SON MÁS RENTABLES Y MÁS PRODUCTIVAS

El FMI alerta del creciente poder de mercado de las megaempresas

La globalización no solo está cambiando las reglas de juego de la economía. También el poder de mercado. Las grandes corporaciones están arrinconando a las pequeñas empresas

Foto: La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (Reuters)
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (Reuters)

La economía se ha hecho global. Y también las empresas. Tanto, que la globalización y la débil competencia en determinados mercados están provocando un creciente peso de las grandes corporaciones en la economía.

Este es el mensaje que lanza el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe de primavera sobre la economía mundial, en el que alerta sobre el 'poder de mercado' de los grandes conglomerados gracias a que sus márgenes crecen muy por encima de lo que lo está haciendo la economía. En concreto, un 8% entre los años 2000 y 2015, prácticamente el doble que la actividad del planeta. Este proceso, según los economistas del Fondo, es más intenso en los países avanzados que en los emergentes, entre otras cosas, por los continuados procesos de concentración en determinados sectores productivos.

Según el FMI, este proceso es más acusado en EEUU que en la Unión Europea (UE), y afecta, sobre todo, a la industria manufacturera. Detrás de este fenómeno, sostiene el estudio, se encuentra el hecho de que la productividad de las grandes empresas es mayor que en las pequeñas debido a que invierten en intangibles, como patentes y 'software'. Es decir, su crecimiento se ha hecho a costa de las pequeñas empresas que no pueden invertir en sectores de “alta productividad”, lo que provoca un aumento de los beneficios que hace que la distancia entre unas y otras tienda a aumentar, y, por ende, su influencia en la economía.

Esto es así, además, porque se benefician más de las economías de escala y de los llamados 'efectos en red' gracias a su inversión en innovación y tecnología. El riesgo de este proceso, como sostienen los economistas del FMI, es que “el ganador de estas dinámicas se lo lleva todo”, principalmente a través de productos innovadores y prácticas comerciales que les benefician, lo que puede provocar intentos de “atrincheramiento” mediante el levantamiento de barreras de entrada a sus mercados.

El aumento del poder de mercado de las grandes corporaciones, igualmente, hay que vincularlo a la deslocalización de una parte de la producción hacia países donde los márgenes son mayores gracias al menor coste de la mano de obra, lo que conduce, dice el Fondo Monetario, a una aumento de las desigualdades salariales entre empresas que sí pueden hacerlo frente a las que no están en condiciones de aprovechar esas ventajas competitivas.

Carga fiscal

Es por eso por lo que el guardián de la ortodoxia económica recomienda a los políticos que estrechen la vigilancia para asegurar la competencia. Y, en concreto, propone reformas que incluyan la eliminación de las barreras nacionales de entrada en las industrias no manufactureras, la liberalización del comercio y la Inversión directa, así como un ajuste de la política de competencia. Incluso propone cambios en la carga fiscal que soportan las empresas.

El estudio del FMI se ha realizado a partir de la información extraída en 27 países (16 de economías avanzadas y el resto de emergentes) desde el año 2000, y advierte de que todos los sectores están afectados por este proceso. Se precisa, sin embargo, que el segmento más representativo por sus ingresos es el que tiene que ver con las tecnologías de la información y de la comunicación, el sector financiero y las actividades de seguros y de prestación de servicios públicos. Por el contrario, los sectores menos afectados por los grandes conglomerados son construcción, fabricación y venta al por mayor y comercio minorista.

La diferencia entre unas y otras estriba, dice el estudio, en que las primeras, las más grandes, obtienen unos rendimientos muy superiores a las más pequeñas. En concreto, el 10% de las empresas más grandes son, en promedio, alrededor del 50% más rentables, un 30% más productivas y utilizan un 30% más de intangibles que el 90% restante. Son, por lo tanto, más rentables, de ahí la tendencia a que ganen poder de mercado.

Mercados competitivos

El poder de mercado, como se sabe, se produce cuando una empresa tiene capacidad de aumentar y mantener el precio de sus productos o servicios por encima del nivel que existiría en caso de que el mercado fuera totalmente competitivo. El caso extremo es el de monopolio, que es cuando una empresa controla el 100% del mercado y, por lo tanto, fija los precios.

Junto a las causas citadas, el estudio del FMI llama la atención sobre el papel que juega la financiación barata en la concentración empresarial, principalmente en las economías avanzadas.

Su conclusión es que también influye la progresiva reducción de los tipos de interés reales globales (y los impuestos que gravan los beneficios empresariales) registrada en las últimas dos décadas. En concreto, y dado que las empresas más grandes tienen menos restricciones financieras y son capaces de aprovechar más las tasas de interés más bajas, los beneficios crecen más rápidamente.

Como consecuencia de ello, están en mejores condiciones de aprovechar las oportunidades para invertir en proyectos de alta rentabilidad. Por el contrario, cuando la liquidez es más limitada y las empresas deben guardar sus fondos para futuros proyectos, las empresas más grandes ahorran proporcionalmente más y pierden parte de su ventaja competitiva.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios