Vocento y Unidad Editorial apuestan por mantener 'ABC' y 'El Mundo' en su fusión
  1. Comunicación
para forjar una oferta complementaria

Vocento y Unidad Editorial apuestan por mantener 'ABC' y 'El Mundo' en su fusión

La fusión entre Vocento y Unidad Editorial quema etapas rumbo a un desenlace todavía incierto. 'ABC' y 'El Mundo', diarios de referencia, podrían sobrevivir.

placeholder Foto: El presidente de Vocento, Rodrigo Echenique, a su llegada a la capilla ardiente de Emilio Botín. (EFE)
El presidente de Vocento, Rodrigo Echenique, a su llegada a la capilla ardiente de Emilio Botín. (EFE)

La fusión entre Vocento y Unidad Editorial, negociada en estos días con inusitado sigilo, quema etapas rumbo a un desenlace todavía incierto. No obstante y según aseguran fuentes conocedoras de los contactos, las partes apuestanen este punto de las conversacionespor que uno de los principales escollos para cerrar la integración, véase el futuro de ABC y El Mundo, se salve manteniendo ambas cabeceras. Eso sí, el planteamiento pasaría por limar aristas editoriales y de target de audiencia de los rotativos, con el fin de ofrecer una oferta lo más complementaria posible.

La cuestión no es baladí y supone un auténtico quebradero de cabeza para los implicados. No en vano, ambos grupos se complementan bien en el resto de negocios. Por ejemplo, Unidad Editorial atesora un diario económico –Expansión– y un deportivo –Marca–, áreas en que Vocento no está presente. Del mismo modo, los regionales del grupo vasco son una adición de valor inestimable para el holding. Sin embargo, ha sido hasta ahora convicción generalizada en el sector que las sinergias de la fusión sólo podrían implementarse con la eliminación de una de las cabeceras generalistas. Se antoja peccata minuta que dichos ahorros queden reducidos a la distribución.

La opción de mantener ambas manchetas, aunque fuera temporalmente, ayudaría a ganar adeptos para la causa general. Sin ir más lejos, parece lógico pensar que las hermanas Luca de Tena –herederas del fundador del ABC, albaceas de su legado y voto bisagra en el consejo de administración de Vocento– pondrían pie en pared ante cualquier iniciativa que implicase la desaparición del rotativo. De hecho y según aseguran estas fuentes, los negociadores en la casa, encabezados por el presidente, Rodrigo Echenique, contarían ya con una hoja de ruta económica que presentar al resto de accionistas del grupo, cosa que podría suceder en los próximos días. Una ofensiva de otoño para sondear con qué apoyos cuentan.

Y es que aliviar las tensiones accionariales en Vocento es clave para evitar que el proceso descarrile. Como publicó El Confidencial, el propietario italiano de Unidad Editorial, RCS Mediagroup, cuenta con atesorar el paquete mayoritario en la ecuación de canje y ser la primera minoría del conglomerado. Por mucho que este porcentaje no alcanzara el 30% –escenario básico para no tener que lanzar una opa–, la suma del mismo con las cuotas del bloque partidario de la fusión –los Castellanos, Bergareche o Urrutia– daría una mayoría de control. El resto de accionistas de Vocento también echa las cuentas y no es fácil que lo aprobara previamente en junta general. Para sacarlo adelante, es ahora cuando toca convencer y, si procede, prometer.

Botín y el establishment

Los últimos movimientos de producen cuando, para muchos, la fusión había perdido momentum. “Desde el punto de vista económico, los números salen muy mal o no salen, sobre todo si no se cierra un periódico –explica recientemente otra fuente próxima a las conversaciones–. Podría entenderse como una operación política, pero aquí surgen otros problemas. En primer lugar, no parece que Moncloa debiera estar muy interesada, con los procesos electorales en marcha, en acelerar una operación cuya primera consecuencia es tener a Pedro J. Ramírez en la trinchera contraria y disparando. Menos ahora que el patio mediático está tranquilo. Por otra parte, es evidente que el inesperado fallecimiento de Emilio Botín le hace mucho dañoa la transacción, en tanto Rodrigo Echenique pierde su principal respaldo. No puede arriesgarse a que no salga”.

En efecto, el presidente de Vocento, exconsejero delegado del Santander y aúnmiembro de su consejo de administración, está llamado a convertirse en uno de los hombres fuertes de Ana Patricia Botín en el nuevo Santander. Sin el paraguas de Emilio Botín, aumenta dramáticamente su nivel de exposición. No hay que olvidar que la entidad financiera ya estáen el punto de mira de muchos sectores, tras canjear deuda por capital y convertirse en accionista del Grupo Prisa. El propio Ramírez apuntaba recientemente al banco y al control que este ejercía sobre los medios de comunicación, tanto desde el punto de vista comercial como accionarial. "¿Quién le controla a él?", arreciaba durante un acto de la Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera (APCE).

“Sin el liderazgo de Botín,la concentración en marcha en los medios de comunicación se queda sin padre espiritual.Claro que su fallecimiento es muy importante para el sector”, exponían sin ambages fuentes de un grupo mediático tras el óbito. En este escenario, para Echenique la operación se presenta comoun one-off. Esto es, si la fusión no sale, puede tener contestación en una casa de por sí proclive al cisma. Desde fuera, siempre parece que la complejidad de aunar tamaña cantidad de intereses –y sensibilidades– juega en contra de una boda en cierta medida contra natura. Eso sí, las estrecheces en que viven hoy los medios de comunicación pueden con todo. O casi.

Unidad Editorial RCS Mediagroup Santander Vocento Pedro J. Ramírez
El redactor recomienda