"¿Dónde aparqué el coche ayer?": por qué se nos olvidan las cosas cotidianas
  1. Alma, Corazón, Vida
EL CEREBRO PRIORIZA RECUERDOS

"¿Dónde aparqué el coche ayer?": por qué se nos olvidan las cosas cotidianas

Un estudio revela que los recuerdos de lugares específicos se olvidan totalmente o, si se recuerdan, es con tanta precisión como cuando se aprendieron por primera vez

placeholder Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Sales de casa y, de repente, te quedas en blanco: no te acuerdas dónde aparcaste el coche ayer por la noche. ¿Te suena? Una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de York (Reino Unido) ha intentado esclarecer cómo se producen estos momentos de amnesia, y se pregunta: cuando olvidamos, ¿la memoria se pierde por completo o se vuelve más borrosa con el tiempo?

El estudio, en el que participaron más de 400 personas de 18 a 35 años, revela que los recuerdos de lugares específicos o se olvidan totalmente o, si se recuerdan, es con tanta precisión como cuando se aprendieron por primera vez.

"Nuestro estudio se propuso descubrir qué tipo de información se pierde cuando ocurre el olvido y demostramos que el olvido implica pérdidas en la accesibilidad de la memoria sin cambios en la precisión de la misma", señala Aidan Horner, del Departamento de Psicología de la Universidad de York. La cuestión de cómo olvidamos es importante. En lugar de ser algo puramente negativo, el olvido puede ser realmente beneficioso para el proceso de toma de decisiones. Nuestro cerebro necesita ser capaz de descartar información que nos distraiga o sea innecesaria para poder priorizar la información básica que ayuda a guiar la toma de decisiones".

Foto: Los falsos recuerdos vienen de experiencias rápidas o traumáticas. (iStock)

Los investigadores pidieron a los participantes que aprendieran la ubicación de las palabras en un círculo. Luego se les mostró la palabra y se les pidió que movieran un marcador a su ubicación en el círculo, de manera parecida al hecho de caminar hasta donde crees que aparcaste el coche. Para descubrir si la precisión se desvanecía con el tiempo, probaron a grupos de participantes en diferentes intervalos de tiempo que iban desde diez minutos hasta cuatro días después de haber aprendido la información.

Los investigadores descubrieron que, si bien los participantes que fueron sometidos a pruebas más tarde habían olvidado una proporción significativa de las asociaciones de palabras-localización, las que sí recordaron lo fueron con la misma precisión (es decir, pudieron señalar lugares exactos) que los grupos sometidos a pruebas anteriormente.

"Demostramos que el olvido implica pérdidas en la accesibilidad de la memoria sin cambios en la precisión de la misma"

También se examinó si el hecho de permitir a los participantes extraer un patrón agrupando palabras sobre el mismo tema en un solo lugar ayudaría a la memoria. Cuando un patrón estaba presente, descubrieron que los participantes recordaban más asociaciones de palabras-localización (la accesibilidad subió), pero la precisión con la que se recordaban las cosas bajó.

"Descubrimos que cuando los participantes eran capaces de aprender las localizaciones de las palabras a través de un patrón, había un compromiso entre la accesibilidad y la precisión", añade Horner.

"Lo que se gana en número de asociaciones de localización de palabras recordadas se pierde en la precisión con la que se recuerdan. Por ejemplo, si aparcas el coche en aproximadamente el mismo lugar todos los días, es más probable que recuerdes dónde lo has aparcado, pero tal vez seas menos capaz de recordar con precisión dónde lo has aparcado ese día específico, recordarías la ubicación aproximada, pero no la precisa".

Memoria Cerebro Aprendizaje
El redactor recomienda