Cuídate mucho

Las 5 señales que indican que estás a punto de sufrir un ataque cardíaco

Si tienes estos síntomas, no lo dudes: acude a tu médico de cabecera cuanto antes. La primera causa de muerte en todo el mundo suele atacar por sorpresa

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los infartos siguen siendo la primera causa de muerte en España y también en el resto del mundo. Los datos lo demuestran: cada día fallecen alrededor de 100 personas por un ataque cardíaco en nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Medicina y Familia Comunitaria (semFyC), algo que los expertos atribuyen al aumento de los niveles de contaminación en las grandes ciudades, a la obesidad o al sedentarismo, entre otros factores.

Hay que diferenciar entre infarto y ataque cardíaco. El primero es un problema de "circulación", mientras que el segundo es "eléctrico". Un infarto ocurre cuando se obstruye el flujo de sangre a una parte del corazón, por ejemplo, una arteria bloqueada. El paro cardíaco tiene que ver con los circuitos nerviosos del corazón: los ritmos sutiles de los latidos se descompensan y el órgano deja de bombear de manera eficiente, según explica la American Heart Association (AHA).

Si el ventrículo izquierdo no logra bombear la sangre, es problable que el corazón no pueda hacerla circular por todo el cuerpo

Para atajarlos, lo más importante es detectarlos a tiempo. Muchos pueden ocurrir sin ninguna advertencia, pero es cierto que la mayoría sí que se pueden prever. "El mayor número de pacientes sufren síntomas antes de sufrir un ataque cardíaco", asegura James Park, médico experto del corazón, en la revista 'Men's Health'. "Es solo que a veces se ignoran los síntomas o se atribuyen a algún otro mal". Por ello, hemos recopilado algunos de los signos más frecuentes por los que podrías sufrir un infarto en el futuro.

Demasiado cansado

Uno de los más comunes. SI notas que tu rutina o ejercicio diario se vuelve una tarea ardua y complicada, o si sientes que estás demasiado cansado a la hora de realizar tareas cotidianas como limpiar o cocinar, tal vez deberías acudir al médico, ya no solo por el riesgo de infarto, sino como prevención ante cualquier otro problema de salud. "La sensación de cansancio extra puede ser una señal de debiilidad del ventrículo izquierdo del corazón", analiza Robert Segal, fundador de la 'Manhattan Cardiology'. "Si deja de funcionar, el corazón no puede bombear la sangre adecuadamente, lo que puede derivar en una ataque cardíaco".

Si el ventrículo izquierdo no logra bombear la sangre, es posible que el corazón no pueda hacer circular la suficiente sangre por todo el cuerpo. Para compensar, el cuerpo desvía la sangre de los músculos y la envía a órganos más vitales como el corazón y el cerebro, según la AHA. Esto hará que te sientas agotado, incluso después de una larga y placentera noche de sueño, ya que los tejidos no reciben suficiente sangre fresca y oxigenada.

Fallos en la erección

Las erecciones ocurren cuando grandes cantidades de sangre llegan al órgano sexual masculino, lo que le pone firme y duro. Pero si los vasos sanguíneos que la transportan se dañan, puede dificultar la fluidez, lo que deriva en mayores problemas para ponerse erecto o mantener la erección una vez llega. Sin duda alguna, esta es una de las mayores causas de la disfunción eréctil. Como explica Segal, si los vasos sanguíneos de esta zona están dañados, es muy problable que los que están cerca del corazón también lo estén. Pero tranquilo: no rendir una sola vez no es un gran problema y no conviene alarmarse. Podría ser que simplemente te sientes más cansado o estresado. Lo preocupante es si persiste durante semanas. Acude al médico si continua repitiéndose.

La disfunción erectil, otro signo de advertencia. (iStock)
La disfunción erectil, otro signo de advertencia. (iStock)

Falta de aliento

Un fenómeno que seguramente ya conozcan de primera mano los fumadores. Sin embargo, existen una serie de peculiaridades para que sospeches de que tu problema tiene que ver con el corazón. "Si hasta ahora subías escaleras sin cansarte, pero ahora te falta el aliento después de solo tres o cuatro pasos, eso es una clara señal de advertencia", apunta J. B. Muhlestein, doctor y especialista, en 'The Reader's Digest'. Las investigaciones realizadas han demostrado que las personas que experimentan estos síntomas tienen un mayor riesgo de morir por una enfermedad cardíaca que los que no, incluso más que los pacientes con dolor torácico.

Calambres musculares

Aunque son muy comunes cuando realizamos actividad física, los calambres en las pantorrillas o la sensación de ardor en las piernas y brazos pueden ser un signo muy común de una enfermedad arterial periférica: se trata de un estrechamiento de las arterias que limita el flujo de sangre a las extremidades, el estómago y la cabeza. Esta molestia se produce cuando no fluye suficiente sangre a través de las piernas. "La mayoría de los pacientes admitirán no poder caminar distancias normales sin síntomas, o tener que detenerse para descansar antes de poder caminar nuevamente sin dolor", asegura Park.

Exceso de sudoración

Transpirar más de lo normal, especialmente si no te encuentras llevando a cabo ningún tipo de esfuerzo, puede ser un indicador de problemas relacionados con el corazón. "Es más difícil para el órgano bombear la sangre a través de arterias obstruidas, y el cuerpo responde a este gran esfuerzo sudando", afirma J. B. Muhlestein. "Las mujeres de mediana edad pueden prever que tienen sofocos por la menopausia, pero mejor que acudan al médico para comprobarlo", añade.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios