SALUD SIN MITOS

PCR, prueba serológica y test rápido: diferencias y fiabilidad de cada una

La prueba PCR determina si existe o no presencia del virus, no la cantidad de virus que posee el paciente. La búsqueda de anticuerpos, sin embargo, tiene una sensibilidad del 90%

Foto:

De cara a la vuelta a la normalidad, una de las medidas que se están implantando y que más demanda la sociedad son los test de detección del covid-19 para saber si estamos infectados o lo hemos estado. Sin embargo, hay varias pruebas y existe cierto grado de confusión sobre para qué sirve exactamente cada una y la información que nos van a ofrecer.

Daniel Carnevali, jefe del servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, explica que hay tres modos de diagnosticar el SARS-CoV-2 (virus causante de la enfermedad covid-19). “El primero es la presencia de partículas virales a través de una prueba PCR (reacción de cadena de polimerasa). Esta prueba detecta la presencia de ARN del virus en las muestras respiratorias que deben ser tomadas en la zona posterior de la faringe”. Si la prueba es positiva (detecta ARN viral), entendemos que existe multiplicación viral. “Esta prueba nos confirma la existencia de una infección activa y que el individuo es capaz de contagiar a otros”. Hasta que la PCR no es negativa, se considera que el individuo es potencialmente contagioso.

La prueba PCR determina si existe o no presencia del virus, no la cantidad de virus que posee el paciente, lo que se denomina carga viral. La prueba de carga viral, por ahora, solo se puede determinar en centros de investigación, pero no en la clínica.

En algunas personas infectadas, la PCR puede ser positiva durante mucho tiempo, aunque lo habitual es que negativice en unas semanas, siendo más prolongado en casos de enfermedad más grave. Algunas personas ya curadas pueden mostrar PCR positivos persistentes sin que haya virus completo, sino fragmentos. “A efectos de prevención, se debería considerar contagioso todo aquel que tenga una PCR positiva, puesto que no es fácil discriminar entra una u otra situación”, subraya el especialista.

La segunda forma de diagnóstico es la búsqueda y cuantificación de anticuerpos frente al virus, que se realiza en una muestra de sangre. Nuestro cuerpo posee un sistema defensivo frente a infecciones de cualquier tipo, llamado sistema inmune. Este sistema tiene una forma de detección de agentes externos y generación de anticuerpos que se denominan inmunoglobulinas. "Son proteínas que reconocen, captan y bloquean los virus para que las células del sistema inmune (linfocitos) puedan reconocerlos y eliminarlos", explica el Dr. Carnevali. "Se estima que más del 90% de las personas que han tenido el virus desarrolla una respuesta de anticuerpos", añade. La sensibilidad de estas pruebas es aproximadamente de un 90% (10 de cada 100 personas con anticuerpos muestran la prueba negativa).

Existen cinco tipos de inmunoglobulinas: IgA, IgM, IgG (con varios subtipos), IgE (relacionada con las alergias) y la IgD. “En caso de infección, nos interesan dos tipos de inmunoglobulinas: la IgG y la IgM. Las inmunoglobulinas no determinan la presencia del virus, sino la respuesta inmunológica de nuestro cuerpo cuando hemos estado expuestos al virus; es decir, si el individuo ha estado en contacto con el virus, haya desarrollado síntomas o no”. La inmunoglobulina M (IgM) se detecta antes y desaparece también antes que la IgG, que aparece un poco después y puede desaparecer o permanecer, incluso en ocasiones indefinidamente. La permanencia de la IgG en sangre varía mucho entre personas y de una infección a otra.

“Si cuando se realiza una prueba de anticuerpos solamente se observa la presencia de IgM, probablemente nos encontremos en las fases iniciales de la infección. Cuando el análisis muestra IgG e IgM, pensamos que ha pasado más tiempo desde el inicio de la infección y que quedan restos de la fase aguda. Cuando solo se observan anticuerpos IgG, pensamos que la fase de replicación viral ha pasado”, explica el especialista.

Sin embargo, cuando solo se observa la presencia de IgM, como el tiempo de solapamiento en el tiempo entre la PCR y la IgM es alto, "podemos pensar que el individuo tiene virus activo, por eso se recomienda realizar a estos pacientes una prueba PCR para confirmar que el virus está efectivamente activo".

Cuando se estudia a los individuos que han estado en contacto con un enfermo, se observan en muchos pacientes PCR positivas pero sin síntomas

También hay que tener en cuenta que pasa un tiempo desde el contacto de una persona con el virus y su detección a través de PCR, lo que se denomina periodo de incubación. Durante este tiempo, que puede oscilar entre tres y 12 días, el virus se está reproduciendo, pero las pruebas para medirlo no son capaces de detectarlo. “Normalmente cuando el individuo empieza a mostrar síntomas es cuando empezamos a ver su PCR como positiva, pero puede haber individuos que pueden tener la PCR positiva antes de mostrar síntomas (fase presintomática)”.

Cuando se detecta un caso y se estudia a los individuos que han estado en contacto con él, se observan en muchos pacientes PCR positivas pero sin síntomas (se encuentran en fase presintomática). Al observar la evolución de estas personas, se ve que al cabo de unos días algunos empiezan a mostrar síntomas. “Esta es la razón por la que es importante que guarden cuarentena no solo los infectados, sino también sus contactos, aunque no hayan mostrado tos o fiebre”, enfatiza el Dr. Carnevali.

La secuencia sería la siguiente: contacto con el virus, periodo de incubación (PCR negativa en un infectado); la PCR sale positiva, luego la IgM sale positiva; después aparece la IgG. Según transcurre el tiempo y se supera la infección, la PCR da negativa, la IgM desaparece y después la IgG puede desaparecer o permanecer en el tiempo (ver gráfico).

Finalmente, la tercera forma de diagnóstico son los test de diagnóstico rápido, que no identifican el ARN del virus, sino que detectan los anticuerpos producidos frente al virus en sangre. No los cuantifica, solo dice si los anticuerpos están presentes o no. “Estos test ofrecen resultados de forma casi inmediata (similar a un test de embarazo); no obstante, tienen una sensibilidad y especificidad muy inferior a las PCR”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios