4'

según los nutricionistas

Cinco comidas que no deberías tomar nunca si quieres adelgazar

Si estás a dieta sabrás que es muy frustrante estar haciendo todo bien, comiendo sano y a tus horas, y aun así no perder peso. Esto ocurre porque quizá estás equivocado y estás ingiriendo alimentos que te engordan en vez de hacerte adelgazar. No todas las comidas son iguales, y aunque muchas se disfracen de dietéticas o bajas en calorías, en realidad son malas para tu figura o, al menos, no son buenas.

A continuación, tienes cinco que no deberías comer si estás tratando de perder peso, reveladas por tres expertos en nutrición del portal 'Health'.

1) Alimentos con emulsionantes

Muchos alimentos procesados, como los helados, la mayonesa, la margarina, el chocolate, los productos de panadería o las salchichas contienen emulsionantes, que son sustancias químicas que mezclan ingredientes de forma poco natural, como por ejemplo, aceite y agua. Los emulsionantes también hacen que la comida se vea atractiva, la mantienen fresca y en su forma. Puede que estos compuestos parezcan inofensivos, pero un estudio en ratones descubrió que el consumo de estos productos químicos puede afectar al cuerpo alterando las bacterias intestinales, desencadenando la inflamación y aumentando el riesgo de obesidad y enfermedades del corazón.

Muchos alimentos procesados contienen emulsionantes, que son sustancias químicas que mezclan ingredientes de forma poco natural

Revisa las etiquetas cuidadosamente para ver si la comida que estás consumiendo contiene emulsionantes. Los más comunes son: lecitinas, mono y diglicéridos, poliglicerol, éster de sorbitán, éster de PG y éster de azúcar.

En su lugar, y siempre que sea posible, opta por alimentos no procesados ​​como frutas y verduras frescas, huevos, legumbres, nueces y semillas.

2) Alimentos con GMS

El glutamato monosódico (GMS) es un potenciador de sabor altamente adictivo comúnmente utilizado en la comida rápida, comida china para llevar, fideos ramen, alimentos enlatados, carnes procesadas...

El consumo regular de alimentos cargados de GMS está relacionado con el aumento de peso, así como con muchos otros problemas de salud. Un estudio realizado entre​ 750 hombres y mujeres chinos descubrió que aquellos que consumían este compuesto tenían casi tres veces más probabilidades de tener sobrepeso que aquellos que no. Además, el aumento en el riesgo de obesidad era independiente de la actividad física y el total de calorías consumidas.

El consumo regular de glutamato monosódico está relacionado con el aumento de peso, así como con muchos otros problemas de salud

Otras afecciones relacionadas con el glutamato monosódico incluyen fibromialgia, toxicidad hepática, niveles altos de azúcar en la sangre, asma, colesterol alto, presión arterial alta, trastornos cerebrales neurológicos, trastornos digestivos y síndrome metabólico, entre otros.

En su lugar, busca alimentos que estén mínimamente procesados ​​y sazonados con especias simples. Aún mejor, condimenta tus comidas con chile o pimienta para un impulso metabólico adicional.

3) Edulcorantes artificiales

Muchas personas usan sustitutos del azúcar sin calorías como una herramienta para perder peso, pero estos edulcorantes en realidad pueden tener el efecto opuesto. En un estudio con ratones se descubrió que aquellos que fueron alimentados con edulcorantes artificiales, como sacarina, sucralosa o aspartamo, desarrollaron intolerancia a la glucosa, una condición metabólica asociada con la obesidad y la diabetes tipo 2. Los edulcorantes artificiales alteraron los microbiomas intestinales de los animales hacia un equilibrio de bacterias asociadas con enfermedades metabólicas.

Ojo, consumir demasiada azúcar tampoco es bueno para ti. Lo suyo es que satisfagas tus antojos de dulce de la manera natural con frutas enteras, canela, mantequillas de nueces...

4) Carbohidratos refinados

Seguir una dieta rica en carbohidratos refinados (pasta, pan, dulces) causará un aumento en el azúcar en la sangre, lo que hará que el páncreas produzca insulina para ayudar a eliminar el azúcar de la sangre. Eso se traduce en que tu cuerpo digiera y absorba los alimentos con mayor rapidez, lo que puede causar bloqueos de energía más adelante y dañar tu metabolismo a largo plazo.

En su lugar, busca carbohidratos complejos que consistan en granos integrales y vegetales, como la quinoa.

5) Productos bajos en grasa

Tendemos a suponer que los alimentos etiquetados como "bajos en grasa" son buenos para perder peso, lo que en teoría tiene sentido, dado que gramo por gramo, la grasa tiene el doble de calorías que las proteínas y los carbohidratos. Pero en un estudio publicado en la revista 'Appetite', los investigadores analizaron la información nutricional de casi 6.000 alimentos en Canadá y descubrieron que, en general, los productos con propiedades bajas en grasa no eran significativamente más bajos en calorías que sus equivalentes de grasa total. Además, los bajos en grasa pueden incluso llevar a las personas a consumir calorías adicionales.

Muchas personas usan sustitutos del azúcar sin calorías como una herramienta para perder peso, pero estos edulcorantes tienen el efecto opuesto

En lugar de evitar la grasa, acelera tu metabolismo con el consumo de grasas buenas, como las omega-3, que se encuentran en el salmón, el atún, la caballa y otros peces de agua fría.

4 comentarios

Hoy en portada