Es noticia
Menú
¿Vamos a tener un nuevo 'verano del amor' después de la pandemia?
  1. Alma, Corazón, Vida
la calma después de la tormenta

¿Vamos a tener un nuevo 'verano del amor' después de la pandemia?

Con la esperanza en el horizonte, puesta en las vacunas, ¿nos preparamos para una época de desenfreno sexual tras pasar tanto tiempo con poco contacto entre unos y otros?

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Aunque las profecías, en general, no suelen cumplirse, y la pandemia nos lo ha dejado bastante claro, es cierto que son inevitables porque nos gusta fingir que controlamos el devenir de las cosas. Muchas voces se han alzado en los últimos tiempos aventurándose a decir que quizá, tras las restricciones, el miedo y los estados de alarma, nos dirigimos hacia otros 'felices años 20' en los que disfrutaremos de una fiesta continua como lo hicieron nuestros antepasados acabada la Primera Guerra Mundial.

Muchas otras voces también han querido pronosticar cómo nos comportaremos en el plano amoroso y sexual una vez terminado el obligatorio aislamiento social. El año pasado, algunos medios registraron que en los sitios web de citas comenzaba a ponerse de moda el mostrar los test de anticuerpos del coronavirus, como un valor añadido de atractivo sexual. Al fin y al cabo, nuestra relación con los demás ha cambiado, y las parejas no son la excepción.

El año pasado se puso de moda en los sitios de citas mostrar los test de anticuerpos del coronavirus, como un valor añadido de atractivo sexual (y seguridad)

Pero, con la esperanza en el horizonte, puesta en las vacunas, ¿y si nos preparamos para un 'verano del amor'? La expresión original o primigenia se refiere a la concentración que tuvo lugar en el 67 en San Francisco, un momento en que el movimiento hippie estaba en su máximo apogeo, así como la particular visión de la vida, el amor y el sexo de esta tribu urbana.

Un verano del amor 2.0, al igual que unos locos años 20 2.0, serían una regresión a este estilo de vida tras un suceso traumático. Según informa 'BBC', han comenzado a proliferar los anuncios en los que las empresas usan imágenes de lujuria desenfrenada para lanzar productos y enmarcar los próximos meses como una 'temporada de sexo'. Por ejemplo, la marca de moda holandesa Suitsupply aseguró que "se acerca la nueva normalidad" con un anuncio de cuerpos desnudos literalmente enredados entre sí. Y no es la única, la italiana Diesel ha hecho una campaña de parejas besándose apasionadamente.

Cuando nos enfrentamos a nuestra propia mortalidad tendemos a convertirnos en seres más dados a correr riesgos pues queremos aprovechar al máximo nuestras vidas

Pero mejor que los anuncios, la muestra de ello está en el propio comportamiento del consumidor: las ventas de condones aumentaron un 23% en abril en Estados Unidos, y los fabricantes de Durex también han asegurado registrar aumentos en las ventas del mismo mes, atribuyendo estos picos al levantamiento de las restricciones. Algunos psicólogos señalan que es posible que las tasas de sexo (especialmente del sexo casual) aumenten este verano. ¿La explicación? El trauma colectivo.

Foto: Fuente: iStock

No es descabellado, al fin y al cabo suele decirse que la gente tiende a tener relaciones sexuales después de los funerales, quizá como una manera de enfrentarse a la muerte trayendo una vida al mundo y, convirtiéndose con ello de alguna manera, en seres eternos, dejando su semilla para siempre aquí. Y no se puede dudar que con el coronavirus nos hemos tenido que enfrentar a la muerte de manera constante. Cuando nos enfrentamos a nuestra propia mortalidad, aseguran los psicólogos que tendemos a convertirnos en seres más dados a correr riesgos pues queremos aprovechar al máximo nuestras vidas. Por ello mismo, tras la pérdida de una generación en las trincheras durante la Gran Guerra, los que quedaron exprimieron la vida durante una década de desenfreno.

Las ventas de condones aumentaron un 23% en abril en Estados Unidos

Por supuesto, no todo el mundo se comportará de la misma manera. La mayoría de la gente no vive en una burbuja de libertinaje, y muchos se muestran reticentes todavía a irse a la cama con un extraño tras un año y medio de pandemia. Lo único claro es que la gente está deseando socializar y quizá, en lugar de hablar sobre la actividad sexual a corto plazo, deberíamos hacerlo sobre cómo la pandemia ha afectado la forma en que construimos relaciones, pero a largo plazo.

Aunque las profecías, en general, no suelen cumplirse, y la pandemia nos lo ha dejado bastante claro, es cierto que son inevitables porque nos gusta fingir que controlamos el devenir de las cosas. Muchas voces se han alzado en los últimos tiempos aventurándose a decir que quizá, tras las restricciones, el miedo y los estados de alarma, nos dirigimos hacia otros 'felices años 20' en los que disfrutaremos de una fiesta continua como lo hicieron nuestros antepasados acabada la Primera Guerra Mundial.

El redactor recomienda