SALUD SIN MITOS

Las graves consecuencias de no seguir una dieta sin gluten en pacientes celiacos

Son conocidas la enfermedad celiaca y dermatitis herpetiforme, y mucho más rara la ataxia por gluten. A ellas se han unido todo tipo de trastornos neurológicos o reumatológicos

Foto:

Muchas personas han decidido en los últimos tiempos hacer una dieta baja o libre de gluten pensando en mejorar su salud. Incluso se ha promovido desde ciertos círculos una imagen de vida sana asociada a no comer harinas u otros alimentos con gluten. En estas ocasiones, las personas creen que evitan problemas de salud o que han adoptado una dieta más sana que quienes sí comen con gluten, pero ¿cuánto hay de cierto en esta creencia?

Lo primero es conocer el trastorno. El gluten es un grupo de proteínas presentes en el trigo, la cebada, la avena y el centeno (y otros cereales menos conocidos como la escanda, la malta o la espelta). Supone, por ejemplo, el 80% de las proteínas del trigo. La gliadina es la proteína del gluten que más se ha relacionado con la intolerancia al gluten en general y la enfermedad celiaca en particular. Este conjunto proteico actúa como elemento aglutinante en las masas de pastelería y panadería, permitiendo la unión del resto de ingredientes con el agua y, por consiguiente, una consistencia firme.

La gliadina es la proteína del gluten que más se ha relacionado con la intolerancia al gluten en general y la enfermedad celiaca en particular

Desde hace una década, se ha ampliado mucho el conjunto de enfermedades supuestamente relacionadas con el gluten. Son conocidas la enfermedad celiaca y dermatitis herpetiforme, y mucho más rara la ataxia por gluten. A ellas se han unido todo tipo de trastornos neurológicos, reumatológicos, metabólicos o el cajón de sastre de la sensibilidad al gluten no celiaca.

Principales enfermedades asociadas al gluten

Explicar los estudios a favor y en contra de la relación del gluten con estas afecciones daría para un análisis monográfico, pero resumiremos los más importantes de forma sencilla.

1.- “La enfermedad celiaca es un trastorno en el que pueden estar afectados varios órganos, con predominio en el intestino. En ella, el gluten provoca una reacción inflamatoria de la mucosa intestinal por un mecanismo inmunológico. Debe existir una predisposición genética y haber entrado en contacto con el gluten. Es más frecuente en familiares de personas celiacas”, explica la Dra. Sonia García Vizuete, jefa de Servicio de Medicina del Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Sur.

Se puede manifestar de forma más o menos intensa, con diarrea o desnutrición (más habitual en los niños) o con síntomas menos específicos como anemia, infertilidad, gases o malas digestiones: “Puede sospecharse por alteraciones analíticas, aunque algunos pacientes no tienen los anticuerpos específicos (antitransglutaminasa IgA) y, a menudo, eso hace que se retrase el diagnóstico”, continúa la Dra. García.

La mayoría de veces es suficiente con los análisis para detectarla, pero, a veces, es recomendable hacerse una biopsia (una pequeña muestra del tejido del intestino) para mayor seguridad. “Esta biopsia en adultos es siempre necesaria para la confirmación del diagnóstico”, indica la doctora. Su único tratamiento es una dieta totalmente libre de gluten, “y es para siempre”, subraya.

2.- La dermatitis herpetiforme es una enfermedad de la piel que se da en enfermos celiacos, diagnosticados o no previamente de enfermedad celiaca intestinal. “Las lesiones típicas son pequeñas ampollas que aparecen agrupadas y que provocan intenso picor. Suelen verse sobre todo en los codos, las rodillas y las nalgas, e incluso a veces pueden aparecer en la boca como llagas (aftas) de repetición", continúa la especialista.

A pesar del nombre (herpetiforme), no tiene relación con los virus herpes, pero las lesiones son parecidas a las que tienen las personas con un herpes en los labios, de ahí el nombre. El diagnostico se confirma con una biopsia de la piel, y el tratamiento es, de nuevo, hacer una dieta completamente libre de gluten, de forma estricta, y para siempre. A veces, es necesario un tratamiento farmacológico adicional para conseguir la desaparición de las lesiones cutáneas.

La dermatitis herpetiforme es una enfermedad de la piel que se da en enfermos celiacos. Sus lesiones suelen ser ampollas agrupadas que provocan picor

3.- La ataxia por gluten es "una enfermedad rara que aparece solo en el 10% de los enfermos celiacos y suele diagnosticarse pasados los 50 años”, según explica la doctora. También parece estar implicado un mecanismo autoinmune por el cual la presencia de gluten desencadena una reacción anormal por la que el sistema inmune ataca a células del cerebelo, que es la parte del sistema nervioso que se encarga de regular el equilibrio y la movilidad. Estos enfermos tendrán alteraciones motoras como temblor o falta de coordinación de los movimientos.

"El diagnostico tardío hace que con frecuencia la dieta no sea capaz de revertir completamente las lesiones del cerebelo pero, aun así, deberá mantenerse para evitar el empeoramiento", explica García. Los pacientes afectados por cualquiera de estas tres enfermedades deben evitar el gluten de forma estricta para recuperar y mantener su salud. "No hacer correctamente la dieta provoca en estas personas graves consecuencias, incluido un riesgo aumentado de sufrir un tipo de cáncer intestinal llamado linfoma", concluye la especialista.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos para aclarar dudas referentes a mitos y creencias populares relacionados con la salud así como para combatir las falsas informaciones que se puedan generar en internet. Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Sur.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios