¿Comes mucho pescado? Ten cuidado: así puede afectar a tu salud
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD Y GASTRONOMÍA

¿Comes mucho pescado? Ten cuidado: así puede afectar a tu salud

Este alimento, rico en ácidos grasos omega-3, también supone un riesgo si se consume en exceso para mujeres embarazadas debido a su alto volumen de compuestos químicos

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

¿Carne o pescado? Si pensamos en la salud hay un claro ganador: los alimentos extraídos del fondo del mar contienen menos materia grasa que la carne que obtenemos de las terneras o los cerdos, por lo que seguramente sea la mejor elección si pensamos en llevar una dieta sana o adelgazar. Sin embargo, ¿es tan saludable como parece o cómo lo pintan?

El pescado contiene múltiples elementos que pueden ser nocivos para la salud. El más famoso de ellos es el anisakis, un parásito que se encuentra en todos aquellos productos que no han sido previamente congelados y que puede ocasionar graves daños en el tubo digestivo. Pero también, una vez congelados y posteriormente cocinados, podemos encontrar mercurio y otros contaminantes entre su carne. De ahí que a muchas mujeres embarazadas se les recomiende que limiten su consumo.

Una forma de evitar la ingesta de mercurio sin tener que dejar de ingerir omega-3 es tomar suplementos de aceite de pescado

En las últimas décadas, el nivel de metales encontrados en este tipo de alimentos ha aumentado como consecuencia directa de la contaminación de nuestros mares, ríos y oceános. Uno de ellos son los bifenilos policlorados (PCB), productos químicos industriales que a pesar de ser prohibidos en los años 80 todavía permanecen en nuestro suelo y agua. Y sí, también en los peces que comemos. Estos se han asociado con una gran variedad de efectos negativos en la salud, relativos sobre todo al sistema inmune o al cerebro, como explica la periodista Jessica Brown en un interesante artículo de la 'BBC'.

¿Mejor de cultivo?

¿Posibles soluciones? Johnathan Napier, director de ciencia de la Universidad de Hertfordshire, asegura que las especies de cultivo humano son más seguras que las de origen marino. "Es probable que la acumulación de compuestos tóxicos sea más severa en las especies silvestres que se pescan para el consumo humano que las que encontramos en piscifactorías", asegura. Sin embargo, no siempre se cumple esta norma, y dependiendo de la estación del año en la que estemos, el contenido de PCB fluctúa.

Los ecosistemas marinos son un vergel de omega-3, ya que los peces se alimentan de plancton y son a su vez devorados por otros peces más grandes

Hay que precisar que la acuicultura, es decir, la crianza de especies acuáticas, también supone un perjuicio para el ecosistema marino, fomentando la contaminación de oceános con los desechos que genera y también como caldo de cultivo de nuevas enfermedades que pueden extenderse en todo el medio natural. ¿Cuáles son los pescados que más altos niveles de PCB pueden contener? Los más grasos, como el samón o la sardina, así como también algunos menos grasientos como el cangrejo o la lubina.

Beneficios del omega-3

¿Qué pasa con los pescados ricos en ácidos grasos omega-3, tan sanos y recomendables en toda buena dieta que se precie? Alimentos como el salmón, el atún, las sardinas, las anchoas o la caballa se han relacionado con un menor riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular. Además, contienen ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), los cuales desempeñan una gran cantidad de funciones importantes en el metabolismo humano. Ambos contribuyen a reducir la inflamación en el cuerpo, lo que reduce el riesgo de padecer enfemerdades cardíacas, cáncer o diabetes. "Una persona que consume más EPA y DHA tiene un menor riesgo de desarrollar estas afecciones y morir a causa de ellas", corrobora Philip Calder, director de salud de la Universidad de Southampton.

Foto: Foto: iStock.

Una forma de evitar la ingesta de mercurio sin tener que dejar de ingerir omega-3 es tomar suplementos de aceite de pescado. Pero una investigación realizada de forma reciente por la OMS avisa que estos no tienen el mismo efecto que si lo ingerimos directamente del producto. "Nuestros cuerpos están adaptados para metabolizar alimentos de forma integral, no solo una pequeña porción de nutrientes", asegura Napier.

Otra de las variables que hace que sea más o menos sano es la forma en la que se crían los peces. Los ecosistemas marinos son un vergel de omega-3, ya que los peces se alimentan de plancton y son a su vez devorados por otros peces más grandes, de tal forma que se produce una cadena de esta sustancia que va aumentando en cantidad según el tamaño del pez. En una piscifactoría, sin embargo, los miles de peces que puede haber comen lo que les da el piscicultor. Por ello, como conclusión, lo mejor es apostar por un consumo moderado y no excesivo.

Adelgazar Mares OMS
El redactor recomienda