UNA AUTÉNTICA PESADILLA

La mujer que se quedó dormida y se despertó en un avión a oscuras

Tiffani Adams volaba de Quebec a Toronto con la compañía Air Canadá cuando se despertó a medianoche encerrada en la aeronave. ¿Cómo logró escapar?

Foto: Un avión de la compañía aérea Air Canadá. (Reuters)
Un avión de la compañía aérea Air Canadá. (Reuters)

En algunas de tus pesadillas puede que aparezcas de repente en una sala completamente cerrada, en soledad y a oscuras. Hay tantos terrores nocturnos así que no es nada difícil imaginárselo: estás aislado, nadie puede oír tus gritos y comienzas a sentir una sensación de claustrofobia que te genera ansiedad y pánico. Pero, ¿te imaginas que se convierte en realidad?

Esto es lo que le ocurrió a Tiffani Adams, una pasajera de un vuelo de Air Canada desde la ciudad de Quebec a Toronto el pasado 9 de junio. Después de un viaje de 90 minutos, la mujer se despertó sola en el interior de la cabina del avión y completamente a oscuras. "Una pesadilla", tal y como lo calificó ella misma en una descripción de los hechos narrada a través de la cuenta de Facebook de una amiga suya, llamada Deanna Noel-Dale.

Desde entonces, no he dormido mucho ya que tengo terrores nocturnos recurrentes y me despierto presa de la ansiedad

Desde entonces, no ha vuelto a ser la misma. La terrible experiencia le ha dejado un trastorno de ansiedad y terrores nocturnos al ser olvidada y abandonada en el interior del avión. Por ello, la aerolínea ya ha dejado claro que tomarán medidas para que no vuelva a suceder, además de pedir disculpas a la pasajera por lo ocurrido.

"Esto es una pesadilla, no puede ser real, ¿cómo puede estar sucediendo esto?", relata Adams en la publicación de Facebook. "Me he despertado totalmente congelada cerca de la medianoche a las pocas horas del aterrizaje y en completa oscuridad. Estoy tratando de concentrarme en mi respiración y controlar el ataque de pánico mientras trato de cargar mi teléfono en un puerto USB. Pero no tengo suerte, ya que cuando se apaga el avión no hay energía alguna, y ahora tengo que usar el baño. Si no puedo cargar mi teléfono ni pedir ayuda... me vence el pánico".

El tipo tenía una escalera desplegable, por la que logré bajar. Luego, vino un coche de Air Canada que me llevó a la terminal

Adams buscó desesperadamente alguna forma de comunicarse con el exterior ya que su teléfono móvil estaba apagado. Fue a la cabina y enconrtó un wakie-talkie, pero tampoco funcionaba. Incapaz de conectar por radio, halló una linterna y sus esperanzas por salir afloraron. Agarró el objeto y lo encendió. Después, comenzó a pegar golpes con él en las ventanas de los pasajeros y hacer señales con su luz.

Gracias a la linterna, consiguió dar con la puerta de emergencia, hasta ahora invisible debido a la oscuridad total que reinaba en la aeronave. Al encontrarla, la accionó y sacó la cabeza: le separaba del suelo una distancia de unos 15 metros, lo que implicaba una gran caída. "Saco el cuerpo por la puerta tratando de llamar la atención de cualquier persona", relata. "Puedo ver luces, pero están muy lejos y no hay nadie alrededor. Busco frenéticamente una cuerda para poder bajar". Adams cae en la cuenta de que puede usar el cinturón de seguridad, pero es demasiado corto. Al final, se conforma con agitar la linterna y ponerse el chaleco reflectante.

Somos muy conscientes de lo ocurrido y empatizamos al cien por cien con ella

Entonces, al fin, alguien repara en su presencia. Se trata de un trabajador que lleva un carrito de equipajes vacío. "Se quedó en shock al preguntarse cómo había llegado hasta allí y quién le había dejado en el avión", expica. "El tipo tenía una escalera desplegable, por la que finalmente logré bajar. Luego, vino un coche de Air Canada que me llevó a la terminal, donde me atendieron miembros de la aerolínea". La pesadilla ya había terminado.

"Varias personas de la compañía me lhan lamado los días siguientes para que les explique la historia de forma pausada y aseguran que habrá una investigación, porque existen controles que deberían evitar que sus clientes se queden encerrados en el interior de los aviones", finaliza Adams. "Desde entonces, no he dormido mucho, ya que tengo terrores nocturnos recurrentes y me despierto llena de ansiedad".

La respuesta de la compañía

"Somos muy conscientes de la historia de esta pasajera y empatizamos al cien por cien con ella", aseguró Air Canadá a 'CBNS'. "Todavía estamos investigando el asunto, así que no tenemos más detalles, pero hemos estado en pleno contacto con la cliente para esclarecer lo sucedido". De igual modo, fue una sorpresa ver cómo la compañía respondió directamente la publicación de la amiga de Adams que informaba de lo ocurrido. En dicho comentario, tan solo venían a decir que estaban muy preocupados y que no sabían por qué habían fallado los controles.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios