terrores nocturnos

Los trucos para controlar las pesadillas más terroríficas y tener un sueño placentero

Son la forma que tiene tu cerebro de resolver problemas (ya sean traumas o estrés), pero, ¿hay alguna posibilidad de convertirlas en sueños plácidos y exentos de peligro?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Intentas correr o gritar y no puedes, tus seres queridos mutan hasta convertirse en monstruos terribles y sanguinarios, el corazón te palpita y ahogas un grito antes de despertar empapado en sudor o paralizado. Las pesadillas, como los sueños, han acompañado al ser humano desde tiempos inmemoriales, y, en términos generales se engloban dentro de las parasomnias relacionadas con el sueño REM: la persona que duerme tiene un sueño caracterizado por el miedo y la ansiedad que puede llegar a despertarle.

Aunque a nadie le gusta tener una, algunos estudios han demostrado que podrían ser beneficiosas para la salud e incluso proporcionar algunas ideas valiosas sobre tu subconsciente, según informa 'Interesting engineering': por un lado, ayudan a tu cuerpo a recuperarse, pues como suceden durante el sueño REM (cuando el flujo sanguíneo disminuye y se dirige a los músculos), ayudan a que los órganos y otros tejidos se reestablezcan, tu cuerpo se beneficia del suministro de sangre. Por otro lado, también pueden influirte para que comprendas las emociones reprimidas y servir de entrenamiento para las amenazas.

Pero, por mucho que puedan sernos útiles, lo normal es que no quieras sufrirlas. Igual que sucede con los sueños lúcidos, ¿hay alguna manera de controlarlas si las estás sufriendo? Las investigaciones son limitadas, pero algunos estudios sugieren que estas personas que pueden dominar los mencionados sueños lúcidos podrían conseguirlo: se dan cuenta de que están teniendo una pesadilla y pueden controlarla.

Los sueños lúcidos

Como hemos señalado, las investigaciones son aún insuficientes, pero un estudio publicado en la revista 'Frontiers in Psychology' en 2009 ahonda un poco más en ello: "Si estás interesado en probar los sueños lúcidos, lo mejor que puedes hacer es probar la estrategia conocida como 'despertarse para volver a la cama'", cuenta el doctor Sergio Arthuro Mota-Rolim, uno de los autores de la investigación. "Primero tienes que configurar una alarma 30 minutos antes de que tengas que levantarte, para poder quedarte en la cama un rato más. Cuando suene, no te levantes, piensa en tener un sueño lúcido mientras te vuelves a dormir. No garantiza nada, pero aumenta las probabilidades de que tengas un sueño lúcido", añade.

Según las investigaciones, las pesadillas son mucho más frecuentes entre las personas que duermen sobre el lado izquierdo

El problema principal radica en que los sueños lúcidos no son comunes. Aunque la mayoría de la gente ha tenido uno en algún momento, la persona promedio tendrá menos de diez en su vida, según cuenta Mota-Rolim. Una de las razones por las que se ha realizado tan poca investigación sobre la terapia de sueño lúcido es que los investigadores aún están explorando las formas más efectivas de inducirlos. Por ejemplo, otro análisis realizado en 2014 explicó que usar ciertas frecuencias de estimulación eléctrica puede aumentar la probabilidad de que una persona se dé cuenta de que está soñando. "Otro truco es que las personas conviertan un sueño terrorífico en uno placentero", explica el doctor, "algunas evidencias sugieren que es posible permanecer en la pesadilla pero eliminar el miedo".

Cómo evitar las pesadillas

Mientras no puedas controlar tus sueños, siempre hay una serie de rutinas que puedes seguir. Las pesadillas son la forma que tiene tu cerebro de resolver problemas en particular (desde traumas pasados a ansiedades reprimidas o incluso maneras de prepararse para amenazas potenciales), pero si se repiten mucho podrían indicar un problema subyacente. Si te preocupa, quizá deberías buscar consejo médico.

Para evitarlas, hay una serie de cosas que puedes considerar hacer:

  • Establece una rutina regular y relájate antes de acostarte
  • Habla con alguien sobre los sueños que tienes
  • Maneja el estrés. A veces puedes llegar incluso a tener problemas de cortisol y, por tanto, de salud, aquí tienes algunas indicaciones que quizá pueden ayudarte.
  • Haz ejercicio
  • Usa luces nocturnas si lo crees necesario.

Además, la postura en la que duermes también podría ser importante o incluso un desencadenante de tus pesadillas. En 2001, un estudio turco publicado en la revista 'Sleep and Hypnosis' mostró el tipo de sueños que tenían 41 personas que solían dormir sobre su lado derecho y 22 que lo hacían sobre su lado izquierdo. Los investigadores preguntaron a los participantes por su habilidad para recordar los sueños, cuan vívidos eran estos y en qué medida sufrían pesadillas. Los participantes, además, tuvieron que contestar al 'Pittsburgh Sleep Quality Index', un cuestionario estándar para evaluar la calidad del sueño.

Sentir que te caes es la pesadilla más recurrente, seguida de ser perseguido o todo lo relacionado con la muerte

Los investigadores comprobaron que las pesadillas eran mucho más frecuentes entre las personas que dormían sobre su lado izquierdo, que aseguraban sufrirlas el 40,9% de las noches, frente al 14,6% de las personas que dormían sobre su lado derecho que, además, eran más propensas a tener sueños que proporcionaban sensaciones de alivio o seguridad. El estudio arrojaba además otro dato curioso: el número de pesadillas no estaba relacionado con un peor sueño en general y, de hecho, las personas que dormían sobre su lado izquierdo obtenían una puntuación mayor en el cuestionario de la calidad del sueño.

Las pesadillas más comunes

No estás solo. Recientemente, una investigación encargada por Amerisleep realizó una encuesta con 2.000 estadounidenses para elaborar una lista de las pesadillas más comunes que afectan a los que duermen. Descubrió así que el sueño de 'sentir que te caes' fue el más frecuente (un 64% del total lo experimentaron), seguido de 'ser perseguido' (63%), 'muerte' (55%), 'sentirse perdido' (54%) o 'sentirse atrapado' (52%). Otras pesadillas comunes incluyen perderse un evento importante, la muerte de un ser querido, perder los dientes o incluso encontrarse con fantasmas, extraterrestres o entidades paranormales, según el estudio.

Aunque parezca increíble, tu género tiene mucho que ver en tus pensamientos más oníricos. Por ejemplo, ellos sueñan más en matar a alguien (55%) frente a ellas (44%), y en las mujeres suele ser más recurrente la pesadilla de que un ser querido muere (60,6%) frente a los hombres (tan solo un 39,3%). Tu trabajo también condicionará tus fantasías nocturnas. Los periodistas, por ejemplo, a menudo tienen pesadillas sobre el incumplimiento de una fecha límite, mientras que los que trabajan en construcción o educación suelen soñar con que llegan tarde al trabajo; los artistas o aquellos que se dedican a la industria del entretenimiento suelen soñar que acuden desnudos al trabajo. ¿Y tú? ¿Qué pesadillas recuerdas?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios