Andropausia: cómo identificar un déficit de testosterona nocivo para la salud
  1. Alma, Corazón, Vida
salud sin mitos

Andropausia: cómo identificar un déficit de testosterona nocivo para la salud

Los niveles de testosterona en los hombres disminuyen a partir de los 40 años. Cuando lo hacen por debajo del límite, puede suponer un perjuicio en la calidad de vida

placeholder Foto:

Más allá del vello facial y corporal o la diferencia en la masa muscular, la testosterona masculina es la responsable de la regulación de la glucemia, el colesterol en sangre, la salud ósea o la libido. Conforme pasan los años, la andropausia o disminución de los niveles de esta hormona debido al envejecimiento provoca que se pierda apetito sexual y se tengan menos erecciones. Esta bajada comienza alrededor de los 40 años y avanza a un ritmo de un nivel del 1% anual. "Si esas cifras caen por debajo de los niveles considerados como normales (400-700 nanogramos por decilitro), supondrán un perjuicio para la salud y esto afectará a la calidad de vida de la persona", explica el Dr. François Peinado, jefe del Servicio de Urología del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo.

¿Cómo saber entonces identificar que nos encontramos ante un déficit nocivo de esta hormona? "Los síntomas suelen ser bastante difusos y muchos hombres no los mencionan en la consulta, lo que produce que haya muchos menos casos de los que tenemos diagnosticados", continúa el doctor Peinado. Generalmente, los pacientes acuden a la consulta del especialista porque se dan cuenta de que han perdido el deseo sexual o se encuentran decaídos anímicamente. Esta sintomatología se asocia en numerosas ocasiones a problemas de disfunción eréctil, pérdida de energía o disminución de la fuerza.

Foto:

Sin embargo, existen otras señales que pueden sugerir una bajada de los niveles de testosterona de manera más precisa. Entre ellos, el dolor de mamas o el crecimiento de estas, la disminución del tamaño de los testículos, la pérdida de vello corporal, tener que afeitarse menos a menudo e, incluso, la presencia de sofocos. "Además, estos bajos niveles de testosterona tienen relación con la producción de células rojas sanguíneas, pudiendo llegar a causar anemia, depresión y dificultades de concentración", apunta el especialista. También pueden darse una menor producción de semen, pérdida de masa muscular, insomnio o pérdida de memoria. La calvicie, por su parte, no forma parte de estos. En palabras de Peinado, "es uno de los mitos que hay que desterrar: la calvicie viene determinada por factores genéticos".

Obesidad y alcohol, entre las causas

En lo referente a las causas que originan este déficit hormonal, el doctor explica que "la obesidad es uno de los principales causantes de tener bajos niveles de esta hormona e incrementa los riesgos de tener hipogonadismo [andropausia]. Dado que el envejecimiento se acompaña en muchos casos de obesidad, esos dos factores se suman para producir esta situación".

Asimismo, se ha demostrado que la ingesta de alcohol afecta a los testículos, el lugar de producción de la testosterona, y parece que también afecta a la producción de las hormonas relacionadas con la función sexual y la fertilidad. "La atrofia testicular es característica de bajos niveles de testosterona en hombres alcohólicos con afectación hepática", explica el Dr. Peinado. "Además, el aumento de mamas o ginecomastia es típico de grandes bebedores, porque el alcohol puede intervenir en la conversión de la testosterona en estrógenos, que son las hormonas femeninas".

El tratamiento consiste en suplementar la hormona a través de geles transdérmicos o inyecciones intramusculares para aumentar la testosterona

El diagnóstico del déficit de esta hormona se realiza a través de un análisis de sangre en ayunas, preferiblemente antes de las 11 de la mañana, porque esta hormona experimenta variaciones en sus niveles en sangre a lo largo del día. Realmente, la parte activa de la testosterona es su fracción libre, que es la que ejerce la acción en el organismo.

El tratamiento consiste en suplementar la hormona a través de geles transdérmicos o inyecciones intramusculares con el objetivo de aumentar los niveles de testosterona a rangos medios-normales. "Por lo general, los niveles de testosterona total por debajo de 300 ng/dl ya son bajos", aclara el doctor François Peinado. Este procedimiento no solo producirá un cambio en el deseo sexual, también mejorará la capacidad de pensamiento o la energía y, con ello, el humor. Asimismo, se evidenciarán mejoras en la masa muscular y la osteoporosis. Finalmente, es importante subrayar que el tratamiento con testosterona exige siempre un control médico con repetición de análisis de sangre para ver cómo evoluciona el PSA (antígeno prostático específico), las cifras de hemoglobina, entre otros parámetros.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo.

Quirónsalud ECBrands Brands Salud Testosterona
El redactor recomienda