se coge antes a un mentiroso...

Cómo identificar rápido una mentira en un mensaje de texto

¿Es fácil pillar a un mentiroso? Cara a cara parece que sí, pero por el móvil la cosa cambia. ¿Y si te decimos que hay unas claves infalibles para lograr desenmascararlos?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es un clásico, y si buscamos en internet encontraremos miles de temas al respecto, lo que significa que nos interesa: ¿es fácil pillar a un mentiroso? En persona, aparentemente, lo es gracias a sus gestos. Ya sabes lo que dicen, que si cruza las piernas, se rasca la nariz, mira a la derecha... no son pruebas infalibles, pero al menos nos pueden poner en preaviso. Pero, ¿y si lo hace a través del teléfono?

A menos que tu pareja te envíe un mensaje diciendo que acaba de ver tres elefantes rosas bailando vals por la calle, es un poco difícil saber si realmente te está diciendo la verdad o no en eso que te escribe. Sin embargo, la experta en citas australiana Louanne Ward lo tiene claro. Como cuenta a 'Daily Mail': "Hay pistas infalibles para saber si te está engañando o no".

La ambigüedad en las respuestas

"Por supuesto, es más difícil pillar a un mentiroso cara a cara, porque puedes captar su lenguaje corporal" indica, "sin embargo hay métodos infalibles para pillar a un mentiroso mediante un mensaje. Por ejemplo, busca cuántas veces se repiten las palabras 'quizás', 'probablemente', 'podría ser', 'no estoy seguro/a', y cualquiera que se le parezca".

Según dice la experta, si le preguntas a alguien si le apetece quedar esa misma tarde, el mentiroso contestará vaguedades del tipo: "no sé muy bien a qué hora acabaré... probablemente no termine a tiempo... no estoy muy seguro...", tú entonces solo tendrás que contar una a una todas las ambigüedades. Esto, según Louanne, es porque es muy difícil tapar una mentira con otra mentira, requiere una gran capacidad de inventiva, por lo tanto es mucho más fácil contestar con ambivalencia.

La mitomanía. Mentirosos compulsivos

Por supuesto, con los mentirosos compulsivos sucede de otra manera. Generalmente, los mitómanos tienden a inventar toda clase de historias rocambolescas. Como decía Holden Caulfield en 'El guardián entre el centeno': "Soy el mentiroso más fantástico que puedan imaginarse. Es terrible. Si voy camino del quiosco a comprar una revista y alguien me pregunta que a dónde voy, soy capaz de decirle que voy a la ópera". Pero el modus operandi de estos individuos es diferente, no mienten para no ser descubiertos sino porque disfrutan haciéndolo. Quieren que se les admire por aquello que inventan.

Soy el mentiroso más fantástico. Si voy camino del quiosco puedo inventarme que voy a la ópera

Según cuenta Louanne Ward, cuando al que va a mentir (no al mentiroso compulsivo) se le pregunta algo, saldrá siempre con nueve tácticas que se cumplen a la perfección. Si las conoces, te será más fácil reconocer esta clase de comportamientos tóxicos.

Los odiosos nueve

  • Primero, como habíamos señalado, la persona contestará con vaguedades.
  • A continuación, intentará desviar el tema de conversación. Por ejemplo, si le preguntas al mentiroso qué hizo ayer por la noche, probablemente te conteste: "Salí a tomar una copa con estas... ¿te acuerdas del nombre del libro que Laura nos recomendó el otro día?". Pero espera, no seamos desconfiados, puede que estuviera rumiando la pregunta desde hace un rato. Y a todo esto, ¿cuál era el nombre del libro que nos recomendó Laura?
  • Tarda mucho en contestar. De nuevo, tampoco nos pongamos paranoicos, igual es que está distraído haciendo cualquier otro quehacer que ocupa nuestra vida diaria... ¿o no?
  • Elimina los pronombres personales. Esto es curioso cuando menos, porque da la sensación de que la persona piensa que quizá aún le cobran por caracteres, como en los tiempos de los SMS. O que se ha quedado anclado en el fax. Quizá tiene un alma antigua. Lo que está claro, aparentemente, es que en lugar de decirte: "salí con Juan a tomar una copa", te dirá: "Con Juan. De copas". Vaya, vaya... ¡Pillado!
  • Pasa de la conversación cuando se le hace una pregunta. Volverá a la carga horas más tarde pero sin contestar a la cuestión principal, sino hablando de otra cosa. Esto no sabemos si es una prueba definitiva de que estamos hablando con un mentiroso, pero desde luego es exasperante.
  • Utiliza demasiada empatía. Te dirá algo del estilo: "Estoy con el jefe, que es un pesado, pero se va a alargar la cosa. Preferiría estar contigo mil veces". A todos nos gusta que de vez en cuando nos doren la píldora ¿no?
  • Usa detalles que no son relevantes. En este caso, según Louanne, la conversación transcurrirá de la siguiente manera: "Ayer fuimos Ana y yo a comer pasta al sitio este que han abierto nuevo y que se encuentra debajo de una bolera en la que siempre sirven copas a tres euros, las bebidas que dan son de garrafón..." a ver, para el carro. Te he preguntado qué hiciste ayer, no un parte de todas las anécdotas que te han ocurrido desde tu nacimiento hasta hace cinco minutos.
  • Utiliza demasiada información. Esto es un poco como el punto anterior, en realidad, asi que poco queda por aclarar. Dile que 'La historia interminable' te la sabes ya.
  • Ponerse a la defensiva. Un clásico, nadie le está atacando, ¿por qué de repente se pone así?

No te precipites

Por tanto, según la experta, estas son las claves para descubrir a alguien que intenta engañarnos. Pero advierte que a pesar de todo no debes llegar a conclusiones precipitadas. Vamos a ver, Louanne, aclárate. ¡¿Se puede saber en qué quedamos?!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios