EL CONSTRUCTOR NO SE JUBILARÁ TODAVÍA

Gana 120 millones de euros a la lotería y se compra un coche de segunda mano

Asegura que no piensa dilapidar su fortuna en coches llamativos, porque son un "desperdicio de dinero", y solo piensa en hacer feliz a las personas que le rodean

Foto: El ganador de la lotería ha preferido gastarse sus primeros euros del premio en un coche de segunda mano (Reuters)
El ganador de la lotería ha preferido gastarse sus primeros euros del premio en un coche de segunda mano (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Cuando jugamos a la lotería lo hacemos con la intención de ganar un gran premio que nos permita acceder a pequeños lujos que, hasta ahora, no nos podíamos permitir. Invertir en casas grandes y bonitas, coches con muchos caballos y viajes de ensueño es lo habitual, pero no todas las personas piensan de la misma manera.

Un ejemplo lo encontramos en Marie y Paul Kibler, una pareja británica que ganó tres millones de euros, pero siguen acudiendo a sus supermercados de confianza para encontrar ofertas. Ahora, Steve y Lenka Thomson han seguido ese mismo camino: pese a que ganaron 120 millones en un sorteo de Euromillones, también han sorprendido con sus primeros gastos.

Esta pareja anglo-eslovaca (él es inglés y ella nació en Eslovaquia) ya llamó la atención cuando fue presentada ante los medios de comunicación como millonarios, ya que Steve confirmó que seguiría trabajando para entregar los proyectos que le habían encargado anteriormente. Pero ahora ha sorprendido aún más al conocerse cuál ha sido el primer capricho que se ha dado.

Un constructor comprometido

Steve Thomson es constructor y prometió a sus clientes que terminaría todos los trabajos que había prometido entregar antes de Navidad (aunque lo haga con un poco de retraso). Así que después de algunas semanas de baja, el tiempo que ha tardado en asimilar la noticia de su premio, ha vuelto a trabajar, pero lo ha hecho con una novedad.

Steve prometió a sus clientes que terminaría los trabajos que le habían encargado antes de jubilarse, aunque lo hará con un poco de retraso

En vez del antiguo coche de trabajo, Steve ha decidido sustituirlo y comprar otro. Pero aunque ahora tiene 120 millones de euros en el banco, no se ha comprado un coche nuevo: ha optado por un vehículo de segunda mano. No quiere despilfarrar su fortuna y piensa seguir una estrategia de gasto controlado para no verse superado por esta situación.

Steve ha confesado al Mirror que se trata de un vehículo que "tiene un par de años. No me he vuelto loco. No voy a volverme loco y comenzar a quemar el dinero de repente". Tiene claro lo que tiene y quiere que cada paso que dé en su vida tenga sentido. Nunca le han gustado los coches llamativos porque "no son más que un desperdicio de dinero".

El sorteo del Euromillones dio a estos dos británicos 120 millones de euros
El sorteo del Euromillones dio a estos dos británicos 120 millones de euros

Aunque ya han pasado varias semanas desde que ganaron el gran premio del Euromillones, Steve y Lenka reconocen que no han tenido tiempo de darse un capricho y de comprar regalos para sus amigos. Les está costando mucho hacerse a la idea de que son millonarios y de que se pueden permitir todos los lujos que se les antojen, pero no piensan hacerlo.

Acostumbrarse a ser millonarios

El gran problema que está teniendo el matrimonio Thomson es hacerse a la idea de su nuevo estado. Les cuesta acostumbrarse a tener tanto dinero y aunque Lenka ya ha dejado su trabajo como dependienta en una tienda, Steve aún va a completar los encargos que sus clientes le hicieron meses atrás. Su palabra es lo primero y no piensa quedar mal con nadie.

Reconoce que el premio le colocó en una "montaña rusa emocional" y que ha pasado por unas semanas "muy estresantes. Todavía no estoy durmiendo bien, todavía no estoy comiendo adecuadamente. Es mucho lo que tenemos que asimilar". Por eso no han querido tomar decisiones a la ligera y por eso han decidido comprarse un buen coche, aunque de segunda mano.

Ahora, las prioridades de Steve están claras: "Familia, amigos y la Comunidad". Por eso, su siguiente decisión será la de comprar su nueva casa: abandonarán la pequeña vivienda de dos habitaciones en la que la pareja vive ahora con sus dos hijos y se trasladarán a una nueva casa para que, por fin, cada uno de sus hijos tenga su propia habitación.

Nunca le han gustado los coches llamativos porque "no son más que un desperdicio de dinero"

Después llegará el momento de celebrar la Navidad, con sus correspondientes regalos, etc. Aún no han tenido tiempo de hacerlo, pero todo llegará. Steve y Lenka han demostrado ser una familia diferente, con unos valores importantes y que dan mucha importancia a las cosas que verdaderamente lo merecen. Y si hay que comprarse un coche de segunda mano, se compra, aunque sean millonarios por la lotería.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios