por su 'mano' en el consejo de prisa y vocento

Pedro J. Ramírez denuncia el control del Santander sobre los grandes diarios del país

Pedro J. Ramírez aprovechó ayer para denunciar como el poder político y económico ha utilizado la crisis para poner de rodillas a los periodistas.

Foto: Pedro J. Ramírez, en su despacho. (Enrique Villarino)
Pedro J. Ramírez, en su despacho. (Enrique Villarino)

Fundación Mapfre en el madrileño paseo de Recoletos. La Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera (APCE) entrega sus premios anuales. Y al menos uno de los galardonados se empeña en que la plomiza tarde madrileña no contagie al auditorio. Pedro J. Ramírez, destituido como director de El Mundo el pasado mes de enero, aprovechó ayer la ocasión para denunciar cómo el poder político y económico ha utilizado la crisis para "poner de rodillas a los periodistas". ¿La mejor prueba? Que el primer banco del país "vaya a controlar desde el Consejo de Administración a dos de los tres principales diarios" nacionales, arreció sin ambages.

"¿Quién va a controlar ahora a ese banco?", añadió el periodista, recordando la presión que la entidad financiera en cuestión, véase el Banco Santander, ya ejerce sobre los medios a través de los diferentes acuerdos publicitarios. Ramírez se refería en su alocución a la inminente entrada de la firma de Emilio Botín en el capital de Prisa, a la sazón editora de El País, después de que 2012 accediera al canje de deuda por capital por importe de 100 millones de euros. También al reciente nombramiento de Rodrigo Echenique –consejero del banco y en su día primer ejecutivo de la sociedad– como presidente de Vocento.

"Desgraciadamente, la censura y la autocensura van ganando cada vez más terreno en el sistema de los medios de comunicación", remachó Ramírez, que insistió en vincular su salida con las grandes corporaciones del Ibex, que habrían hecho seguidismo del boicot escenificado por el Ejecutivo y el PP. Y lo habrían hecho de la forma que más duele a las cuentas de los grupos: con un ajuste drástico de la publicidad. Según el periodista, las cifras de facturación publicitaria de la patronal (Aede) lo prueban. "Las grandes empresas bailan el agua al Gobierno y el Gobierno les baila el agua a ellas", resumió.

Fotografía de archivo del exconsejero del Banco Santander Rodrigo Echenique (d). (EFE)
Fotografía de archivo del exconsejero del Banco Santander Rodrigo Echenique (d). (EFE)

Lo explicó incluso más gráficamente al inicio de su intervención, después de que otro de los premiados, el columnista de El Confidencial Roberto Centeno, se quejara del veto mediático que sufre por parte del Gobierno por el tono crítico de sus intervenciones. "Me han cogido la matrícula", dijo el catedrático. "Pues si a Roberto Centeno le han tomado la matrícula, a mí me han tomado el automóvil entero", bromeó el periodista, antes de zanjar que la singularidad de su salida, dentro de la epidemia de cambios que se extiende entre los directores de periódicos, estriba en las injerencias políticas.

Rajoy, "mentiroso"

En esta línea, Ramírez alertó de un elemento novedoso para defender la tesis sobre la ley del silencio que percibe en los medios. Y recordó que en una entrevista mantenida en la Cadena SER por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el pasado 6 de mayo, este aseguró que envió mensajes de apoyo al extesorero del PP Luis Bárcenas porque "no sabía entonces lo que ahora todos sabemos". El problema es que las fechas no concuerdan. El SMS en cuestión data del 18 de enero, mientras que el 16 de ese mismo mes ya se publicó que el dirigente popular tenía varias cuentas en Suiza. 

Cósima Ramírez y su padre Pedro J. (I.C.)
Cósima Ramírez y su padre Pedro J. (I.C.)

"El mentiroso no era el director de El Mundo, sino el que hoy preside el Gobierno", remachó el profesional riojano, para quien resulta sorprendente que ese hecho no haya marcado la campaña electoral. ¿Hasta qué punto afecta esa asfixia política a El Mundo? ¿Es suficiente como para que Ramírez se plantee montar un nuevo diario? "No podría ir contra quienes trabajaron conmigo. Claro que veremos qué pasa con el periódico", aseguró a El Confidencial tras el acto, repitiendo el mantra que le acompaña desde que abandonó la dirección y sin cerrar puerta alguna.

En todo caso, el periodista, acompañado para tan festiva ocasión de su pareja, Agatha Ruiz de la Prada, y de su hija Cósima, debe respetar un lock-up de dos años para percibir la indemnización pactada con los dueños de Unidad Editorial, el gigante italiano RCS Mediagroup. "Devolvería el dinero ahora mismo si alguien convenciera a los accionistas de que me devolvieran al puesto de director", ya advirtió en su momento.  Mientras tanto, sube el tono del discurso y las especulaciones. Tiempo hay.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios