Es noticia
Menú
Jaime Rosales: "Con la precariedad el dinero se convierte en un tema recurrente"
  1. Cultura
  2. Cine
PRESENTA 'HERMOSA JUVENTUD' EN CANNES

Jaime Rosales: "Con la precariedad el dinero se convierte en un tema recurrente"

El director español ha presentado su quinta película 'Hermosa juventud' en Cannes. Es la única presencia de nuestro cine en el festival de cine

Foto: El cineasta Jaime Rosales en una foto de archivo (EFE/Gustavo Cuevas)
El cineasta Jaime Rosales en una foto de archivo (EFE/Gustavo Cuevas)

Es la cuarta vez que Jaime Rosales presenta una de sus películas en Cannes. Su ópera prima Las horas del día (2003) y la anterior Sueño y silencio (2012) estuvieron en la Quincena de Realizadores, mientras que La soledad (2007) se presentó en Un Certain Regard. Con Hermosa juventud concursa otra vez en esta sección paralela del festival, lo que lo convierte en el único director español con un largometraje en toda la programación de Cannes 2014. “No lo siento como una responsabilidad, porque aquí cada palo aguanta su vela. De hecho siento la misma angustia que la primera vez. Pero hubiera preferido que Cannes contara con más películas españolas, para ofrecer un panorama más rico a la prensa internacional sobre una cinematografía concreta”, nos confiesa el director antes de la presentación del film.

Rosales llega a Cannes con una ficción sobre la juventud española víctima de la crisis económica. Carlos (Carlos Rodríguez) se ha quedado sin trabajo después del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y sobrevive a base de pequeños encargos que consigue aquí y allí. Tiene que mantener a su madre, casi inválida. Natalia (Ingrid García-Jonsson) se patea todo el barrio repartiendo currículums, sin mucha suerte. Su madre divorciada no da abasto con ella y sus otras dos hermanas. Ambos están enamorados y desesperados.

Lo suficiente para que se planteen rodar películas porno amateur para conseguir un poco de dinero... “Yo quería hacer un retrato sin apriorismos de una realidad muy dura pero no miserable, un retrato del hoy y del aquí. Es la primera vez que hablo de algo que no conozco, por lo que hemos llevado a cabo un proceso de investigación. Hemos realizado muchas entrevistas, hemos ido a conocer a chicos en los parques, a centros sociales... y a partir de aquí hemos armado una especie de puzzle muy dinámico.”.

Hay en Hermosa juventud una clara voluntad de naturalismo, de transmitir una sensación de proximidad ante las tribulaciones de los protagonistas: la falta de trabajo, las situaciones de dependencia, las salidas con los amigos, las conversaciones constantes en torno al dinero... “Cuando llevamos a cabo las entrevistas nos dimos cuenta de que es algo de lo que se habla mucho. Por ejemplo, las chicas que visitamos en Alemania estaban todo el rato hablando de dinero porque se encuentran en una situación muy precaria. Las conversaciones entonces se centran en cuánto te cuesta el metro, los trucos para gastar menos, lo que te pagan en un trabajo...”

Hermosa juventud es el título de Rosales con más posibilidades de conectar con un mayor número de público. No solo porque incide en un tema con el que se pueden identificar una buena parte de los españoles. O porque la protagonista principal, Ingrid García-Jonsson, resulte un imán en la pantalla. El cineasta además ha aparcado dispositivos más experimentales como los que aplicó en La soledad y Tiro en la cabeza para construir una narrativa lineal y fluida.

“Esto se debe en parte a la productora Bárbara Díez, que me ha aconsejado durante todo el proceso y ha metido mano en el montaje. Yo probablemente hubiera llevado a cabo uno más contemplativo. Hemos discutido mucho y creo que de esas peleas ha salido una película mejor. Desde el punto de vista estético mis referentes han sido una mezcla de los hermanos Dardenne, Ken Loach y Abdellatif Kechiche... Pero desde el punto de vista dramático he trabajado sin referentes. Nos hemos centrado en que las escenas avanzasen y se fueran cerrando. En este sentido, ha resultado todo más clásico.”

Desde el punto de vista estético mis referentes han sido una mezcla de los hermanos Dardenne, Ken Loach y Abdellatif Kechiche... Pero desde el punto de vista dramático he trabajado sin referentes

Uno de los logros de la película son los intérpretes, sobre todo la actriz protagonista, Ingrid García-Jonsson, capaz de resultar fresca y convincente al mismo tiempo. “En este caso me interesaba que los intérpretes principales fueran profesionales, porque son los únicos que te pueden dar un recorrido emocional graduado. Hicimos un casting exprés y cuando me encontré con Ingrid me di cuenta que probablemente era la actriz con más talento que había conocido en una audición. Por supuesto, luego había que pulirla. Me he peleado con ella, y ella, conmigo; ella me odia, yo la odio; ella me quiero, yo la adoro... En fin, lo habitual en estos casos.”

Uno de los elementos que despertó más expectación antes del estreno del film fue que se incluyeran supuestas escenas de porno amateur, muy discretas por otra parte. “La historia fue cambiando mucho a lo largo del proceso de trabajo, pero hay dos elementos del guion que no variaron: las piezas filmadas con smartphone y las dos escenas porno. Queríamos que el film resultara coherente con esta época en que estamos continuamente produciendo, consumiendo y transmitiendo imágenes”.

Una época también difícil para la industria del cine español, aunque Jaime Rosales prefiere no opinar al respecto. “No tengo mucha mirada sobre el cine de los demás. Me preocupo por hacer una película tras otra, que ya resulta bastante difícil. Yo intento hacer una película lo mejor que pueda y ver si ésta me va a permitir hacer otra. Supongo que en todas partes es así. Si le preguntas a Terrence Malick supongo que te dirá lo mismo... Por otro lado, creo que el cine español, como los vinos, va a cosechas. E intuyo que la de este año va a ser buena.”

No es país para mujeres

Mientras Hermosa juventud se estrena en el Regard, en la Competición oficial han convivido el western de Tommy Lee Jones The Homesman y el melodrama realista italiano Le meravigile de Alice Rohrwacher. El segundo largometraje de Jones transita por el territorio del género clásico para mostrar como el espíritu de conquista propició la alienación de muchas mujeres.

El film resigue el itinerario de una insólita caravana: la que conduce una decidida pionera (Hilary Swank) junto al hombre al que salvó de morir ahorcado (Tommy Lee Jones) para llevar a tres mujeres que se han vuelto locas en el Oeste de vuelta a sus casas. The Homesman evoca muchos de los lugares comunes del género, desde la relación entre una pareja a priori incompatible hasta la presencia de indios, forajidos, salones, comunidades religiosas...

placeholder Director and actor tommy lee jones and cast members pose on the red carpet as they arrive for the screening of the film 'the homesman' in competition at the 67th cannes film festival in cannes

Tommy Lee Jones controla los códigos del género, aunque apuesta por llevar a cabo un film muy comedido sobre la enajenación mental que supuso para las mujeres la épica de la conquista. Además de acabar practicando con la protagonista femenina un mismo proceso de expulsión: el muy interesante personaje que encarna Swank, una aguerrida conquistadora que no encuentra quien quiera casarse con ella, tiene que dejar paso en un momento del film al de Jones, convertido finalmente en el centro de la historia.

Los protagonistas de Le meraviglie, segundo largo de la italiana Alice Rohrwacher, también luchan por no ser expulsados del hogar donde han desarrollado un estilo de vida poco ortodoxo: son una familia que vive apegada al territorio, trabajando como apicultores, lejos de muchas convenciones sociales. Rohrwacher retrata con mucha sensibilidad sus encantos y contradicciones, vistos sobre todo desde el punto de vista de la hermana mayor adolescente. En Le meraviglie se exploran temas como las formas de convivencia alternativas, las dificultades de mantener ciertos estilos de vida y la desnaturalización de las zonas rurales, la relación con la naturaleza o la injerencia de la televisión en la vida de los italianos, en una de las pequeñas y escasas sorpresas que nos depara la selección de este año.

Es la cuarta vez que Jaime Rosales presenta una de sus películas en Cannes. Su ópera prima Las horas del día (2003) y la anterior Sueño y silencio (2012) estuvieron en la Quincena de Realizadores, mientras que La soledad (2007) se presentó en Un Certain Regard. Con Hermosa juventud concursa otra vez en esta sección paralela del festival, lo que lo convierte en el único director español con un largometraje en toda la programación de Cannes 2014. “No lo siento como una responsabilidad, porque aquí cada palo aguanta su vela. De hecho siento la misma angustia que la primera vez. Pero hubiera preferido que Cannes contara con más películas españolas, para ofrecer un panorama más rico a la prensa internacional sobre una cinematografía concreta”, nos confiesa el director antes de la presentación del film.

Cine español
El redactor recomienda