¿el que la sigue la consigue?

Cómo convencer a tus jefes de que te paguen lo que te mereces

Sabes que tu sueldo no es el justo. Trabajas mucho y bien y quieres que se vea reflejado en tu cuenta bancaria. Estas son las estrategias que debes seguir para conseguirlo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Imagina que trabajas en una oficina. Eres más o menos puntual, te llevas bien con tus compañeros, no increpas a tu jefe en ningún momento y, lo que es más importante, haces tu trabajo lo mejor que sabes, aprendes cada día y lo mejoras en la medida de tus posibilidades. ¿Cual es el problema? Que te pagan muy poco.

Esperas un par de años para ver si se reconoce tu buen hacer y pides una subida. Desde Recursos Humanos te dicen que lo que ganas anualmente es muy poco y que lo lógico sería pagarte un poco más. ¿Cómo puedes convencer a tus superiores de que tu nómina sea la que te mereces?

La primera regla para negociar es saber cuánto cuestas en el mercado. Pero darte cuenta de esto puede ser más difícil de lo que piensas. ¿Cómo se supone exactamente que debes saber qué salario pedir? Pon atención a lo que te contamos.

¿A qué te enfrentas?

Hay mucha desinformación cuando se trata de hablar del dinero que se gana al final de mes. Un jefe tiene la ventaja de saber el rango que está dispuesto a pagar y cuáles son sus estructuras salariales generales. Tú, no. Solo puedes quedarte en suposiciones o en lo que te hayan contado de refilón con la esperanza de pedir lo correcto.

Todas las empresas deberían tener transparencia salarial y reconocer que las mismas funciones deben ser pagadas igual a unos y a otros

No dejes que la primera elección la tenga alguien de arriba. No se puede evaluar una oferta sin entender cómo estás en el mercado. Además muchos insisten en saber qué es lo que vas a pedir y qué estás buscando (aunque son ellos los que deberían decir lo que van a pagar) y no dan respuesta si no hay una cifra real. ¿Cómo puedes darte cuenta? No confíes en internet y en lo que ponga en las web de salarios. Y no los menciones en la negociación.

Este tipo de portales pueden ser la forma más obvia de averiguar cuánto deberías ganar. El problema es que las bases de estas páginas no precisan de los datos necesarios y no pueden estimar el valor real porque no tienen en cuenta muchos factores como la experiencia, la responsabilidad, los títulos o el tamaño de la empresa. Pueden ser un buen punto de partida, pero solo llegarán a una pequeña aproximación.

Un rango, mejor

Mientras investigas todo esto ten en cuenta que estás buscando patrones. Es poco probable que llegues a la conclusión de una única cifra. Necesitas algo general y desde ahí podrás modificarlo en función de tus logros y experiencias. Y por supuesto debes tener en cuenta otro tipo de compensaciones empresariales como bonus, más días de vacaciones, si hay seguro o no de salud...

No confíes en lo que ponga en las web de salarios y no los menciones en la negociación. A este tipo de portales les falta mucha información

Piensas: "Todo esto sería más fácil si fueran transparentes con lo que hagan" y tienes toda la razón del mundo. Todas las empresas deberían tener transpariencia salarial y reconocer que las mismas funciones deben ser pagadas igual a unos y a otros. Investiga, no te rindas y lucha por lo que es tuyo.

Pregunta a tus compañeros

Muchos tienen problemas a la hora de hablar de su sueldo. A veces parece un tabú. Deja de preocuparte y pregunta sin miedo a personas de otras empresas cuánto ganan o cuánto esperarían o si lo que te han ofrecido es demasiado alto o bajo para la función que vas a hacer. Seguro que están encantados de responderte. Si te llevas bien con tus compañeros puedes plantearles esa cuestión.

Algunos jefes tienen la mala costumbre de avisar a sus empleados que no cuenten lo que ganan e incluso prohibirlo, pero es totalmente ilegal. Puedes hablarlo y decir lo que quieras. Es tu derecho, aunque sea de manera discreta para no tener que lidiar con tu superior. También puedes preguntar a personas con conocimientos oficiales como personas de recursos humanos. Piensa que si no son de tu empresa no les importará guiarte y decirte qué debes pedir más o menos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios