La muerte de Botín deja sin 'líder espiritual' al nuevo mapa de medios de comunicación
  1. Comunicación
con la boda unedisa-vocento en ciernes

La muerte de Botín deja sin 'líder espiritual' al nuevo mapa de medios de comunicación

“Sin su liderazgo, la concentración en marcha en los medios de comunicación se queda sin su padre espiritual" exponen fuentes de un grupo mediático.

placeholder Foto: Foto de archivo de Emilio Botín (Reuters)
Foto de archivo de Emilio Botín (Reuters)

“Sin su liderazgo, la concentración en marcha en los medios de comunicación se queda sin padre espiritual. Claro que su fallecimiento es muy importante para el sector”, exponen sin ambages fuentes de un grupo mediático tras la repentina muerte ayer de Emilio Botín, presidente del Banco Santander. Y es que en los últimos años, la entidad financiera ha participado directamente en la operación rescate del establishment al Grupo Prisa y, de forma indirecta, no es ajena al proceso de integración que actualmente negocian Vocento y Unidad Editorial para formar el gran grupo mediático del centro-derecha.

No en vano, esa iniciativa está liderada por Rodrigo Echenique, exconsejero delegado del Santander, aún miembro de su consejo de administración y presidente de la editora de ABC. Es él quien mantiene contactos en primera persona para la fusión de Vocento con la editora de El Mundo. Y lo hace con otro ilustre miembro del establishment, véase Borja Prado, presidente de Endesa y responsable en España de Mediobanca, a la sazón accionista del gigante italiano RCS, dueño de Unidad Editorial. Echenique, llamado a convertirse también en uno de los hombres fuerte de Ana Patricia Botín en el nuevo Santander, tendrá que deshacer –al tiempo– el entuerto de los grupos mediáticos.

Su lealtad al banquero fallecido está fuera de toda duda. Baste un botón de muestra. Corría el año 1992 y el juez Moreiras citaba a declarar a Emilio Botín por el caso de las cesiones de crédito. Ante la posibilidad de que se decretase su ingreso en prisión, cuenta la leyenda que un furgón blindado con miles de millones de pesetas estuvo durante horas dando vueltas por la Audiencia Nacional para abonar una eventual fianza. Se trataba de que el financiero no pasara ni un minuto en prisión y Echenique era el consejero delegado de la entidad bancaria. Si cerrar la fusión entre los dos grupos estaba en el interés de Botín, Echenique pondrá toda la carne en el asador para hacer el trabajo.

En este sentido, no podría haber mejor noticia para el núcleo duro de empresarios que conforman el Consejo Empresarial para la Competitividad que un diseño mediático con dos grandes conglomerados de referencia, la nueva Prisa y el bloque Unidad Editorial-Vocento, ambos como pilares del actual sistema. Probablemente, el croquis tampoco disgustaría al Gobierno del PP. En este sentido, el Santander jugaba un papel esencial al haber evitado la quiebra de la editora de El País allá por junio de 2012, cuando accedió a canjear deuda por capital. Con Telefónica y La Caixa, la entidad de la familia Botín es hoy uno de los socios de referencia de la compañía.

Los elogios de Cebrián

Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo de Prisa, escribía ayer un artículo en el que no escatimaba elogios al banquero que acudió en su auxilio. “La figura de Emilio Botín reluce con brillo propio entre quienes han contribuido de forma activa al mejoramiento de la sociedad española, al prestigio de nuestro país en el mundo y al desarrollo de nuestros estándares económicos e intelectuales”, subrayaba en El País. Eso sí, también daba claves importantes sobre el hueco que deja. “Su inesperada desaparición abre no solo interrogantes sobre el futuro del banco (…), sino más que nada acerca del vacío que genera en sectores relevantes del escenario español e internacional”. A buen entendedor...

Por otra parte, el deceso de Botín rompe el tándem que formaba con el presidente de Telefónica, César Alierta, como figuras más representativas del citado Consejo Empresarial, think tank nacido con hilo directo con Moncloa. El capo de la teleco queda ahora solo ante el peligro y especialmente expuesto en cuestiones mediáticas. Y no solo como accionista relevante de Prisa, sino también como comprador de Canal+. “La presencia de HSBC, Santander y La Caixa pone de relieve el permanente apoyo de las instituciones financieras a nuestro grupo”, exponía Cebrián en una de las últimas juntas de accionistas. “Y la incorporación de Telefónica (...) tiene un significado estratégico particular”, remachaba.

El mapa, en todo caso, está por cerrarse. El consejo de administración de Vocento daba el pistoletazo de salida a una posible integración a finales de julio. Como publicó El Confidencial, Echenique planteó entonces, en términos genéricos, la posibilidad de iniciar conversaciones exploratorias para una alianza entre empresas. Una 'exploración' que señalaba sin ambages a la editora de El Mundo, principal candidata para crear el gran grupo de centro-derecha que desde hace años demandan un mercado menguante y unas cifras de negocio cada vez más reducidas. El resto es cuestión de tiempo... y quizás de interés político.

Santander Noticias de Telefónica Noticias del Banco Santander Ana Patricia Botín Noticias del Grupo Prisa
El redactor recomienda