¿DÓNDE ESTÁ EL DINERO?

El misterio de la lotería californiana y los colegios públicos

¿Crees que lo recaudado por los sorteos nacionales debería ir destinado a algo específico? En este estado de Estados Unidos sí: a la educación

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ganar la lotería, aunque muy difícil, es siempre una alegría. Que los ceros crezcan en la cuenta bancaria y por fin haya un soplo de aire fresco con el que poder tapar unos agujeros o soñar con algo que muchos persiguen.

¿Pero a qué se destina el dinero que se recauda de la venta de los boletos? Desde California creen que debería ir directamente a la educación de los niños. Según 'Los Angeles Times' el estado americano sufre un déficit presupuestario que se prolongará durante varios años más y sus lectores insisten en que la lotería debería resolver todos los problemas económicos sobre la escasez de fondos escolares.

Todo el revuelo viene porque el pasado 4 de junio las urnas aplastaron la Medida EE, un impuesto para mejoras de edificios en propiedad (no incluiría estructuras de estacionamiento residenciales o comerciales) dentro del distrito, y que presentó la junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles para recaudar aproximadamente 500 millones de dólares al año durante 12 para la educación.

En el estado más poblado del país, uno de de cada cinco estudiantes vive en la pobreza y aproximadamente un 10% tiene necesidades especiales de aprendizaje. Dirigir la educación hacia una forma adecuada requiere que muchas cosas se hagan de la manera correcta. ¿Qué tiene que ver la lotería entonces?

Dinero perdido

Año tras año muchos grupos políticos se reúnen para hablar sobre la financiación de la educación en California y suelen concentrarse en estos sorteos que destinan un poco menos de dos centavos a esta causa. "Lo que la gente no entiende es que para atraer a la gente a comprar un boleto, la mayor parte del dinero debe ir a quien lo haya adquirido", asegura Alex Traverso, portavoz de la Lotería del Estado.

Las reglas requieren que el 50% de las ventas de Mega Millions y Powerball vaya al premio gordo. El 40% se destina a la educación K-12 (término designado para referirse hasta la escolarización a el final de la secundaria) y la parte restante cubre las operaciones del juego y el sistema de loterías. Nadie en los círculos políticos parece saber con seguridad por qué los votantes se han apegado a la idea de que los sorteos son los salvadores de las escuelas.

Los ingresos de la lotería han aumentado, por lo que que los contribuyentes pregunten si un porcentaje mayor debería ir a la educación no es raro

"En otros estados proporcionan una fuente de ingresos estable y creciendo. Y aunque no resolverá los problemas financieros, servirá de buena ayuda", aseguran los partidarios de los grupos escolares y estatales. Lo cierto es que la oposición no cree que ese sistema vaya a funcionar y afirman que la responsabilidad es del gobernador. La ley aprobada en 1984 nunca tuvo la intención de que financiaran las escuelas.

El año pasado, la lotería alcanzó una cifra récord: 1,7 mil millones a escuelas, colegios y universidades, pero ese dinero se divide entre miles de instituciones y cubre solo alrededor del 1,5% del presupuesto total de educación del estado. Muchos recuerdan que se suponía que 34 centavos de cada dolar iban destinados a la educación, pero en 2010 la legislatura lo rebajó. ¿Quién se llevó entonces la mayor parte de los ingresos recibidos por la venta de boletos? Los ganadores.

Dólares discreccionales

Una de las razones por la que a los funcionarios de educación les gustan tanto los subsidios de los sorteos es porque ese dinero pueden emplearlo de la manera en la que deseen a diferencia de las complejas reglas que se aplican a los dólares que provienen de los impuestos estatales, federales y locales. El pasado abril se destapó una serie de controversias relacionadas con el exdirector de la Lotería. Una auditoria concluyó que los trabajadores acumularon 305.000 dólares en gastos impropios (viajes, comida, regalos o entretenimiento) durante cuatro años.

Lo que la gente no entiende es que para atraer a la gente a comprar un boleto la mayor parte del dinero debe ir a quien haya ganado el sorteo

Los ingresos de la lotería han aumentado en los últimos años, por lo que no es raro que los contribuyentes pregunten si un porcentaje mayor debería ir a las escuelas. Pero incluso con tal ajuste, la clasificación de California en el nivel inferior de financiación por alumno no cambiará, ni tampoco el hecho de que el Distrito de Los Ángeles gaste alrededor de 8.000 dólares menos por estudiante de lo que hace el de la Ciudad de Nueva York en los suyos.

Por ahora los políticos utilizan esta desinformación para sus campañas. La Medida EE era una apuesta poco entusiasta y sus patrocinadores realizaron una pésima maniobra porque confían en una reforma fiscal que se realizará en noviembre de 2020. "Es un obstáculo pensar que la lotería nos salvará. Los votantes recuerdan muchas otras cosas, pero esta no", asegura John Myers, periodista.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios