Running: ¿Tienes en cuenta todos los factores que dañan tu piel cuando corres?
las lesiones más comunes en la dermis

¿Tienes en cuenta todos los factores que dañan tu piel cuando corres?

A pesar de todos sus beneficios, debemos tener ciertos cuidados antes de salir a correr para que nuestra piel no sufra. Desde protectores solares hasta ropa transpirable

Foto:

El 'running' es un tipo de ejercicio aeróbico que aporta beneficios físicos y mentales. Sin embargo, puede tener también consecuencias negativas para la piel si no la preparamos de manera adecuada. Los traumatismos repetitivos, infecciones y la exposición a condiciones atmosféricas adversas dan lugar a algunas enfermedades cutáneas, por lo que es importante tomar una serie de precauciones antes y durante cada carrera.

Uno de los problemas que afectan al corredor es la radiación solar, principal causa de melanoma y de cáncer de piel, que se pueden producir por exposiciones prolongadas o de corta duración. Hay que tener en cuenta, además, que mientras corremos la sudoración disminuye prácticamente a la mitad la dosis de radiación ultravioleta B necesaria para provocar una quemadura.

La Academia Española de Dermatología y Venereología alerta sobre la importancia de proteger la piel y hacer un buen uso de la fotoprotección. Esto consiste en emplear ropa protectora, gorra (para salvaguardar el cuero cabelludo) y cremas solares. El factor de protección es muy importante, aunque varía en función del tipo de piel y del tiempo que se va a estar bajo el sol. Por ello, es aconsejable visitar al dermatólogo especialista para que indique el fotoprotector adecuado. También es importante recordar que el cosmético se debe renovar con frecuencia durante el ejercicio y es conveniente hacer uso de la nutricosmética solar, ya que aporta una protección adicional.

Los 'runners' están expuestos también a las lesiones derivadas del calor o del frío, dependiendo de la estación del año en la que realizan el deporte. La duración del ejercicio en ambientes cálidos se puede prolongar de manera segura si el corredor bebe agua 60 minutos antes y durante del ejercicio, en cantidad por lo menos equivalente a la pérdida con la sudoración.

A la hora de tener en cuenta la equipación para correr y asegurar el adecuado enfriamiento de la piel, se aconseja usar ropa con alta permeabilidad al agua. Las camisetas con manga corta son adecuadas, ya que se ha demostrado que el enfriamiento provocado por la evaporación del sudor es más eficaz en el antebrazo que en la parte superior del tronco. En cambio, rociarse con agua durante el ejercicio disminuye solo la temperatura de la piel, pero no la temperatura en el interior del cuerpo, por lo que no previene las lesiones por calor.

Durante el invierno, los corredores sufren con frecuencia congelación, especialmente de las manos, pies y cara. Para prevenir estas lesiones, hay que mantener la ropa seca, realizar cambios frecuentes de calcetines y hacer descansos en un ambiente cálido.

Los pies son una de las partes del cuerpo que más sufren. La constante fricción durante el ejercicio puede causar necrosis de la epidermis y aparición de ampollas, una condición bastante frecuente que aumenta con la humedad, el calor y la maceración de la piel. Para prevenirlas, es muy importante utilizar un calzado adecuado, especialmente con malla en la puntera (ayuda a mantener el pie seco, lo que disminuye el roce), plantillas de neopreno de celda cerrada o calcetines de tejido apropiado (acrílico, poliéster fino combinado con capa gruesa de lana o polipropileno). También se puede espolvorear los pies con polvos de talco o antiperspirantes a base de sales de aluminio que ofrecen buenos resultados, aunque pueden aumentar el riesgo de irritación de la piel y la dermatitis de contacto.

Además, un calzado adecuado previene también las lesiones en las uñas que se manifiestan como el hematoma, líneas blancas transversales o incluso desprendimiento periódico. Las infecciones fúngicas son frecuentes entre los corredores y su riesgo aumenta con la edad. Debido a que hay portadores asintomáticos de hongos, se recomienda el uso periódico de agentes antifúngicos de manera profiláctica.

La parte interna del muslo, tobillos, axilas y pezones son las zonas corporales más vulnerables a rozaduras durante entrenamientos de muchos kilómetros. Los especialistas recomiendan aplicar vaselina en estas áreas, ya que actúa como lubricante y evita que el roce de la piel pueda producir heridas. También aconsejan hacer uso de esparadrapo y tiritas para evitar dolor, hinchazón, erosión o engrosamiento de los pezones.

[Artículo escrito por la doctora Karyna Dryk, médica-especialista en Dermatología deportiva del servicio de Dermatología de Quirónsalud Valencia]

Running
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios