TENLO EN CUENTA

Los cinco errores más comunes que cometes al cocinar

Durante la cuarentena, es recomedable aprovechar el tiempo libre para entrenar las artes culinarias. Pero antes deberías tener en cuenta algunos detalles que puedes pasar por alto

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Millones de españoles han aprovechado estas últimas semanas para ponerse en forma a los mandos de la cocina. En verdad, es una excelente oportunidad para preparar platos a los que no estábamos acostumbrados, tanto como desarrollar habilidades culinarias que nunca habíamos puesto en práctica. Sin ir más lejos, la elaboración de pan artesanal y productos de repostería típicos, de ahí que la levadura haya sido uno de los bienes más demandados en los supermercados.

Sin embargo, este repunte del uso de la cocina también puede traer consigo deficiencias tanto en la forma de preparar los alimentos como en el correcto estado de los materiales que utilizamos. Es posible que se te haya pasado por alto algún dato importante o algún detalle que haga que tus platos no queden como deberían. La revista ‘The Daily Meal’ ha reunido algunos de los fallos más comunes que solemos cometer cuando cocinamos, y seguro que cumples con varios de ellos.

Al descongelar…

Es muy importante que los productos se tomen su tiempo de descongelación, ya que si les devuelves a su estado normal en pocos minutos y a lo bruto, como por ejemplo rociándoles de agua caliente o hirviéndoles al baño maría, las bacterias que viven en ellos pueden multiplicarse rápidamente, lo que puede resultar peligroso. Por todo ello, lo mejor es dejar que se descongelen por sí mismos en el frigorífico, en agua fría o, directamente, dejándoles en reposo la noche anterior. También puede usar la función de descongelar del microondas, solo que corres el riesgo de que afecte a su textura (por ejemplo en el pan).

Precalentar el horno

Meter tus alimentos en el horno cuando ya lleva unos minutos calentándose es imprescindible para que queden óptimos de aspecto y de gusto, pues si no lo haces te arriesgas a que queden algunas zonas poco hechas. Esto es especialmente necesario en la repostería. Es importante que sigas las instrucciones de las recetas para saber cómo actuar, y en todas ellas seguro que indican la necesidad de que el interior del horno esté bien caliente para que se haga en perfectas condiciones. Normalmente debes dejar el horno encendido entre 15 y 20 minutos para que coja la temperatura óptima.

Procura no usar la misma tabla de madera si la receta cuenta con muchos ingredientes. Y si no, lávala a medida que vayan pasando por ella

De igual modo, otro craso error con este electrodoméstico es abrirlo continuamente una vez has metido los alimentos. Esto rompe la cadena de calor y hará que el tiempo de preparación u horneado se prolongue más de lo necesario. Si lo abres y lo vuelves a cerrar continuamente, tardará un tiempo en recuperar su temperatura perdida.

La fecha de caducidad de las especias

Aderezar tus platos con orégano, tomillo o albahaca les proporcionará un suculento sabor. A pesar de que tengas unas buenas reservas de especias, debes poner especial atención a su fecha de caducidad, ya que a medida que pasa el tiempo van perdiendo su capacidad de olfativa y gustativa. Lo mejor es que si llevan almacenadas en un mismo bote durante mucho tiempo, las cambies de recipiente, o bien las repongas.

Usar la misma tabla de cortar

La superficie de madera en la que troceamos los ingredientes que más tarde añadiremos a la sartén es un perfecto receptáculo de bacterias y microorganismos que se diseminan cuando efectuamos los cortes. Procura no usar la misma tabla si la receta cuenta con muchos alimentos mezclados. Y si no, lávala a medida que vayan pasando por ella. Lo mejor será que separes los vegetales de las carnes o pescados.

¡Cuchillos bien afilados!

Aunque suene paradójico, las probabilidades de cortarte con uno de ellos mientras estás cocinando son mucho mayores si el cuchillo está poco afilado, ya que el riesgo de que se resbale o deslice por los alimentos es bastante grande, yendo a parar finalmente a tus dedos o manos. Afílalos bien y tu forma de cocinar ganará en rapidez y comodidad, pero también en seguridad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios