Dalí da la fama al Museo Reina Sofía en 2013
  1. Cultura
las visitas crecen un 24,4%

Dalí da la fama al Museo Reina Sofía en 2013

“Hola, quiero ir a ver la exposición de Dalí en su museo. ¿Cómo debo ir vestido?”. El subdirector general gerente del Museo Nacional Centro de Arte

Foto: Una de las muchas colas que se formaron para ver la exposición de Dalí (EFE)
Una de las muchas colas que se formaron para ver la exposición de Dalí (EFE)

“Hola, quiero ir a ver la exposición de Dalí en su museo. ¿Cómo debo ir vestido?”. El subdirector general gerente del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Michaux Miranda Paniagüa, reconocía en rueda de prensa que durante los meses que estuvo abierta al público la exposición más vista de la historia de los museos españoles, hubo visitantes que llamaban por teléfono y preguntaban cómo acudir vestido. Más allá de la anécdota, el hecho es que “Dalí ha dado a conocer el museo”, concluye el responsable de las finanzas de la institución, que llamaba la atención sobre esta curiosidad para destacar la falta de hábito entre la población española (que supone la mitad de las visitas).

La muestra del genio surrealista ha sido el acontecimiento responsable de una crecida del 24,4% en el número de visitantes: de 2.572.414, en 2012, prevén 3.200.000, en 2013. Dalí ha podido con el efecto Guernica. Manuel Borja-Villel, director del Museo, no es partidario de hacer de Dalí el salvador. Indica que las dedicadas a Cristina Iglesias y a la Fundación Patricia Phelps de Cisneros ya anunciaban un buen año.

También habló de ingresos, y aunque no mencionó las repercusiones económicas del aumento de visitantes (gracias a Dalí), destacó que los recursos propios han crecido de un año para otro de 4.434.384 euros a 8.376.000 euros. Para 2014 vaticinan un incremento a 10.294.520 euros en ingresos propios. Precisamente, el pasado viernes se anunciaron cambios en el Estatuto del Reina Sofía y la institución especificaba que con ellos se pretendebaumentar los ingresos por patrocinio de 945.000 euros a 2.045.000 euros.

En el capítulo cuentas de la participación pública la cosa pinta en drama: de los 41.154.220 euros, del año 2011, el museo pasará a recibir 22.942.150 euros, en 2014. Es decir, las transferencias del Estado han caído con el actual Ejecutivo en un 44,2%. Una notable caída del apoyo político.

Menos dinero público

El cruce de unos ingresos y otros, muestra que el museo tiende a una mayor independencia económica: si en el año 2012 estaba subvencionado al 88%, en 2013 cerrará próximo al 75%. Y para 2014 sus responsables calculan que será un 69%. “Si el museo funciona mejor no es porque haya menos dinero”, adelantó Borja-Villel.

Manuel Borja-Villel ha subrayado como hito en la captación de recursos, la entrada en vigor en abril del Estatuto del Museo, facilitando la captación y gestión de recursos. Además, “ha reforzado al Patronato con más participación de la sociedad civil”. En concreto, siete nuevos patronos que aportan dinero. También la puesta en marcha de la Fundación del Reina Sofía. Sin embargo, no se refirió a otro de los hitos de 2013: la subida de precios y el recorte de horas gratis, que pasó de 6 a 8 euros y casi diez horas menos de entrada libre a la semana (de 23 horas y media a 14 horas).

En el apartado de gastos, la reducción ha sido algo más moderada que los recortes en ayudas públicas: un 26,5% menos desde 2011. También, el museo adquirió obra por valor de 1.388.445 euros (algo más de cincuenta piezas). Recibió más de una veintena de obras como donación, cuyo precio ascendió a 1.015.650 euros.

Pop, Vanguardias, Europa

El plan museográfico de exposiciones para los próximos años destaca con el incremento de alquileres de fondos de la colección del museo a instituciones extranjeras. Aunque los responsables prefieren hablar de “colaboraciones” en vez de “alquileres”, aseguran que en 2014 les reportará unos beneficios de cerca del millón de euros (cifra inferior a los emolumentos que recibirá el Museo Nacional del Prado sólo con una para Australia. Mandarán a Joan Miró de gira por los EEUU (Seattle, Nasher, Denver), entre otras.

Pero sin duda será Richard Hamilton el protagonista de 2014, con una muestra que supone el legado artístico del padre del Pop Art, y que él mismo estuvo trabajando en sus últimos años de vida. “Es la exposición que él quería hacer”, cuenta el director del museo, que descubrirá aspectos poco habituales del artista. Del museo madrileño viajará a la TATE de Londres.

El redactor recomienda