo bajo demanda en todo el mundo. El evento de este sábado se coronó con una rueda de prensa a unas horas insólitas en un festival de cine: alrededor de la medianoche.

El actor francés ha asegurado que la película no está en el Festival de Cannes porque a Abel Ferrara se le pidió que cortara algunas escenas

Gerard Depardieu fue el foco de casi todas las preguntas de los periodistas. El actor francés se desnuda en todos los sentidos, para llevar a cabo uno de los papeles más intensos de su carrera. Durante la primera media hora de la película aparece practicando sexo de una manera tan bruta y violenta, que no puede provocar otra cosa que rechazo visceral en el espectador. El actor declaró que “no pensaba en DSK cuando hacía la película, aunque de una manera u otra estaba presente todo el rato. Para mí no se trataba tanto de parecerme al personaje como de intentar entenderlo”.

Para el actor,Welcome to New York“es una película que hablasobre sexo y dinero, que es de lo que hablan las grandes tragedias. Pero, a pesar de lo que algunos dicen,no se trata de porno. Es una historia real que hemos reinterpretado”.

Una escena de la película.

El actor ha felicitado a Ferrara por su valentía a la hora de encarar el proyecto. Por su parte, Jacqueline Bisset defendió que en el largometraje, “aunque no lo parezca, está también lleno de amor”. “Entre mi personaje y el de Depardieu hay tantos reproches como ternura”. Depardieu ha insinuado que la película no estaba seleccionada en Cannes, porque se había requerido algún corte para presentarla, “y no se le puede pedir esto a un artista”. Además, ha recordado que los cineastas más polémicos, como Marco Ferreri, siempre han recibido pitadas sonoras en el festival.

El boicot

Welcome to New York ha conseguido atraer la atención de los medios desde que se supo que Abel Ferrara, uno de los cineastas más controvertidos del cine norteamericano, preparaba un filme sobre Dominique Strauss-Kahn. Al director polémico y el asunto escandaloso se les sumó Gerard Depardieu, un mito del cine galo que ha caído en desgracia últimamente en su país.

Para evitar problemas legales, 'Welcome to New York' de hecho se presenta como un filme de ficción, 'inspirado en un caso judicial'

El proyecto pasó sus propias tribulaciones. Ninguna televisión francesa ha querido contribuir a financiarlo y ha acabado siendo una producción totalmente norteamericana. Isabelle Adjani, la actriz que en principio debía interpretar el personaje de Anne Sinclaire, abandonó el proyecto cuando ya estaba en marcha y fue sustituida por Jacqueline Bisset.

El productorVincent Maravalha denunciadopresiones sobre la película, llegando a declarar que en Francia resulta muy difícil poder hablar del propio presente. Para evitar problemas legales,Welcome to New Yorkde hecho se presenta como un filme de ficción,“inspirado en un caso judicial”,donde los protagonistas adoptan los nombres de Devereaux (por Strauss-Kahn) y Simone (por Anne Sinclair).

La relación entre Cannes y el asunto DSK también viene de lejos. El escándalo estalló justo en mayo de 2012, durante las fechas que se desarrolla el festival. Al año siguiente, también por estas fechas se filtró un primer tráiler por Internet. Y hasta el último momento se esperó que la película fuera seleccionada en el Festival, aunque finalmente quedó fuera.

Gran interpretación de Depardieu

Así que hay que quitarse el sombrero ante la estrategia de promoción planteada por Wild Bunch, que ha conseguido jugar a su favor unas circunstancias que a priori le iban a la contra. ¿No te seleccionan ni en Venecia ni en Cannes? Montas una gala por tu cuenta en la Croisette los mismos días que el festival más importante del mundo.

La película está rodada en muchos de las localizaciones originales de Nueva York donde sucedieron los hechos y recrea detalladamente toda la cadena de acontecimientos

¿Has contado con una producción ajustada y las exhibidoras muestran reparos a la hora de estrenar tu película? Elaboras un plan de estreno alternativo directamente en plataformas VOD de todo el mundo, mucho más económicas que las salas tradicionales. Y asocias el rechazo de las exhibidoras y televisiones a un presunto boicot. ¿Riesgo a pasar desapercibido en un Mercado de Cannes donde cada día se proyectan decenas de títulos? Anuncias en los principales diarios del festival que el estreno finalmente no solo está reservado a la industria sino también abierto a prensa y público. Y el aforo de la sala se queda más que pequeño...

La crítica que ya había tenido oportunidad de verla coincide en la gran interpretación que lleva a cabo Gerard Depardieu. Para el crítico de Variety, Scott Foundas, Abel Ferrara “ve el caso DSK como un eslabón más en la larga cadena de la decadencia capitalista”. El periodista también remarca los dos aspectos más comentados de Welcome to New York: por un lado, la gran cantidad de escenas de sexo y el estilo tan realista y bruto en que están rodados. Por otro, la forma documental con la que Ferrara se acerca al caso. La película está rodada en muchos de las localizaciones originales de Nueva York donde sucedieron los hechos y recrea detalladamente toda la cadena de acontecimientos, desde la detención del protagonista hasta su encarcelamiento.

¿Y qué piensa Dominique Strauss-Kahn de todo esto? Según el productor, “no ha visto la película, así que no sabemos cómo ha reaccionado. Supongo que no tardará en encargarla en alguna plataforma online...”

Cine Festival de Cannes
El redactor recomienda