MINIMIZA LOS FALSOS RECUERDOS

Prestar (más) atención a tu pareja, lo mejor para ahorrarte discusiones

Uno de los problemas que afecta a las parejas es el de las discusiones, siendo dinero, sexo y tiempo que pasan juntos los temas más habituales

Foto: Jóvenes discutiendo
Jóvenes discutiendo

Tener una buena memoria de trabajo, nuestra capacidad para almacenar información en el corto plazo y manipularla más adelante, podría salvar tu relación amorosa o, al menos, eso es lo que dice un grupo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro (Estados Unidos).

Uno de los problemas que afecta a las parejas es el de las discusiones, siendo el dinero, el sexo y el tiempo que pasan juntos, los temas más habituales que desencadenan las peleas.

Levi Baker, psicólogo de la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro, y sus colegas decidieron averiguar cómo se podrían mitigar esas discusiones y por qué hay parejas que tienen mayor éxito a la hora de resolver sus desavenencias.

Parejas primerizas

Así, según nos cuenta Scientific American, se tomó una muestra de 101 parejas (93 heterosexuales, siete lesbianas y una gay) que llevaban casadas menos de tres meses, y se realizó un experimento para averiguar qué relación tenían los procesos cognitivos con la resolución de conflictos.

De discutir, mejor hacerlo en aquellos momentos en los que ambas partes estén más atentas

Baker y sus colegas descubrieron que los cónyuges que tenían una buena memoria de trabajo tenían mejor memoria para lo que había dicho su pareja en las discusiones y mostraban un mayor progreso en la resolución de sus conflictos pasado un tiempo.

El estudio sugiere que no es solo un compromiso obstinado lo que hace que las parejas superen los momentos difíciles, sino un factor cognitivo que afecta directamente la calidad de la comunicación de las parejas entre sí.

Las parejas con una alta capacidad de memoria de trabajo minimizaron la gravedad de los problemas comunes. Además, los cónyuges con esa capacidad fueron los más precisos para recordar las declaraciones de sus parejas de las discusiones, lo que evitaba recuerdos equivocados que podrían incrementar la gravedad de la disputa.

Estos hallazgos sugieren que una manera en la que las parejas podrían resolver mejor sus disputas es simplemente prestar mayor atención a lo que dice el otro cuando se discuten los problemas.

Recuerdos incorrectos

Así, según Baker, si no prestas la suficiente atención a lo que tu pareja está diciendo cuando tenéis una discusión, con posterioridad, lo recordarás mal, si es que lo haces, y la percepción de gravedad de la misma puede incrementarse. De esta manera, si hay que discutir, mejor hacerlo en aquellos momentos en los que ambas partes estén más atentas: cuando están descansadas, sobrias y sin distracciones.

En definitiva, el conflicto siempre será parte de las relaciones amorosas, pero esta investigación puede ayudar a las parejas a resolver sus diferencias de manera más efectiva.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios