AUNQUE NO SABE CUANDO TERMINARÁ EL TRABAJO

El constructor que ganó 120 millones a la lotería no cobrará a sus clientes

Primero confirmó que terminaría los encargos que le habían realizado antes del premio, pero ahora les ha dado una gran alegría: les regalará el trabajo

Foto: Steve y Lenka Thomson celebraron su premio por todo lo alto (Foto: National Lottery)
Steve y Lenka Thomson celebraron su premio por todo lo alto (Foto: National Lottery)

El pasado 11 de diciembre conocíamos la noticia de que un hombre había ganado 20 millones de rands a la lotería en Sudáfrica, el equivalente a más de un millón de euros. Sin embargo, pese a su suerte, negó una mínima parte de ese premio a uno de sus hijos, pese a que se lo había prometido cuando se estaba separando de la madre del menor.

Esa mala decisión en la que una persona apuesta por mirar solo por sí mismo y abandonar incluso a un hijo, contrasta con la de otras personas que aprovechan las buenas noticias en su vida para ayudar a los demás. Conocemos ejemplos como el de la familia Donaghey, unos británicos que ganaron un millón de libras en el sorteo del Euromillón y lo destinaron a hacer más fácil la vida de sus dos hijos, que padecen autismo.

Ahora, a ese ‘club de buenas personas’ se ha unido otra familia británica que también fue bendecida por la suerte de la lotería. Son los Thomson, Steve y Lenka Thomson, y son muy conocidos en el Reino Unido por haber ganado una de las mayores fortunas en la historia de la lotería: 105 millones de libras, más de 120 millones de euros al cambio.

Buenas personas hijas de la lotería

De los Thomson lo hemos conocido casi todo desde que se hizo público que habían ganado el sorteo de Euromillones. Sabíamos que él era constructor y ella dependienta de una tienda, que son personas normales, que vivían sin grandes lujos y que soñaban con tener una casa en la que sus hijos pudieran tener una habitación cada uno, algo que ahora no sucede.

Los Thomson son una familia humilde que soñaba con vivir en una casa en la que cada uno de sus tres hijos pudiera tener su propia habitación

Después supimos que Steve, pese a haberse convertido en millonario de la noche a la mañana, se había comprometido con sus clientes a terminar el trabajo que le habían encargado, aunque ya no le hacía falta el dinero que le iban a pagar. Incluso conocimos que se había comprado un coche después del premio, pero en vez de un vehículo de lujo se había hecho con uno de segunda mano.

La razón de esa decisión es que, a su juicio, los coches llamativos no eran más que una manera de tirar el dinero. Ahora, los Thomson han vuelto a provocar una noticia y, como en anteriores ocasiones, no ha dejado indiferente a nadie. Steve Thomson ha comunicado a sus clientes que no solo terminará su trabajo sino que, además, no les cobrará por ello.

Steve y Lenka, con su flamante cheque (Foto: National Lottery)
Steve y Lenka, con su flamante cheque (Foto: National Lottery)

Es la manera que tiene este constructor británico de 42 años de comenzar a repartir entre la sociedad parte del premio de la lotería que le ha tocado a su familia. Y se lo ha confirmado a The Sun uno de sus clientes, a quien no le quiso cobrar el invernadero que le había construido en su jardín: "No cobró nada, es un tipo superior. Un tío decente".

Trabajar para volver a la rutina

Steve ha confesado en alguna entrevista que, desde que ganó esa gran cantidad de dinero, su vida ha sido una auténtica montaña rusa de emociones, por lo que se ha visto superado en algunas ocasiones. Por eso, aunque se tomó varios días libres después de conocer la noticia, decidió que tenía que volver a trabajar cuanto antes.

Lenka, su mujer, dejó su trabajo como dependienta pocos días después del sorteo, pero Steve ha explicado que necesita volver a trabajar, al menos durante algunas semanas. Su cabeza no termina de acostumbrarse a ser un millonario y terminar los trabajos que le habían encargado anteriormente es la mejor manera de mantener la mente ocupada durante este periodo de su vida.

Por eso, prometió a sus clientes que terminaría los encargos, aunque no sabe si será capaz de hacerlo antes de las fiestas de Navidad. En todo caso, ha prometido que lo hará antes o después y, ahora, también sabemos que es muy probable que no cobre ninguna cantidad de dinero a estas personas que confiaron en su trabajo antes de ser millonario.

No ha cobrado a los clientes a los que terminó su trabajo después de ganar a la lotería: "Es un tipo superior"

Steve y Lenka sueñan con poder tener cuanto antes su nueva casa, en la que cada uno de sus hijos tenga su propia habitación, pero seguirán llevando una vida tranquila y sin lujos como lo han hecho siempre. Ayudarán a su familia, a sus amigos y a su comunidad y renunciar a cobrar por el trabajo que hizo es el primer paso en esa dirección.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios