EL ADN PUEDE SER VITAL

Los michelines se heredan: el papel de la genética en el metabolismo

Gracias a estos descubrimientos se pueden crear mejores tratamientos para la obesidad y las enfermedades derivadas como la diabetes

Foto: Los michelines están en el ADN (Foto: iStock)
Los michelines están en el ADN (Foto: iStock)

Un estudio publicado este lunes en 'Nature Genetics' revela que los genes de una persona pueden ser decisivos a la hora de que esta desarrolle obesidad. Se llama ‘Variantes de codificación de proteínas implican nuevos genes relacionados con la homeostasis lipídica 1 contribuyendo a la distribución de la grasa corporal" y está liderado por Kari E. North, de la Universidad de Carolina del Norte.

North y su equipo forman parte del 'GIANT Consortium', una red de casi 300 científicos que colaboran entre sí para descubrir factores genéticos que afectan al cuerpo humano. En declaraciones que recoge Infosalus, la coatura del estudio asegura que “entender mejor los fundamentos genéticos de la distribución de la grasa corporal puede llevar a mejores tratamientos para la obesidad y la cascada de enfermedades derivadas de la obesidad, como la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón”.

Los investigadores habían identificado con anterioridad 49 posiciones a lo largo de un cromosoma, llamadas loci, donde se colocan las variantes genéticas relacionadas con que las personas tengan una mayor proporción de cintura-cadera. En esta forma de evaluar la distribución de la grasa corporal, los valores más bajos están asociados con una menor incidencia de la obesidad.

De esos 49 locis, los científicos encontraron 24 loci de codificación, 15 comunes y nueve raros, en cromosomas de individuos que predisponen a una relación cintura-cadera más alta. Además, se llevó a cabo un análisis que sacó a la luz conjuntos de genes que no solo influyeron en el metabolismo, sino también en otros procesos como la regulación del tejido graso corporal, el crecimiento óseo y la adiponectina, una hormona que descompone la grasa.

Otros descubrimientos

Los científicos identificaron, además, dos genes que se vincularon con un aumento significativo en los niveles de triglicéridos y la grasa corporal. Según la doctora North, "por primera vez pudimos examinar, a gran escala, cómo las variantes poco frecuentes y de baja frecuencia influyen en la distribución de la grasa corporal. Estas variantes son más raras en la población, pero los efectos que tienen en los individuos son mucho más grandes, posiblemente haciéndolos más relevantes clínicamente".

Los investigadores también hallaron pruebas de la importancia del metabolismo de los lípidos para la distribución de la grasa corporal. Este descubrimiento podría ayudar a entender mejor cómo la obesidad es la causante de afecciones como la diabetes tipo 2 y otras enfermedades cardiovasculares.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios