a las puertas de una nueva era

Lo que los datos de LinkedIn nos muestran sobre el futuro de trabajo

La red de contactos ha creado un informe para estimar cómo está cambiando la economía y qué nos depara el mañana: especialización, nuevos trabajos y brechas de desigualdad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay algo en lo que todos estamos de acuerdo. De aquí a unos años el trabajo, tal y como lo conocemos, cambiará. Quizá será la automatización la que nos engulla, y entonces tendremos que temer a los robots que se encargarán de todas nuestras tareas -o quizá hacerles frente, como propone Elon Musk, convirtiéndonos nosotros en cyborgs avanzados-. Lo que es cierto es que, igual que ha sucedido con tantas otras profesiones en el tiempo, muchas de las labores que hacemos ahora desaparecerán o cambiarán de aquí a unos años, y ya sabes lo que dicen, renovarse o morir.

No es que nos estemos preparando para el futuro: ya vivimos en él. Buscamos trabajo en el sinfín de aplicaciones que se nos ofrecen, aunque a veces no sepamos muy bien ni cómo funcionan. La red de contactos LinkedIn, esa misma en la que estás registrado desde hace años pero aún no sabes muy bien para qué sirve ("¿será una leyenda urbana que se puede conseguir trabajo por aquí?" te preguntas, sin saber que existen algunos trucos), no solo puede ayudarnos a nivel individual, sino también a entender qué está pasando con el mercado de trabajo y, más importante, qué pasará en el futuro.

LinkedIn apuesta por entender el futuro gracias al presente. Ha creado un gráfico económico que es un mapa de la economía mundial, el cual se basa en las experiencias de casi 600 millones de miembros de la red en todo el mundo para identificar cómo está cambiando la economía. A través del mapeo de cada miembro, empresa, trabajo y escuela se detectan tendencias como la migración de talentos, las tasas de contratación y las habilidades en demanda por región. Estas ideas ayudan a conectar a las personas con oportunidades económicas de nuevas maneras. Entender el hoy para mejorar el mañana.

Nuevos empleos

Una de las conclusiones que se sacan de este gráfico es la que señalábamos al principio: están surgiendo nuevos empleos para reemplazar a aquellos en franca decadencia. Los estudios han estimado que hasta el 65% de los niños que comienzan la escuela hoy, una vez que se gradúen de la escuela secundaria o la universidad tendrán un trabajo que aún no existe. Aunque todo esto se basa en una cierta especulación, como explica 'We forum', la naturaleza cambiante de las ocupaciones fue un tema central en el informe 'Future of Jobs' del Foro Económico Mundial, que utilizó los datos de LinkedIn para identificar los diez trabajos que experimentarán un crecimiento en el futuro, así como los que entrarán en declive.

Los roles tecnológicos (y los ingenieros de software en particular) así como los que requieren algún tipo de comprensión o interactuación con los humanos serán los que se alzarán. El informe de empleos emergentes encontró que las habilidades de inteligencia artificial en fuerza aumentaron un 190% entre 2015 y 2017. Insisten en que hay que ser optimista: el aumento de la tecnología llevará a la creación de nuevos puestos de trabajo, pero serán trabajos que demanden habilidades y una educación diferentes.

Las habilidades están cambiando

Según algunas estimaciones, un tercio de las habilidades requeridas por los empleadores serán completamente nuevas para 2020, lo que agravará estas brechas de habilidades ya endémicas. Esta investigación tiene un gran potencial para identificar nuevas oportunidades de capacitación y trayectoria profesional para el crecimiento económico.

El año pasado, LinkedIn comenzó a publicar un informe mensual para revelar las brechas de habilidades específicas de la ubicación en EE.UU y para explorar su conexión con el cambio de ocupaciones. Reveló cómo algunas ciudades tienen un cierto conjunto de habilidades en superávit y otras en déficit. Un individuo en la fuerza laboral puede usar esa información para aprender más sobre los lugares donde sus habilidades están en demanda. Una empresa puede usar esa misma información para hacer planes para expandir una función en un lugar donde las habilidades necesarias estén más disponibles. Un gobierno puede usar esa información para afinar sus esfuerzos de planificación económica.

Los desequilibrios necesitan arreglarse

Esta tercera visión, según los analistas, es la que requiere una solución más inmediata. La inteligencia artificial ha llegado para quedarse, es un hecho, por lo que se requieren habilidades al respecto en una amplia gama de campos.

A medida que la demanda de habilidades de IA continúa expandiéndose, existe el riesgo de que pueda perpetuar, e incluso exacerbar, las brechas de género y equidad que históricamente han plagado el sector de la tecnología. La Inteligencia Artificial en sí misma podría magnificar la desigualdad, pero ¿cómo?

La tecnología llevará a crear nuevos puestos de trabajo, pero estos requerirán unos conocimientos, aprendizaje y habilidades diferentes

Lo explican así: "El desafío al que nos enfrentamos es que más de tres cuartos de los profesionales en el campo de la Inteligencia Artificial en todo el mundo son hombres. E incluso para aquellos con las mejores intenciones, los sesgos inconscientes afectan la forma en que construimos, probamos, mantenemos e implementamos herramientas de inteligencia artificial".

Una de las (mujeres) líderes de ingeniería de LinkedIn añade: "Esto no se trata solo de justicia social. Lograr una fuerza laboral tecnológica más equilibrada, particularmente en campos de rápido crecimiento como el de la Inteligencia Artificial, se trata de aprovechar al máximo la capacidad de la humanidad para crear e innovar".

"Llegar a ese punto requerirá el trabajo de muchas partes de la sociedad: debemos crear vías hacia la Inteligencia Artificial desde áreas adyacentes de la ciencia donde las mujeres estén mejor representadas, y debemos inspirar a las mujeres jóvenes para que encaminen sus pasos hacia este campo".

Pero, en general y a pesar de este último punto los estudios se muestran bastante optimistas. Aseguran que aparecerán nuevos empleos que darán trabajo a una parte de la población y crearán oportunidades. No obstante, aseguran: "debemos continuar monitoreando el surgimiento y la persistencia de brechas de habilidades y alentar las respuestas a ellos a nivel individual, empresarial y nacional, y lo que es más urgente, necesitamos un esfuerzo concertado para garantizar que los fundamentos de la Inteligencia Artificial establecidos en la próxima década aprovecharán el potencial de todas las partes de la sociedad".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios