NOS PREOCUPA QUE PIENSEN QUE MENTIMOS

Un estudio asegura que mentimos para parecer sinceros (aunque perdamos dinero)

Según una investigación, podemos faltar a la verdad si los eventos que resultan a nuestro favor parecen demasiado buenos para ser verdad

Foto: A veces mentimos y perdemos dinero con ello (iStock)
A veces mentimos y perdemos dinero con ello (iStock)

Las personas son capaces de mentir para parecer sinceras, incluso aunque les cueste hacerlo, o signifique que pierdan dinero. Al menos, esto es lo que sugiere un estudio realizado por la Asociación Americana de Psicología.

Las personas pueden mentir para parecer honestas si los eventos que resultaron a su favor parecen demasiado buenos para ser verdad. Así lo indica una nueva investigación publicada en la revista científica 'Journal of Experimental Psychology', El estudio se realizó tomando como base una serie de experimentos con abogados y estudiantes universitarios israelíes y adultos en Estados Unidos

"Muchas personas se preocupan mucho por su reputación y por cómo serán juzgadas por los demás y el afán por parecer honrados puede ser mayor que el deseo de serlo, incluso en situaciones en las que cueste dinero mentir", indica a SciTechDaily la investigadora principal Shoham Choshen-Hillel, profesora en la Escuela para la Administración de Empresas y el Centro para el Estudio de la Racionalidad de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel).

No parecer que hemos engañado

En el primer experimento, a un grupo de abogados se les dijo imaginaran un escenario en el que debían comunicar a un cliente que un caso supondría un gasto de entre 60 y 90 horas facturables. El abogado estaría trabajando en una oficina donde el cliente no sabría cuántas horas laborables se gastaban realmente. A la mitad de los participantes se les dijo que habían trabajado 60 horas en el caso, mientras que a la otra mitad se les comunicó que habían dedicado 90 horas y se les preguntó cuántas horas facturarían al cliente.

"La mayoría de las personas reconocerán un momento de sus vidas en el que estaban motivados a decir una mentira para parecer honestos"

En el grupo que debía declarar 60 horas, los abogados reportaron un promedio de 62,5 horas, con un 17% inflando sus horas. Entre los que debían declarar 90 horas, los abogados reportaron un promedio de 88 horas, con un 18% del grupo mintiendo para comunicar menos horas de las que habían trabajado realmente. Cuando se les pidió una explicación por estas mentiras, algunos abogados del grupo de 90 horas sostuvieron que les preocupaba que el cliente pensara que había sido engañado y que pensara que el abogado le había mentido sobre el número de horas facturables.

En otro experimento, 149 estudiantes universitarios jugaron, privadamente, juegos online de lanzamiento de dados y monedas y luego informaron de sus puntuaciones a un investigador. Los participantes recibían aproximadamente 15 centavos por cada vez que vencían en el juego, tomando como referencia lo que ellos mismos comunicaban. El programa de ordenador fue manipulado para la mitad de los estudiantes, por lo que siempre vencían en los juegos mientras que el otro grupo tenía resultados aleatorios basados en el azar.

Dejando de ingresar dinero

En el grupo de éxito total, el 24% no informó de su número de victorias a pesar de que les costó dinero, en comparación con el 4% en el grupo de resultados aleatorios. "Algunos participantes superaron su aversión hacia la mentira y los costes monetarios que implicaban simplemente por parecer honestos con una sola persona que estaba llevando a cabo el experimento", señala Choshen-Hillel.

Finalmente, en el tercer experimento, sobre unos 200 adultos en los Estados Unidos, se hacía algo similar respecto a declarar un kilometraje a una empresa que pagaba un extra si se superaban las 400 millas (644 km). A pesar de que a uno de los grupos se les dijo que habían hecho esas 400 millas, el 12% de los mismos declaró kilómetros de menos.

"Aunque nuestros hallazgos pueden parecer irónicos o ininteligibles, creo que la mayoría de las personas reconocerán un momento de sus vidas en el que estaban motivados a decir una mentira para parecer honestos" concluye Choshen-Hillel.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios