Es noticia
Menú
La 'amenaza' del mosquito tigre: por qué ahora nos molestan más las picaduras
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

La 'amenaza' del mosquito tigre: por qué ahora nos molestan más las picaduras

No es solo cuestión del verano, sino también de las nuevas especies que han llegado a nuestro país. Ronchas, inflamación y picor son las reacciones más habituales (y molestas)

Foto: Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

El verano significa sol, calor, vacaciones, playa, reuniones con amigos… Pero también la aparición de otros acompañantes mucho más molestos: los mosquitos. Durante esta época del año, el incremento del calor y de la humedad favorece la presencia de un gran número de insectos dispuestos a picarnos.

Además, en los últimos años, los alergólogos han comprobado cómo han ido aumentando de forma espectacular las consultas sobre picaduras de mosquitos, así como las reacciones a las mismas. El doctor John García Loria, especialista en Alergología del Centro Médico Quirónsalud Valle del Henares, analiza a qué puede deberse esta situación.

Foto: Foto: Unsplash.

Según explica, parece que, últimamente, las picaduras de los mosquitos son más grandes, más dolorosas y, en lugar de producirse únicamente durante la noche, también nos pican durante el día. “Esto se debe a que, desde hace unos años, ha entrado en nuestro país una nueva especie de mosquito, el mosquito tigre, llamado así por su mayor tamaño y por las rayas blancas que tiene en su cuerpo. Este mosquito es más activo, pica a cualquier hora del día y su picadura puede atravesar la ropa que llevamos. Además, al rascarnos, con frecuencia producimos una infección en la zona que puede llegar a formar ampollas e incluso a ulcerarse, lo que hace más complicada su resolución”.

En algunos casos, la reacción de nuestra piel ante este tipo de picadura puede hacernos pensar que tenemos algún tipo de alergia. “En realidad, las reacciones secundarias a las picaduras de mosquitos son fundamentalmente reacciones locales aumentadas, y se deben al efecto irritante directo de la saliva del mosquito, o bien a sobreinfecciones producidas por bacterias u otros contaminantes presentes en su trompa”.

Hay que tener en cuenta que, a diferencia de las picaduras de avispas o abejas, las de mosquito no son peligrosas. Pueden ser muy molestas y espectaculares, pero no ponen en riesgo la vida. “El hecho de tener reacciones locales intensas con picaduras de mosquito no supone ningún riesgo, como sí puede suceder con reacciones a las picaduras de otros insectos, como las abejas o avispas. Estas inoculan un veneno para generar un daño en la víctima, compuesto por proteínas muy diferentes estructuralmente y sin ningún tipo de relación con los contaminantes o la saliva de los mosquitos. Los mosquitos pican para alimentarse, los himenópteros [avispas/abejas] lo hacen para defenderse”.

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

El especialista continúa: “La reacción más inmediata suele consistir en un enrojecimiento de la zona a los pocos minutos de la picadura, para dar paso en unas horas a una roncha que pica mucho y que puede llegar a durar varios días. La reacción tardía, menos frecuente, consiste en una inflamación muy importante de la zona. Nos encontramos con que, a veces, incluso puede llegar a afectar a la articulación cercana a la picadura, con dolor y dificultad para mover dicha articulación (por ejemplo, la mano o el pie)”. En cuanto a la aparición de ampollas y úlceras con heridas, suele ser debida a una sobreinfección, muchas veces secundaria al rascado, y puede acompañarse de dolor.

Por otro lado, en lo relativo al tratamiento de las picaduras de mosquitos, “en el caso de una reacción leve localizada en la zona de la picadura [roncha], es suficiente con la aplicación de frío local durante 15-20 minutos, 4-5 veces al día. Es sin duda la medida más efectiva. Además, se puede llevar un antihistamínico para el picor, como la desloratadina o la cetirizina”.

Si existe sobreinfección de la zona por rascado (ampollas, heridas), es posible que necesitemos antibiótico tópico o incluso oral, por lo que será recomendable la valoración por un alergólogo o médico de familia. Y si a la inflamación se le suman signos de afectación general como mareo, quebrantamiento del estado general, dolores articulares o fiebre, “debe acudir a un centro médico en no más de 24 horas, para evitar que la infección se generalice”.

Y, en lo que se refiere a la prevención, aunque existen muchas medidas que nos pueden ayudar, no hay ninguna cuya eficacia sea del 100%. Entre las más aceptadas, están:

  • Vestir con ropa de colores claros y que tape brazos y piernas.
  • Evitar los lugares donde proliferan (sitios húmedos y calurosos).
  • Instalar mosquiteros de rejilla en las ventanas.
  • Utilizar insecticidas y repelentes de mosquitos.
placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

¿Qué producto es mejor?

  • Insecticidas en espray: son los más utilizados en las casas. Producen la parálisis y muerte rápida del insecto, siendo inofensivos para los humanos y resto de mamíferos. “Su inconveniente es que solo actúan durante unos segundos, por lo que la habitación se debe mantener protegida para que no entren más insectos”.
  • Vaporizadores o difusores: son dispositivos que se conectan a un enchufe y difunden de forma continua el repelente. “Son la mejor solución para evitar los mosquitos durante la noche”, explica el especialista. Lo idóneo es enchufarlo media hora antes de acostarse y mantener la puerta o ventana abierta. Si se tiene que dormir con todo cerrado, debe desenchufarlo al acostarse.
  • Repelentes: son sustancias químicas que funcionan de forma diferente a los insecticidas, ya que no matan los mosquitos, “sino que interfieren con sus receptores, impidiéndoles que puedan olernos y picarnos. El más utilizado es el DEET, aunque también existen productos naturales como la citronella y el eucalipto. Una aplicación puede durar unas tres horas. Su inconveniente es que solo funciona en las distancias cortas. Son los más indicados para utilizar en el exterior”.
  • Finalmente, a los niños muy pequeños es mejor protegerlos con mosquiteros de tul antes que aplicarles este tipo de repelentes químicos.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Centro Médico Quirónsalud Valle del Henares.

El verano significa sol, calor, vacaciones, playa, reuniones con amigos… Pero también la aparición de otros acompañantes mucho más molestos: los mosquitos. Durante esta época del año, el incremento del calor y de la humedad favorece la presencia de un gran número de insectos dispuestos a picarnos.

Mosquitos ECBrands Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda