El riesgo de demencia aumenta un 55% si realizas un trabajo físico duro
  1. Alma, Corazón, Vida
ACTIVIDAD FISICA NO RECOMENDABLE

El riesgo de demencia aumenta un 55% si realizas un trabajo físico duro

Se debería diferenciar entre la actividad física en el tiempo libre y la actividad física en el trabajo: tienen efectos opuestos

placeholder Foto: Un albañil trabaja en una obra en Valladolid. Foto: EFE Nacho Gallego.
Un albañil trabaja en una obra en Valladolid. Foto: EFE Nacho Gallego.

Un estudio de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) señala que las personas que hacen un trabajo físico duro tienen un riesgo un 55% mayor de desarrollar demencia que aquellos que hacen un trabajo sedentario.

Hasta la fecha, la opinión generalizada ha sido que la actividad física normalmente reduce el riesgo de demencia y que el trabajo físico duro podía afectar principalmente a los músculos y las articulaciones.

Foto: Foto: iStock.

Sin embargo, en este caso de la demencia el tipo de actividad física es vital, según sostiene la profesora asociada Kirsten Nabe-Nielsen del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague.

"Buena" y "mala" actividad física

"Es algo que otros estudios han tratado de probar, pero el nuestro es el primero en conectar las dos cosas de manera convincente", explica Nabe-Nielsen en declaraciones recogidas por Neuroscience News.

El trabajo físico duro puede tener un efecto negativo en la circulación de la sangre del corazón y, por lo tanto, también en el suministro de sangre al cerebro

"Por ejemplo, la guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la prevención de la demencia y las enfermedades en general menciona la actividad física como un factor importante. Pero nuestro estudio sugiere que debe ser una "buena" forma de actividad física, lo que el trabajo físico duro no es”, afirma la científica danesa.

"Por lo tanto, los guías de las autoridades sanitarias deberían diferenciar entre la actividad física en el tiempo libre y la actividad física en el trabajo, ya que hay razones para creer que ambas formas de actividad física tienen efectos opuestos", apunta la autora del estudio, publicado en la revista científica 'Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports'

placeholder Una persona con demencia. Foto: EFE  Carlos García
Una persona con demencia. Foto: EFE Carlos García

El estudio se ha basado en los datos de 4.721 hombres daneses, que en la década de los 70 informaron sobre el tipo de trabajo que realizaban diariamente.

A lo largo de los años, los investigadores han estado recopilando datos de salud sobre estos hombres, incluyendo datos sobre el desarrollo de condiciones de demencia.

La prevención, vital

Según Nabe-Nielsen, estudios anteriores ya han sugerido que el trabajo físico duro puede tener un efecto negativo en la circulación de la sangre del corazón y, por lo tanto, también en el suministro de sangre al cerebro.

"Las personas que realizan trabajos manuales necesitan tomar medidas preventivas fortaleciendo la capacidad del cuerpo mediante, por ejemplo, el ejercicio y el entrenamiento de fuerza"

Esto puede conducir, por ejemplo, al desarrollo de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial, los coágulos de sangre en el corazón, los calambres cardíacos y la insuficiencia cardíaca.

Foto: Un grupo de ancianos jugando al ajedrez. Foto: Pixabay

Los autores esperan que su hallazgo contribuya a poner de relieve la importancia de la prevención, ya que los cambios en el cerebro comienzan mucho antes de que la persona abandone el mercado laboral.

"Las personas que realizan trabajos manuales necesitan tomar medidas preventivas fortaleciendo la capacidad del cuerpo mediante, por ejemplo, el ejercicio y el entrenamiento de fuerza", concluyen los autores.

Empleo Trabajo Demencia Enfermedades cardiovasculares Cerebro Ejercicio físico
El redactor recomienda