el tercer premio más grande en la historia

Ganó 684 millones de euros a la lotería pero casi pierde el boleto

Un joven de 24 años ha visto su vida trastocada por completo. Antes no llegaba a fin de mes, ahora, gracias a una corazonada, no volverá a tener ese problema

Foto: Manuel Franco, ganador de la lotería Powerball.
Manuel Franco, ganador de la lotería Powerball.

Dicen que tenemos en esta vida tantas posibilidades de ganar la lotería como de que nos caiga encima un meteorito y nos mate. Mientras nos protegemos la cabeza (por si acaso) seguimos soñando a lo grande y jugamos, que nunca se sabe. Pero ¿qué harías con tanto dinero? Y por seguir soñando, que por algo es gratis, imagina que además ganas uno de los mayores botes de la historia.

Es un poco difícil, porque ese título lo ostenta la lotería Powerball, que surgió hace ya 24 años. El problema es que lo hace en Estados Unidos, concretamente en 44 de los 50 totales, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y las Islas Virgenes de Estados Unidos. En 2016 entregó el mayor bote de la historia del que hablábamos, que ascendía a 1,58 mil millones de dólares y fue repartido entre tres boletos ganadores que fueron vendidos en California, Tennessee y Florida.

¿Pobre? niño rico

Alguien ha vuelto a hacer historia. Su nombre es Manuel Franco y tiene 24 años (casualmente los mismos que lleva el juego de Powerball con vida). Ha renunciado a su trabajo después de haber ganado el tercer premio más grande en la historia de Estados Unidos: 768 millones de dólares (unos 684 millones de euros). Ha elegido la opción de obtener la suma completa en un solo pago, por lo que con impuestos federales y estatales al final el pago final será de 290 millones de euros, que tampoco está mal.

En este caso, se ha conocido el nombre del ganador porque según la ley del estado no puede conservar el anonimato. El interés porque no se filtre el nombre de los afortunados a la prensa y se mantenga la privacidad tiene un sentido, en los últimos años se han producido varios asesinatos de personas anunciadas públicamente. Sin embargo, son solo seis los estados que lo permiten, y Milwaukee, donde reside Manuel Franco, no es uno de ellos. Aquellos en los que se puede son Maryland, Delaware, Kansas, Ohio, Dakota del Norte y Carolina del Sur.

"Comenzó con una corazonada", explicó a la prensa. "Sucedió el 27 de marzo, cuando salía del trabajo. Tenía tanta confianza en que ganaría, un sentimiento que no era normal en absoluto, que me gasté 10 dólares en boletos de Powerball en una estación a las afueras de Milwaukee". Según comentaba, incluso tuvo la idea de mirar a la cámara en la tienda y guiñar un ojo.

Su mayor reto antes de ser el premiado era llegar a los 900 euros en su cuenta bancaria. En cuanto supo que había ganado dejó su trabajo

Sin embargo, pese a la corazonada, estuvo a punto de no recibir jamás el dinero. El día que ganó se fue a trabajar sin saberlo. 16, 20, 37, 44, 62 y 12 eran los números ganadores, y le sonaban cuando llegó a casa e inspeccionó su billetera. El boleto ganador se había quedado pegado a otro y, en un primer momento, no lo vio. "Cuando finalmente lo vi tampoco me llamó mucho la atención porque como no gano nunca...", pero al verificar todos los dígitos su emoción fue en aumento.

Franco explicó también que dejó su oficio dos días después de ganar. Vive con su novia y su mayor reto antes de ganar era "intentar llegar a los 1.000 dólares [unos 900 euros] en mi cuenta bancaria". Ahora ya no tendrá ese problema. El segundo mayor premio de la loteria de Powerball fue de 1.370 mil millones de euros y se vendió en Carolina del Sur en 2018.

¿Cómo afrontarlo?

Los expertos explican que, en situaciones como la de Franco, en la que de un día para otro las personas se convierten en millonarias, lo ideal es solicitar la ayuda de asesores fiscales y financieros. Otros consejos también son el mantenerse alejado de amigos o parientes ávidos por conseguir una parte del premio (cambiar el número de teléfono y mudarse es una opción) así como mantenerse alejado de toda clase de negocios que puedan dar resultados poco satisfactorios. La ayuda de los asesores servirá para saber qué hacer con el dinero sin desperdiciarlo o dejarlo en el banco como si nada hubiera sucedido (esta última opción no es muy corriente).

Es más frecuente de lo que pudiera parecer eso de comprar el billete ganador y estar a punto de no cobrarlo. Ejemplo de ello fue Lerynne West, del condado de Iowa, que ganó el año pasado más de 600 millones de euros y no encontraba su billete: estaba en la camioneta de su hermana, tirado en el suelo. Un trozo de papel valorado en 300 millones de euros.

Terminó, por suerte, bien, igual que el caso de Manuel Franco. Wisconsin es ahora el sexto estado con más ganadores de la lotería en la nación. Cuando se le preguntó qué haría a partir de ahora, el nuevo multimillonario sonrió un poco nervioso: "Quiero un descanso pero también quiero ser responsable. Intentaré ayudar al mundo, pero tengo que hacerlo correctamente". Que así sea.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios