COMIDAS MILLONARIAS

Las dietas de los gurús de la tecnología, de Steve Jobs a Zuckerberg

Jeff Bezos, Elon Musk o Bill Gates. Si algo tienen en común todas estas personas es que, aparte de tener una gran cuenta bancaria, comen cosas rarísimas

Foto: ¿Estará Musk pensando en comer ahora mismo? (Reuters)
¿Estará Musk pensando en comer ahora mismo? (Reuters)

Aunque tengan millones de euros en su cuenta bancaria, los CEO de los gigantes tecnológicos como Facebook, Google o Amazon también son personas corrientes que necesitan ponerse a dieta. Podrían pagarse miles de operaciones estéticas y cenar todas las noches en los restaurantes más lujosos del mundo, pero sin embargo saben como cualquier otro mortal que cuidar la alimentación es importante, por lo que también dedican parte de su tiempo y esfuerzo a ello.

Muchos siguen régimenes de alimentación especialmente extraños. Si bien algunos experimentan con las últimas dietas de moda, como la paleo o el veganismo, hay otros que disfrutan de su ración de chocolate diaria en el desayuno o, incluso, se saltan la comida durante días. Tranquilo, aunque te dé por pensar que si les imitas verás crecer tu saldo monetario, no es cierto. Pero siempre viene bien conocer de cerca cómo se alimentan esta clase de personas, ya sea por curiosidad o por animarte a emprender una dieta sana y equilibrada. 'Business Insider' ha recopilado algunos datos dietéticos de los empresarios más poderosos del mundo y este es el resultado.

Si consigues convencer a Bill Gates de ir a comer a cualquier sitio, él siempre pedirá una hamburguesa con queso

"No estoy seguro de si podría sobrevivir sin té". Son las palabras de Richard Branson, fundador del grupo Virgin, en 2016 para 'The Daily Mail', quien estima que toma más de 20 tazas de este líquido al día. El CEO dice que siempre opta por una macedonia en el desayuno y, de vez en cuando, kipper, un tipo de pescado ahumado similar a los arenques. Vive en una isla privada del Caribe y divide su tiempo entre el ejercicio físico, la familia y sus reuniones de negocios, que prefiere programar "durante la hora del almuerzo para aligerar el estado de ánimo". Las cenas, mucho mejor compartidas, ya que "las historias se comparten y las ideas florecen".

Jeff Bezos, por su parte, es un hombre muy ocupado. Por ello, evita las reuniones matutinas para tener tiempo para un desayuno saludable "pausado y libre de grasas". Sus manías gastronómicas son particularmente extrañas. Hay un rumor de que en una reunión con la cúpula de Amazon pidió un desayuno a base de pulpo mediterráneo con patatas, tocino, yogurt de ajo verde y un huevo escalfado.

Jobs reconoció que solo seguía una dieta estricta a partir de zanahorias y manzanas, nada más

El inversor Mark Cuban aseguró en 2014 que para comenzar el día ingiere una taza de té y tan solo dos galletas "ricas en proteínas, altas en fibra y bajas en carbohidratos". Esto es todo lo que come, disfruta tanto de estas "cookies" que le ayudó a relanzar sus negocios repartidos entre distintas empresas de éxito, como los cines Landmark.

Bill Gates reconoce que su dieta no es todo lo saludable que debería. Afirma que bebe entre tres y cuatro Coca-Colas al día. También es famosa la obsesión que tiene por las hamburguesas con queso. Joe Cerrell, director gerente de la Fundación Gates, dijo que cualquiera que vaya a acudir a un almuerzo con él debería escoger un restaurante en el que tuvieran una "cheeseburguer". Casi nada. "Si consigues convencerle de que ir a comer a un sitio, pedirá una hamburguesa", informó Cerrell a 'The Telegraph'.

Zuckerberg sigue un régimen de alimentación basado en el lema "mata lo que comes" que incluye cabras, cerdos, pollos o langostas

Otro de los más excéntricos es Steve Jobs. El cofundador de Apple tan solo se sentaba para comer una o dos veces al día. Así durante semanas. Hubo una época en la que aseguró seguir una dieta basada estrictamente en zanahorias y manzanas. En otro momento de su vida, reconoció que solo podía comer frutas, verduras, nueces, semillas y granos. Jobs también ayunaba para así "crear sentimientos de euforia y éxtasis".

Para Mark Zuckerberg el desayuno es su mayor enemigo. "No me gusta perder el tiempo tomando pequeñas decisiones", declaró en su día a 'Business Insider'. Pero la cosa no queda ahí. El CEO de la red social se impuso un "desafío personal" por el que solo podía comer aquello que mataba con sus manos. Su dieta, basada en el lema "mata lo que comes", incluía cabras, cerdos, pollos y langostas. La anécdota más curiosa es que una vez invitó a comer a Jack Dorsey, su homólogo al frente de la compañía Twitter, y antes de sentarse en la mesa le trajo una cabra que él mismo había matado. Dorsey recuerda que estaba fría, por lo que tan solo comió ensalada.

Aquellos que afirman trabajar entre 80 y 90 horas a la semana como Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, no necesariamente pueden adherirse a una dieta estricta. Musk declaró que no suele desaynar, pero cuando lo hace tan solo opta por una chocolatina de la marca Mars, la paradoja total en un hombre que está concentrando todas sus ambiciones en poblar el espacio de seres humanos. El almuerzo también se lo salta, ya que asegura estar muy ocupado con reuniones. Sin embargo, acepta las cenas copiosas, sobre todo a base de cocina francesa o barbacoa.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios