PLANIFICA TU DINERO

El secreto del éxito de los millonarios: qué hacen y tú no (o eso dicen)

No piensan igual que el resto de lo mortales .Su mentalidad es diferente, aprenden cómo desarrollarla y se dirigen a la meta que se proponen

Foto: Millonario.
Millonario.

Ser millonario no debe ser fácil. Gestionar tantos ceros es una tarea muy complicada. De hecho, los superricos hacen las cosas de una manera diferente a todos los demás. Asignan su tiempo y energía en otro tipo de quehaceres, como el crecimiento personal, sus pensamientos y las inversiones. Es lo que tiene estar más tranquilo que el resto sin tener ni idea de lo que es sufrir por llegar a fin de mes.

Varios investigadores encuestaron estudiaron a cientos de millonarios hechos a sí mismos durante varios años y descubrieron que muchos tienden a practicar diferentes hábitos o mostrar actitudes más altivas que les ayudan a crear riqueza. Algunos, por ejemplo, organizan su día a día de manera distinta: se enfocan más en el crecimiento personal, la planificación de inversiones, el trabajo y duermen menos (esto dependiendo de la preocupación que tengan por ganar más o menos).

También se dirigen hacia estrategias similares de creación de riqueza como ahorrar tanto como pueden o generar múltiples flujos de ingresos. Y cuando se trata de invertir, les encantan los fondos de índice de bajo coste y los bienes raíces (compra de inmuebles, tierras, propiedades físicas, mejoras en estas...). Estas personas con grandes poderes adquisitivos también tienden a ser frugales, concienzudas y resistentes, todos estos rasgos las ayudan a amplificar sus acciones y continuar acumulando poder económico.

Estudian y planifican

Aprenden cómo tener éxito de aquellos que son más ricos y más triunfadores que ellos. Después continúan adquiriendo conocimientos incluso tras haber alcanzado un punto increíblemente alto. Están en continuo crecimiento y su secreto no está en tratar de evitar, eliminar o reducir el tamaño de sus problemas. Ven a la gente con más poder como modelos a seguir y deciden aplicarse para conseguir lo mismo.

Los millonarios prefieren que se les pague con base a los resultados y no en un sueldo fijo: persiguen sus objetivos por encima del rechazo

No se estancan en las adversidades. Se convencen de que son más grande que cualquier otra cosa. Se lo creen y se motivan a sí mismos: "Si otros pueden, yo también". "Su alfabetización en asuntos financieros hace que sean más tolerantes a asumir riesgos relacionados con la inversión", afirma Stanley Fallaw en 'Business Insider'. "Las perspectivas futuras y el conocimiento esconómico generalmente se relacionan con un mayor riesgo, por lo que el tiempo que dedican a administrar e investigar las inversiones ayuda a tomar decisiones", añade.

Sin multitudes y con más energía

"Tenemos tantas ganas de mezclarnos, de aclimatarnos a la sociedad, de ser parte de la manada, que hacemos casi cualquier cosa para evitar destacar entre la multitud", escribe Thomas C. Corley, autor de 'Cambia tus hábitos, cambia tu vida'. Si no te separas, nunca lograrás el éxito. En cambio, las personas que triunfan crean su propia familia. "Quieren salir de ahí, crear su propia marca y hacer que otros se unan a ella después", explica.

Ponen más ganas que los demás y juegan para ganar mientras que el resto lo hacemos para no perder. "El objetivo de las personas verdaderamente ricas es tener muchísima riqueza y no solo algo de dinero. Si el tuyo es simplemente estar cómodo y tener lo suficiente para sobrevivir, es probable que jamás lo logres. Y no es que sean más inteligentes que el resto sino que tienen diferentes hábitos financieros".

Aprenden cómo tener éxito de aquellos que son más ricos y más triunfadores que ellos. Ven a la gente con más poder como modelos a seguir

La mayor disparidad entre el éxito y el fracaso económico es cómo manejar los activos. Saber administrarlo correctamente es mucho más importante que tener mucha cantidad. Además, ellos prefieren que se les pague con base a los resultados y no en un sueldo fijo mes a mes. Y tienen determinación: persiguen sus objetivos por encima del rechazo y el dolor.

Priorizan y perseveran

Encuentan un entrenador, un mentor, un amigo y un gestor. Con estas cuatro relaciones llegan a uno de los mejores puntos financieros. Los millonarios asumen la responsabilidad personal, practican la intencionalidad, están orientados a los objetivos y trabajan duro. Si bien esas son cualidades de muchas personas, independientemente de su patrimonio neto, los superricos reconocen que estos rasgos no pueden trabajar juntos sin coherencia.

Persiguen el trabajo por cuenta propia y deciden ascender en la escala corporativa o se esfuerzan por crear un estilo de independencia financiera temprana que perpetúe en el tiempo. Y sobre todo piden retroalimentación: es esencial para aprender lo que funciona y lo que no. Ayuda a entender si estás en el camino correcto. La crítica, buena o mala, es un elemento para el aprendizaje y el crecimiento.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios